miércoles, agosto 13, 2008

Crítica De Moda


La crítica de moda está tan manipulada como puede estarlo. Sin más. Sin rendición, sin escarmientos y sin correcciones. ¿Publicidad a doble página? Aplauso en la revista. No suele haber mucho más. Las colecciones que Style.com eleva al estrellato se aplauden, sin miramientos, en el resto de revistas. Lo que Anna Wintour escoge, gusta. Punto. No hay más. La crítica de moda puede resumirse en un “no existe”. Sincero. Demoledor. Muy curioso. “No muerdas la mano que te da de comer” que, enfados y precedentes ya los hay con Anna Wintour y Armani.


El día que vea una columna crítica con alguien que publica ese mismo mes una doble página de publicidad en la revista me creeré que el mundo ha cambiado. Hasta entonces seguiré viendo a señoritas envueltas entre la multitud que no destacan por nada sino es por su capacidad para beber/esnifar y perder el límite. Lo cierto es que la moda no es justa, pero ¿qué se puede hacer sino? Nadie se moja en sus columnas, nadie critica -se ceban, como mucho- en un diseñador y nadie pone de relevo nada a no ser que, casualidad, no publique publicidad. Es más fácil atentar contra Alexander McQueen, quien casualmente no tiene ninguna crítica por la pureza y maestría de sus creaciones (de verdad), porque no tiene publicidad alguna que contra Gucci o Dolce & Gabbana que, cargan Vogue con sus dobles páginas de modelos atormentadas por Meisel, pálidas y sacadas de la Inglaterra de Jack El Destripador. Así es la vida.


También es más fácil aplaudir a Christian Dior que a Jean Paul Gaultier y, alabar a Armani que a Jason Wu. ¿Justicia? El mundo de la moda hace mucho que le descubrió los ojos a la diosa Justa y le tapó la boca con un pañuelo. De Hermés, claro. Que no falte una marca para arreglar el entuerto. La verdad es que la sinceridad y la crítica constructiva que, es la que más daño hace y, con la que más se aprende es la que falta en el mundo de la moda.


La crítica es dura, es difícil, es complicada y es tortuosa pero hace progresar, hace crecer y desarrollarse. También hace que uno se gane enemigos, derecho a veto y que descubra quiénes son sus amigos y quiénes no. La crítica es dura. Pero también es divertida. Las críticas negativas son divertidas de leer y de escribir, son fascinantes porque la crueldad, como el morbo, atrae. Pero la crítica constructiva, la que insta a mejorar y espolea el talento puede ser dura, pero si es fundamentada, siempre será buena.

Criticar por criticar es de estúpidos. Alabar por alabar, también.

23 comentarios:

Alec Luis dijo...

Me ha encantado tu blog. Entré hoy por casualidad, yo estoy diseñando uno, soy principiante; los invito:
http://viajero-del-reino-digital.blogspot.com

Anónimo dijo...

ME GUSTARIA ALGUN DIA SER CRITICA DE MODA PORQUE EN MI PAIS (COLOMBIA) POCO SE VE DE ESO, QUE ME RECMENDARIAS APARTE DE MUCHO ESTUDIO CLARO ESTA...

Pau dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Holly, si hubiera más críticas constructivas, otro gallo cantaría...
Un beso

Holly Golightly dijo...

Alec Luis. Gracias. Un beso

Anónimo. Cultura. En grandes dosis. Un beso

Pau. Un beso

Cyrano dijo...

Ciao Holly,inicio hoy mis vacaciones pero antes he instaurado el primer premio de El Bestiario de Cyrano ¿te gustaría participar? jajaja
Bacci e abracci per te, chivediamo.

Elena Abaroa dijo...

me ha gustado mucho el post de hoy, es más claro que los de otros días y lo capto mucho mejor!!!que bueno lo de "modelos de la Inglaterra de Jack el Destripador"jajajaja no sé tú, pero yo odio a las modelos inglesas y a su exteramada delgadez y palidez(y falta de belleza, solo hay que ver los caretos de Lily Donaldson, Lily Cole o Agynes Deyn). Y que no digan que la publicidad es imprescindible porque como bien has dicho ahí está McQueen para demostrar que no. Es uno de los mejores de la actualidad(por no decir el mejor) y todo se lo ha ganada solo por su talento...y eso hoy en día tiene tantoooooo mérito(por lo menos para mí). Besotes Holly!

Holly Golightly dijo...

Cyrano. Claro. Yo participo en lo que sea. ;) Un beso

Elena. Un beso

IRELA dijo...

Hola Holly.
La moda ha sucumbido al capitalismo, ¿quién conoce a Gaetano Navarra?, o muchos otros montruos qué ya no son dinosaurios de la moda sino creadores,con derecho propio pero no que no tienen madrinas ni padrinos en las publicaciones de moda.
Las revistas solo buscan vender y como dicen los estudios, el 80% de la publación mundial o lo tiene, del 20% restante el 10% no sabe o no contesta, es decir solo el 10% de la población mundial tiene gusto, así ¿qué es lo qué vende?,
Vamos a ver, yo no digo con esto que las colecciones de Valentino no sean buenas, o las de Alexander Mac Queen, o de Pradao de otros muchos, al final son todo consorcios y grupos empresariales de moda, creadores, creadores hay pocos, y en definitiva eso es lo que hechamos de menos.
No se puede hacer críticas a un diseñador sin meterte con el grupo empresarial al que está financiando las publicciones,
Yo compro las revistas para saber que es lo que va a copiar el resto, lo quenos quieren vender en masa o como tendencia, y me quedo con la información de las letrass pequeñas, la que casi no se lee.
Un beso

Holly Golightly dijo...

Irela. Yo sólo compre Vogue España y lo hago como una obligación. El día que mejore el nivel del resto de revistas, me las compro. Un beso

thesil dijo...

Qué razón llevas!y para bordar un post perfecto: la última frase!

Jesúz dijo...

"El arte no es arte hasta que alguien lo dice"
Esa frase de cambió mi vida.
Un beso,
Jesúz

Holly Golightly dijo...

Thesil. Gracias. Un beso

Jesúz. Esa frase es genial. Un beso

Roberfumi dijo...

Si solo fuera en la moda.....estuve durante muchos años comprando la revista Motociclismo, y es el mismo cuento.

Y no pasa sólo con las revistas, la gente critica lo que queda bien criticar, y con las alabanzas lo mismo. Por ejemplo, me encanta Psicosis, pero algunas películas de Hitchcock me parecen aburridas (Vertigo) o simplemente muy sobrevaloradas (Con la muerte en los talones). Pues bien, hay gente que te puede quemar vivo por decir eso, otros las defenderán a muerte aunque no las soporten.

Gran post, Holly! Un beso!

Hummingbird dijo...

los engrandecidos no toleran una crítica -y menos aún la constructiva- en moda, en política, en literatura, cine...les da un ataque de apoplejía y el 'crítico' probablemente sufra las consecuencias de su 'osadía'. la constructiva es durísima sí, pero orientadora y preferible a las alabanzas vacuas. aunque algunas crítcas -no a mí!- reconozco que me divierten mucho más que las alabanzas. muchos XX!

Holly Golightly dijo...

Robertfumi. Gracias. Un beso

Hummingbird. Un beso

atelier dijo...

lo triste es que todo el periodismo está así, no solo el d moda... y sino preguntaros, habéis visto alguna noticia mala de El Corte Inglés, por ejemplo? nunca. ya se encargan ellos de poner publi en todos lados para que nadie pueda decir nada... muy triste, pero así estamos. gran post;)

Holly Golightly dijo...

Atelier. Gracias. Un beso

ZOE dijo...

Para mi (desde el punto de vista de consumidora/observadora) la moda es un negocio floreciente que aprovecha la necesidad que tenemos de salir a la calle vestidos y dando la mejor imagen posible de nosotras mismas para crearnos necesidades temporada tras temporada...(aún diciendo esto, me divierte un montón y se ha convertido en uno de mis hobbies mas gratificantes)lo de "te lo juro por el Vogue" o "palabra de Elle" que esto será tendencia y esto es un out... me chirria desde la adolescencia tardía...cuando en una página hay un artículo de anticelulíticos y en la siguiente aparece un anuncio reluciente cualquiera se da cuenta de las cosas...además hoy con internet hay muchas fuentes de las que poder beber, los desfiles están colgados en muchos sitios...y las actitudes críticas se muestran en blogs como el tuyo...vengo de los post de arriba y me ha gustado mucho la vena que te ha salido no se si es que no me había dado cuenta o que es reciente...
Un besito;)

Anónimo dijo...

100% de acuerdo. Y tb con el de vogue.
Gran blog, felicidades

Holly Golightly dijo...

Zoe. La vena es reciente. Un beso

Anónimo. Gracias. Un beso

Anónimo dijo...

La crítica de “moda”

La crítica

Criticar es la acción de emitir juicios de valor de acuerdo a principios de la ciencia o de las artes. Con frecuencia incluimos en la crítica juicios de valor empíricos que están relacionados con aspectos de nuestra vida personal, este tipo de juicios en una crítica formal se describen como prejuicios.

El prejuicio es la tendencia a juzgar las cosas desde un punto de vista subjetivo, sin ningún conocimiento previo salvo aquél al que nos remite la experiencia personal. Debemos sobre todo lo posible evitar el uso de prejuicios en la crítica, porque los prejuicios están determinados por un contexto socio cultural-específico e individual.

El objetivo de una crítica no es emitir juicios de valor tenaces que tengan por objeto enaltecer o desfavorecer el objeto en juicio. La crítica debe orientarse a la descripción del objeto.

La crítica es esencialmente un análisis descriptivo, que debe tener una función didáctica. La crítica debe estar dirigida a aquéllas terceras personas que necesiten una guía de interpretación sobre el objeto en juicio.

En la crítica los adjetivos deben ser usados de manera prudente. Debemos evitar el uso de peyorativos o adjetivos elogiosos y laudatorios así como usar de manera prudente el uso de algunos adverbios tales como los adverbios de cantidad mucho y poco; a menos que estos sean utilizados con una finalidad comparativa. La crítica debe tener una postura neutral.

La moda

En la crítica “de moda” se debe ser cauteloso. Con frecuencia se tiende a pensar que un nombre reconocido, un eminente o cualquier otro tipo de líder de opinión está calificado para emitir una crítica válida.

La moda es un concepto social transmitido por la sobre-estructura de la sociedad. Este concepto es admitido por el resto de la sociedad como un consenso validado por los líderes de opinión. Si Britney Spears hoy en día se le ocurriría usar calcetines con zapatos de tacón, es posible que alguno de sus fanáticos decida hacerlo también y el impacto se proyecte a tal grado que se llegara a poner de moda.

Recordemos que la moda en sí quiere decir: promedio. Es decir que la moda se relaciona con todo aquello que el promedio de la gente acepta, hablar de moda es hablar de lo que está en boga y lo que está en boga es todo aquello que se encuentra un auge y éxito creciente. Algo que está de moda, se trata de un patrón perceptible en la sociedad en la manera de hacer las cosas.

La moda y el arte (el proceso creativo)

No debemos confundir la moda y el arte. La moda es una manera repetitiva de hacer las cosas, el arte es una forma particular de hacer las cosas. Arte es la virtud, disposición y habilidad de hacer algo determinado. La moda es referente a lo que está en boga.

Un error que tendemos a hacer frecuentemente es usar el término moda exclusivamente refiriéndonos a la manera de vestir.

Es aquí donde encontramos el conflicto entre el arte y la moda, porque cuando hablamos de la manera en que generalmente viste la sociedad hablamos de moda, y tanto así mismo como la moda es un concepto social, el arte también lo es. Determinar lo que es arte o no, se determina de la misma manera en que se determina lo que es moda o no. No queriendo decir que ambos términos signifiquen lo mismo.

Sin embargo cuando hablamos del término “diseño de modas” refiriéndose al diseño de la ropa tendemos a imaginar que todo aquello que un “diseñador de modas” hace es moda, sin detenernos a preguntarnos si en realidad será “acatado por el promedio de la gente”.

Vamos a abandonar ahora el término de “diseñador de moda” porque es un término confuso, si buscáramos un término más adecuado podría ser “diseñador de textiles y vestimenta” pero tampoco lo usaremos en el presente texto porque se presta a confusión con el concepto de “diseñador de textiles” que si bien es un término similar, no es del todo lo mismo. Así que vamos a referirnos simplemente como “diseñador” a aquél que diseña la ropa, porque ha quedado claro ya que es la crítica del diseño de ropa específicamente el tema principal de este ensayo.

Irónicamente la acción del diseñador puede ser descrita como una “actividad artística”, la cuál constantemente está en tela de juicio por la sociedad. El cuestionamiento reside en la misma confusión que causa hablar sobre el “diseño de moda”. No obstante, habiendo ya explicado la diferencia entre el arte y la moda, y habiendo dejado que el concepto de “diseño de moda” es incorrecto es importante observar que sin importar qué es lo que el diseñador diseñe, el diseño es una actividad que forma parte de la creatividad, siendo o no autómata, siendo o no planificado; es el diseño una forma de comunicación, es inherente a la naturaleza y las necesidades humanas y forma parte del proceso creativo.

El arte no sé limita a comunicar sentimientos, buscar posibilidades de abstracción, a finalidades estéticas o funcionales, a la recreación. El arte es tan ilimitando cuanto la imaginación y la creatividad del artista lo es.

Es por ello que a pesar de que la arquitectura tiene como finalidad principal el crear espacios funcionales para determinadas actividades es considerado un arte, porque hay formas particulares de crear dichos espacios. Del mismo modo es arte la creación de piezas destinadas al vestir.

El carácter de una marca o diseñador (estilo, técnica y naturaleza)

La forma específica en la que el autor de una obra artística manifiesta lo que hace se conoce como estilo, y más específicamente el proceso artesanal (no el proceso creativo) se define por la técnica. La técnica y el estilo son determinantes en el carácter de una marca o un diseñador.

El carácter, hablando del diseño de vestimenta; se determina además por la naturaleza de la obra: los motivos, la influencia histórico-social, religiosa y filosófica sobre el autor.

La funcionalidad de la obra y su evaluación.

La finalidad de la obra determina su función, una obra es perfecta cuando resulta efectiva. Es decir cuando sirve y cumple su función de manera correcta y apropiada.

La finalidad de una pieza de ropa es evaluada tomando en cuenta los siguientes criterios:

• Aspecto situacional: ¿Es o no la pieza apropiada para una situación determinada? ¿En qué tipo de situaciones es efectiva?

• Aspecto práctico: ¿La pieza es ergonómica? ¿Es cómoda, nos ahorra tiempo al vestir?

• Aspecto estético: ¿Es la pieza visualmente agradable?

• Aspecto de personalidad: ¿Qué tipo de personalidad proyecta la pieza en la persona que la viste?

• Aspecto emotivista: ¿Qué tipo de respuestas emotivas genera la pieza en los demás?

Valoración de la obra

La valoración de la obra es el grado de importancia que las personas de manera individual o grupal le pueden dar a la obra, respecto a su contexto.

¿Prêt-à-porter, alta costura o mercado de masas?

Es importante, al hacer una crítica sobre una colección de alguna marca o diseñador determinados, distinguir a qué tipo de diseño corresponden las piezas.

Estamos acostumbrados a conocer los nuevos modelos en salas de exposición (showrooms) o en las pasarelas; pero frecuentemente no sabemos si el diseño se trata de alta costura, prêt-à-porter o mercado de masas. Podemos conocer este dato si conocemos de antemano el trabajo del autor.

Para hacer esta distinción es importante saber lo que significan estos términos.

Prêt-à-porter: Este es un término francés que significa literalmente “Listo para usar”; se refiere a un punto medio entre la alta costura y el mercado de masas. En este tipo de ropa existe un mercado estrictamente definido, el corte, la costura y la tela son seleccionados con mucho cuidado.

Alta costura (Haute couture): Es el término para la ropa que se hace a la medida. Es personalizado. La alta costura no es en absoluto sinónimo de calidad. Si la costura es impecable y el corte perfecto, no quiere decir que se trate de alta costura.

Es posible que nos encontremos en una pasarela de alta costura observando modelos que nos parecieran extraterrestres y que pensamos que una persona jamás usaría. En las pasarelas de alta costura no se presentan piezas de ninguna manera usuales, ni tienen la finalidad de encajar con lo ordinario, estas piezas son conocidas como piezas conceptuales que finalmente se adaptarán al gusto del cliente (si es que el capricho del diseñador se lo permite).

Otras veces observamos piezas de ropa que no cumplen satisfactoriamente con todos los criterios de funcionalidad, sino que por el contrario se desarrollan claramente entorno uno o dos de estos criterios específicamente. Estas piezas no son para usarse, son prototipos de innovación que se exponen con el fin de obtener retroalimentación para marcar las tendencias.

Mercado de masas: las piezas de mercado de masas son aquéllas que están destinadas a cumplir un amplio rango de clientes, son confeccionadas en tamaños estándar, con materiales baratos y se basan en la aprobación de las tendencias en una determinada temporada para asegurarse de que serán exitosamente vendidas.

No debemos pensar al hacer una crítica que todo aquello que vemos en las pasarelas o en las salas de exhibición es para vestir. De este modo nos evitaremos decir comentarios como “está espantoso yo nunca me lo pondría”.

Conclusiones

Así bien, la crítica debe tener una estructuración. El orden de los temas puede ser indistinto. Una crítica integral no pasa por alto la descripción del proceso artístico, la naturaleza de la obra, el estilo, su funcionalidad ni su valoración. Así como tampoco se olvida de hacer una descripción exhaustiva del carácter del diseñador o de la marca.

El autor de la crítica debe tener muy en cuenta de qué tipo de diseño está escribiendo, si es un diseño prêt-à-porter, de alta costura o para un mercado de masas. Sólo entonces si tiene claro y lo manifiesta puede hacer una evaluación correcta y válida de los aspectos de su funcionalidad: situacional, práctico, estético, personalidad y emotivista.

Una crítica que no cuenta con todos los elementos mencionados en este ensayo puede ser una crítica pobre. Sin embargo no del todo inválida; salvo que los juicios de valor no sean emitidos de manera correcta. Cualquier prejuicio o adverbio usado incorrectamente son absolutamente inválidos. Hago sumo hincapié en una postura didáctica y neutral al escribir una crítica.

Escrito Miguel A. Gaitan
Registrado.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con tu posición frente a la crítica. Debe ser fundamentada, basada en una ardua investigación y ante todo fijando una posición moral frente al mundo, frente a le realidad. La crítica debe exaltar lo bueno de un objeto y debe sujerir una mejora en caso de necesitarlo, en el caso de un diseño por ejemplo. Se trata de construir como tu lo dices, no de destruir.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con tu posición frente a la crítica. Debe ser fundamentada, basada en una ardua investigación y ante todo fijando una posición moral frente al mundo, frente a le realidad. La crítica debe exaltar lo bueno de un objeto y debe sujerir una mejora en caso de necesitarlo, en el caso de un diseño por ejemplo. Se trata de construir como tu lo dices, no de destruir.