viernes, agosto 15, 2008

Aquel Vestido De Siete Dólares


Hay un mito, una leyenda urbana en el mundo de la moda que se llama vintage. Ya saben, eso que no existe. Es como el chic. O la sofisticación. O la estupidez. “El vestido de siete dólares” podría ser una leyenda urbana pero no lo es. En realidad es una leyenda urbana cargada de matices. El vestido de siete dólares es un vestido que Carrie Bradshaw, icono generacional o sueño generacional, mediante encontró perdido por alguna tienda de segunda mano rebautizada -con subida de precios- en vintage. Buscando una identidad, ya saben. Encontró tras dos horas el vestido perfecto y por sólo “siete dólares”. Esto queridos, es una leyenda urbana.


Para encontrar el vestido perfecto no se necesitan dos horas. Sólo se necesita un segundo. Ese segundo que te paraliza el corazón. Ya, sólo es un vestido. Pero Tiene que ser tuyo. Ese es el vestido perfecto. Nada de siete dólares. Nada de “con unos zapatos de cuatrocientos”. Nada de amantes y cócteles de sábado por la noche y nada de filosofía barata. Vestidos perfectos a siete dólares no existen. Primer precedente. Existen vestidos pasables, aceptables por ese precio. Pero, reconozcámoslo, la mejor parte ha sido buscar el vestido.


Aquel vestido de siete dólares reposará en tu armario para siempre. Sin ponértele nunca porque no es de tu estilo y porque, la moda es lo suficientemente inteligente para recuperar y revisar las prendas del pasado pero no para hacer que lo que guardabas en tu armario de veinte años atrás sirva y parezca “vintage” en vez de anticuado. El vintage se ha hecho para vender ropa y punto. No es una revolución y no es una filosofía de vida. No tiene un lema y no es un emblema. Punto.


Si entras a una tienda y tienes que rebuscar, nunca encontrarás la prenda perfecta. La Prenda. Las cosas te elijen a ti y no viceversa. A mí no me llores, si tienes que quejarte habla con (descendientes de por medio) Worth.


Un consejo: “el amor a primera vista funciona mejor que el matrimonio de conveniencia”. Quizás sea caro, quizás sea clásico. Pero quizás sea Tu Prenda. Esa con la que siempre soñaste. O, quizás no. Pero siempre es mejor.

19 comentarios:

Doublecloth dijo...

Acabo de entender porque no soporto las rebajas (con esos montones de ropa) y los mercadillos me parecen un lugar poco recomendable. Efectivamente "el amor a promera vista funciona mejor que el matrimonio de conveniencia". Un beso

Pau dijo...

Hola Holly, Tengo amigas ( vale , más bien conocidas ) que se vuelven locas por las prendas vintage, no es mi caso, prefiero como dices el amor a primera vista, la sensación de novedad, exclusividad...
Sim embargo guardo accesorios heredados, que me reconfortan y aportan algo, seguro que es por el recuerdo de la persona que los llevó consigo mucho tiempo, y cuando me los pongo noto que me recargo de energia positiva.
Un beso

Holly Golightly dijo...

Doublecloth. Un beso

Pau. Un beso

eduardian_guy dijo...

EL mejor vestido es el que te hace sentir como un millón de dólares. No importa cuanto cueste, si es de mercadillo, salió de zara o es exclusivo.

Ojalá la seguridad se comprara con siete dólares, que seguridad es lo que necesita para vestir.

Holly Golightly dijo...

Eduardian. Actitud. Un beso

Anónimo dijo...

Muy buen blog.

VVolveré...

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Me alegro. Gracias. Un beso

eduardian_guy dijo...

Hola Holly, tengo algo para ti, ¿ a que direcciónde e-mail podría enviartelo ?.

Tu dirección me la puedes mandar a
eduardianguy@gmail.com

Besos

Holly Golightly dijo...

Eduardian. Puedes enviarme lo que quieras a coolchicandfashion@hotmail.com

Un beso

Di dijo...

Mi problema es que siempre se me van los ojos y la mano hacia los vestido más caros de cualquier tienda.

Ojalá tuviese ojos para los de 7 dólares.

Una desgracia cómo otra cualquiera ¿no?

Saludos

XAVS dijo...

Reconozco que yo también he sentido la envídia por todos aquellos que se pasean por el mundo con prendas que 'teóricamente cuestan 7 dólares'. El vintage, evidentemente, lo inventó algún enfermo de síndrome de diógenes incapaz de vaciar su ropero , su baúl, recordando una época mejor.

Personalmente he sentido muchas veces ese reclamo hacia un rincón en particular de una tienda, en la que descansa sobre una percha 'la prenda'. Jamás ha sido vintage. Ni siquiera rebajado. Siempre ha sido de nueva colección.

Casualidad? No sé que deciros...

Enhorabuena por este post Holly. As good as it gets, as always!
X

Holly Golightly dijo...

Di. (Risas) O el placer del buen gusto. Un beso

Xavs. Suele pasar. La prenda no precisa de dobles miradas ni de comprobaciones de nada, solo de mirar el precio, pasar por caja y ser instántaneamente feliz. Luego te das cuenta de que no puedes/debes pagarla y ya se pasa.Gracias. Un beso

Hummingbird dijo...

totalmente de acuerdo con el paralelismo del 'amor a primera vista....'. creo que será un buen aliado para la campaña entrante, espero lo capten. un abrazo y XX!

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. Te veo muy bien. Un beso

Jesúz dijo...

Aquí en Colombia para mi todo es vintage. Todo llega 3 temporadas después. Lo peor es buscar lo 'it' de allá, acá; cuando lo encuentre a primera vista, de seguro no tendré dinero para comprarlo. Me posaré en la vitrina y comeré en frente. Ironías.
Un beso
Jesúz

Holly Golightly dijo...

Jesúz. (Risas) Un besazo

Salamandra dijo...

Vintage,quien dijo que el vintage es ropa vieja,¿que tienes en la cabeza?
Vintage es moda vieja,quizas con algun roce moderno,para volver a la fantacia del cabaret,de la mujer moderna que puede hacerlo todo desde cambiar una llanta hata tener un matrimonio perfecto(digo perfecto no apariencia,sino en realidad,lastima,quizas no lo conoscas)Vintage es un concepto como el retro,pero obio,no con toda esa horrible vulgaridad.¿Amor?¿Matrimonio?¿acaso alguien se casa por amor?Siempre es mejor un matrimonio de convivencia que un amor tonto de primera vista,que mas dar,jamas lo entenderas.

Holly Golightly dijo...

Salamandra. No conozco matrimonios felices, conozco parejas felices. No creo que el matrimonio aporte nada. Es el sentimiento. Lo otro es un anillo, un vestido y una fiesta. Si me apuras, una misa, una promesa y un apuro.

De todas formas creo que, efectivamente, jamás lo entenderé. Tengo opiniones contrariadas con lo del matrimonio de conveniencia pero, ¿se diferencia en mucho una jaula de oro de una de hierro? No sé, no sé. Quizás sea eso. Aún así ya sabes, las penas con pan son menos penas. Un beso

Luciana Blanco dijo...

Conicido el vintage entre comillas "vintage" o mentira es lo mismo... Pero con 7 dolares puedes ser una reina...
Solo es actitud