lunes, septiembre 08, 2008

Un Hombre


La moda es para todos y no lo es. Dijeron una vez "decididamente, los hombres no están hechos para vestir a las mujeres". La frase, probablemente, tiene su punto de verdad. Quizás que un hombre vista a una mujer significa que la convierte en un sueño que, la idealiza y la tortura. Pero, para los hombres, la moda se reduce, muchas veces, a los clásicos o al exceso. ¿Hay alguien hecho para vestir a un hombre? Claro. Pero esa persona sólo puede ser el hombre por sí mismo.

Las prendas de un hombre declaran sus intenciones. Declaran si es un caballero que juega a ser canalla o un canalla que juega a ser caballero. Delatan si es un bon vivant, un señor regio de la Vieja Escuela que "nunca estrena nada" o un perdedor. Ser hombre supone ser uno mismo pero, también supone ceñirse a "un estilo", por decirlo de alguna manera.

Para un hombre lo más importante es ser sí mismo. Sin más. Personalmente no tengo ningún comentario que hacer respecto al vestuario masculino. No entiendo a esas mujeres que hacen comentarios respecto de lo que visten sus parejas puesto que yo no quiero comentarios respecto a lo que visto yo. El "eres lo que vistes" sige vigente. El tópico también. Ni ellos son unos ineptos para la moda ni, ellas saben qué aconsejar.

Estilo. Estilo de vida. Siempre me han gustado Steve McQueen, Cary Grant, el Duque de Windsord o James Bond. Pero ahora empiezo a pensar en que también me gustan otras cosas. Y si no, queda Beau Brummel. Supongo que la diferencia entre hombres y mujeres se resume en una frase que leí hace mucho tiempo.

"Si a una mujer una prenda le sienta mal, piensa que es culpa suya. Si es un hombre quien tiene ese problema, piensa que la prenda, sencillamente, no es para él."

17 comentarios:

Anónimo dijo...

hola holly....
soy mexicana tengo 21 años y estudio psikologia...una de mis paisones frustradas es LA MODA...para mi es un arte una forma de expresar tu esencia....no kiero caer en el cliche de "me gusta mucho tu blog" sin embargo lo hare....digamos ke pones a reflexionar desde una perspectiva critica lo superfluo ke rodea a este arte del vestir...en hora buena no pierdas tu esencia y marca la diferencia chaoo.:)

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Gracias. Un placer. Espero tus visitas. Un beso

Pau dijo...

Tenía preparado en mente el comentario, pero la última frase lo ha cambiado totalmente: simplemente una verdad como un templo.
Cary Grant y James Bond ( sobretodo Pierce Brosnam ),mis favoritos.
XXX

Holly Golightly dijo...

Pau. Gracias. Ahora me pica la curiosidad, ¿qué ibas a decir? Un beso

Pau dijo...

Era una cita de Ivanhoe de Walter Scott.
XXX

Holly Golightly dijo...

Pau. Gracias. Un beso

Roberfumi dijo...

Mi estilo es una mezcla de sindrome de diogenes y casual, es lo que me permiten mis ahorrillos XD

Bueno, bromas aparte ;-), puesto a elegir entre los que nombras, me quedo con el estilo Steve McQueen, anda que no iba a fardar yo de Triumph jeje. Aunque eso de poder repartir estopa a todo el que se te ponga por delante y que ni se te mueva la corbata, mola, y mucho.

Mejor, me quedo con ambos. La Triumph para rodar por el día, y el Aston Martin por la noche.

Estoy de acuerdo en lo de ser uno mismo. Si intentase otra cosa yo sería el primero en sentirme descolocado.

Un beso.

Holly Golightly dijo...

Robertfumi. Ser. Nunca parecer. Un beso

Elena Abaroa dijo...

"`decididamente, los hombres no están hechos para vestir a las mujeres´. La frase, probablemente, tiene su punto de verdad. Quizás que un hombre vista a una mujer significa que la convierte en un sueño que, la idealiza y la tortura". Holly, esto es lo mejor que he leído en años respecto a moda...que las mariconas misóginas de turno(que nadie me malinterprete, que he sido criada por dos personas homosexuales y tengo mucho de gay en mí)dejen de subir a las mujeres sobre plataformas y taconazos imposibles y faldas de tubo intratables que nos impedin ser libres. Y sino, que se lo pongan ellos antes, a ver que opinan.Y que dejen de subir esqueletos andróginos a la pasarela, y empiecen a sacar diseños que se amolden a las curvas de las MUJERES.Y lo peor, que tias como Prada o Carolina Herrera les sigan la bola a estos petardos que en realidad odian a las mujeres.

Holly Golightly dijo...

Elena. Gracias. El otro día estuve revisando mi armario. Me he dado cuenta de que en dos semanas me he comprado dos pares de zapatos de doce y diez centímetros de tacón respectivamente. ¿Cómo voy a moverme por mi ciudad con ellos todos los días?

En serio, ¿dónde están los tacones ponibles? Y cuando digo tacones digo el resto de prendas. Realmente asistimos a otra Belle Epoque, pero diferente, necesitamos la muerte del siglo. Porque 2008 es aún el siglo XX y no el XXI, necesitamos cambios.

Un beso y, gracias.

P.D.Dijo el gran genio Alfred H. que el problema de este siglo es que no torturamos suficiente a las mujeres. Ejem. Quizás el problema sea el mismo que el de siempre, que las mujeres lo permiten. Un beso

Elena Abaroa dijo...

El problema es que se educa a las mujeres para sufrir...ellas no tienen la culpa de haber sido educadas así, y salir de eso sola es difícil...
Yo llevo años comprándome tacones(no de 10 y 12 cm, como mucho de 7cm que pará mí es una barbaridad)porque los zapatos son mi pasión, pero hace poco por fin me he rebelado...tengo la desgracia de que no me amoldo al tacón y lo he desterrado. No me imporpta no estilizar las piernas y ser más bajita de noche que mis amigas que en realidad son mucho más bajas que yo. Ya no quiero aparentar lo que no soy, porque por fin sé quien soy y me gusta!
Besotes Holly cada día me gustas más!

Holly Golightly dijo...

Elena. Yo puedo andar con trece centímetros pero no mucho tiempo. Luego se me cansan las piernas. Con diez ando, corro y salto.

Normalmente llevo siete/ ocho centímetros porque es con lo que mejor me manejo. Hace que no llevo zapatos bajos un siglo. Eso sí, ya me he acostumbrado y no me canso.

Gracias. Un beso

Elena Abaroa dijo...

Jolín Holly, pues escríbeme las pautas a seguir para amoldarse, porque llevo desde los 16 intentando llevar tacón en Noche Vieja y demás eventos y soy incapáz!Para mí los tacones son como el fumar, la gente dice que le gusta desde el principio para no quedar mal. Son muchas las mujeres que he conocido que al preguntarles como los aguantan me dicen:"Para mí son comodísimos".No me lo trago, porque como con el cigarro, el tacón es incómodo al principio(menos para las bailarinas que van en relevé a todos lados).Y para que deje de serlo hay que acostumbrarse, y pare acostunbrarse hay que sufrir, y yo que no soy de las que piensan "que para estar bella hay que sufrir" ,me resigno y voy plana. Pero me encantan los tacones y ver a mujeres en ellos, aunque en la distancia(será porque me gusta caminar a todos lados).Besotes!

Holly Golightly dijo...

Elena. Para mí fue sencillo. Me rompí una pierna, tuve que llevar una escayola y decidí que si eso lo había hecho el deporte me daba lo mismo partirme la crisma con un tacón. Por lo menos contenta.

No, la pura verdad es que me compré unos zapatos que tendrían tres o cuatro centímetros de tacón y andaba más o menos bien. Luego me pasé a los de seis/siete y parecía un pato dando saltitos arrítmicos. Los seguí llevando, seguí moviéndome con ellos por la calle y pensando que si tanta gente los llevaba yo no podía ser tan torpe. En dos meses llevándolos todos los días conseguí no sólo no cansarme sino conseguir el contoneo ese característico de los tacones.

Luego me pasé a los de diez. Y no tienen mucho misterio. Lo único es no llevar nunca zapatos que te hagan daño. Tratar de no estrenar zapatos en Nochevieja ni en fiestas señaladas porque fijo, fijo, que te harán daño. Y olvidarte de ellos.

También ayuda llevar un par de bailarinas en el bolso supongo. Aunque yo nunca las he llevado. Y, claro, ante todo, sentido común. Si no puedes, pues otra cosa será. No debes dejarte dominar por un zapato.

Si tú no puedes con él, olvidalo. Mejor que lo amrgines tú a que sea él el que provoque risas a tu paso. Un beso

Hummingbird dijo...

hola holly, un comment en relación a lo que dice elena: mi primera calada entró fina y suave petrificando a unas de mis tías que aceptó a que lo hiciera pensando que así no fumaría...

llevas razón y mi teoría (casera como la mayoría de mis teorías) la dejo para otra ocasión junto con otra sobre el mito del 'madurito interesante'.

un abrazo muy fuerte y XX!

Elena Abaroa dijo...

hummingbird!me muero por saber tu teoría casera!!!!

Holly mil gracias por tu consejo, creo que optaré por reirme yo del tacón antes de que lo haga él de mí!
Besos a las dos!

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. Yo quiero oír la teoría también. Yo nunca he fumado ni he bebido. Por cierto, ¿tienes un tatuaje? Un beso

Elena. Exacto. Reina tú antes que él. Un beso