miércoles, julio 23, 2008

Caos Calmo, La Desesperación Tiene Nombre De Mujer


Decían que “a las mujeres no hay que comprenderlas, hay que amarlas”. No hay mayor verdad. El amor es una sensación de asfixia que, no te darán unos zapatos o un vestido. Es una pasión que te ahoga, que te condena y te fustiga. Es el clamoroso salto al vacío, precedido de una ovación y, clausurado por un aplauso. Una mujer es lo mismo, un bello retrato de lo que el alma depara a cada género, un sinuoso retablo de sentamientos, un escaparate de belleza o una proyección del destino. Diabólico pero hermoso. Dual. Poderoso.


La moda nunca ha tratado de entender a las mujeres pero, tampoco las ha amado. La moda ha sido siempre una tortura, especialmente para la mujer. Incómoda, restrictiva, dañina para la salud o, sencillamente, cruel. Decían de los italianos que inventaron el chapín para controlar los movimientos de sus mujeres y que, los japoneses encontraban el pie pequeño tan erótico porque era la forma de que ellas no se alejaran demasiado. La moda ha servido a las mujeres de distracción a lo largo de los siglos y, también de diabólico sentimiento. La belleza y la vanidad. La estupidez.


Actualmente, la moda no es benévola con sus consumidores. La tiranía de la delgadez, la obsesión con la juventud, despiadada crítica e importancia a la imagen personal y un deprimente y decadente culto al cuerpo. “Eres lo que vistes” se ha transformado en “Vales lo que vistes” y, la moda se ha convertido en un monstruo, tan potente, que se alimenta constantemente y, de forma interminable y cíclica. El ritmo de la moda es el compás con el que suenan los tiempos.


Actualmente, con una forma de pensar que se inclina hacia el barroquismo y, al paso despiadado del tiempo resumiendo la vida en un instante perdido tras otro hasta el final como quien dice que “la única promesa que nos hacen al nacer, es la muerte”, nos encontramos en una sociedad que nos ofrece una visión del mundo, si no es teñida de rosa, de rojo o de negro y sin un Tiffany´s cerca en el que enjuagar las lágrimas, deformada por el prisma de la exageración y la decadencia. Moda de usar y tirar, filosofía barata, egocentrismo democratizado, culpabilidad perdonada, caos calmo.


La mujer ideal es joven, roza la infancia y apenas perpetra el cuerpo de la adolescencia; es inverosímilmente alta y delgada como un cisne delicado, elegante y enjaulado; es moderna con el ritmo de vida de la caducidad y lo previo antes que nadie y, es estúpida. Un jarrón vacío. La mujer que potencia el mundo de la moda no es perfecta, ni siquiera es imponente o inalcanzable como aquellas divinales maniquíes que sonreían en la pasarela provocando una tormenta de flashes que no opacaban su aura de estrellas. La mujer que potencia el mundo de la moda ahoga sus llantos en la moda, en las compras. En un par de zapatos. “Manolo es mejor que el sexo, dura más” dice Madonna. “Compra, compra, compra” Y, quizás seas feliz.


Ahora algo está cambiando. Serán los tiempos, será la crisis o será que ya pesaba demasiado el canon de belleza imposible. Será que el propio monstruo se devora o que, por fin, alguien le ha plantado cara a Zeus. Será que los que crearon esa moda han sacado su retrato envejeciendo del armario y se plantean qué hacer o, será que la eterna juventud, como el pacto de Fausto, acaba mal porque, los pactos con el diablo no son buenos por mucho que, un literato alemán te acabe salvando en la segunda parte por hacerse masón.


Ahora lo que antes parecían cascadas de jovencitas frágiles, desprovistas, tímidas, melancólicas, apáticas y sin carácter ni carisma se ha convertido, sino en una revolución, en un aviso. Mujeres de verdad. Con corazón. De sangre, de fuego. Nada de gasas y encajes, nada de hadas y ninfas, nada de evasión y sueño. Carne cincelada por el tiempo, el placer de la carne entregado a uno mismo, el poder de la personalidad, autodeterminación y talento. Vienen otros tiempos. Tiempos en los que el ascetismo se vuelve místico y, en los que lo lírico se vuelve prosódico.


“Nadie desayuna con diamantes ni vive romances interminables” pero, la diferencia es que ahora nadie lo intenta. Y, por eso no lo viven. Labios rojos y caminar digno erguido sobre implacables purasangres de cuero; perfume que alegra la entrada y ameniza la salida; alma que se ve. Desgarra. Siente. Vive. Lo intenta. Lucha con todas sus fuerzas, no importa cuándo, no importa cuánto, no importa quiénes, qué o dónde. Importa que importa. Importa la moda, pero como aderezo. No como personalidad.


“Viste elegante y sólo verán a la mujer, viste vulgar y sólo verán el vestido” dijo Chanel en un arrebato de sinceridad mientras silenciaba un “Sé bella, no bonita. Lo bonito se acaba, lo bello perdura”. La fragilidad del tiempo encierra la pureza de la esencia, lo inmortal es frío y lejano mientras lo moral destila fuerza. Héctor contra Aquiles. Muere de pie. Lucha. Grita. Clama. Haz lo que quieras, pero haz algo. “El único hombre que no fracasa es el que nunca hace nada”.


La moda cambia, sigue sin entender a las mujeres y, además, ahora tiraniza a los hombres. Pero todo puede cambiar. Como ahora. “Si tiene que haber una revolución, que seamos los artífices y no los sufridores” La moda trata a las personas con condescendencia, mira por encima del hombro sabiéndose capaz de cambiar el destino y de describir la carta de presentación, enseña el alma de la persona o cuánto hay de personaje en el humano. ¿Tiene la moda firma de mujer o sólo la firma de las mujeres es la moda? Ahora, suenan campanas de cambio. Hagan juego, damas y, caballeros.

25 comentarios:

Hummingbird dijo...

tu post me sabe a libélulas y perlas...volveré mañana, con más lucidez o no, ya me conoces. buenas noches holly XX!

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. Gracias. Te espero. Un beso

Di dijo...

¿Campanas de cambio? Pues yo no oigo absolutamente nada, pero de todas formas, ¿quién quiere que la ropa sea solo un trozo de tela con el que taparnos para no tener frío o vergüenza? Yo desde luego no.

Un saludo.

Holly Golightly dijo...

Di. A veces me lo pregunto. Yo tampoco lo quiero pero, quiero ropa con identidad y no prendas que lo pretendan. Un beso

Cyrano dijo...

Hello Holly,me he "tropezado" contigo en el blog de Di,y debo decirte,sin pretender caer en un exceso de adulación,que tu forma de escribir me ha "desarmado"
Te confieso que llevo mas de media hora leyendo,y releyendo tus post.Hay muchas formas de hacer visual el lenguaje,y la tuya he de decir que me suena a prosa poética,es un placer sentirte a través de las palabras.Aún no compartiendo toda tu filosofía sobre la moda,coincido en su mayor parte.Te doy las gracias por haberme recordado la novela de Sandro Veronesi,hace mucho que la devore.Con tu permiso te agrego a mi blog,así podré deleitarme asiduamente con tu prosa poética.
Bacci per te,chivediamo

Holly Golightly dijo...

Cyrano. Muchas gracias, por todo. Te espero por aquí. Gracias por pasarte, gracias por el descubrimiento, gracias por la conquista y, gracias por el emplazamiento. Un beso

ölhate dijo...

seguiré habiendo gente que deje todo su ser a la ropa, mientras que otras puedan expresarse hasta desnudas! tú eliges el bando!

MJ dijo...

Te descubrí através de Di, y lo que voy leyendo me gusta mucho.

Tu post de hoy está muy bien, pero lo que más me ha gustado son las fotos, que imagino son publicidades antiguas de la Chaumet. ¿De dónde las has sacado?

Holly Golightly dijo...

Ólhate. Bonita descripción. Un beso

MJ. Gracias. Sí, son antiguas campañas de Chaumet. No recuerdo dónde las encontré, las tenía en un CD y lo ví el otro día. Lo siento. Un beso

Zepequeña dijo...

Que prsa, no??? Deliciosa.

Zepequeña.

Holly Golightly dijo...

Zepequeña. Gracias. Un beso

Roberfumi dijo...

Cada cual debe ser cada cual, y debe poder demostrarlo con sus mejores galas o en pijama. Pero lo que llevamos encima, debe potenciar todo eso.....es como el juego de manos del mago. Nos guste o no vivimos en un mundo que se rige por la primera impresión. Y no es menos verdad que ni siquiera nos sentimos iguales yendo de una u otra manera, el primer efecto de influencia se produce en nosotros mismo.

¿Crees que se esta produciendo un cambio en el llamado canon estético? Yo no se, como a mi me siguen gustando las mismas, no me entero....

Un beso Holly.

Elena Abaroa dijo...

Un post muy bueno...ojalá algún día seamos las mujeres las que tiranicemos a la moda...amo la moda pero casi todas las mujeres que la aman a veces se traicionan a ellas mismas y visten lo que no son para encajar con lo que se pide de ellas...

Pau dijo...

Hola holly, pienso salir, viajar, gritar, disfrutar, descansar, leer, comer, y aprovechar unas merecidas vacaciones.
Gracias
Muchos XXX

Holly Golightly dijo...

Robertfumi. No me refiero al cánon estético de la calle, me refiero al cánon estético de las pasarelas. Nada de infantes sin identidad, mujeres de verdad. Nombre y apellidos. Clase, sustancia, elegancia. Ya se verá si cambia. Un beso

Elena Abaroa. Como si vendieran el alma y su persona. ¿Verdad? No creo que la respuesta sea tiranizar nada, creo que se trata de que la moda sea un aspecto más y no el único. Un beso

Pau. Me alegro. Disfruta de las vacaciones. Un beso

Trapiello dijo...

Es precioso el post,me encanta
Y si, creo que tanto comprar para nada,porque el deseo insatisfecho no lo van a satisfacer ni unos Manolo's ni un Oscar de la Renta ni...la felicidad es otra cosa,lo que no quiere decir que no ayude porque ayudar ayuda un monton,es una especie de ilusion!!!Te lo compras y...

Holly Golightly dijo...

Trapiello. El deseo. Un beso

Pau dijo...

Por cierto, preciosas las fotos de Chaumet, puestos a pedir, un post de joyería Bulgari, Cartier y Chopard...
Me voy el 1 de Agosto, asi que estaré dando guerra estos días....
XXX

Anónimo dijo...

Nunca comento. Hoy solo lo hago para decirte que lo que escribes es genial....no dejes de hacerlo por favor!!

Holly Golightly dijo...

Pau. Si tengo tiempo lo haré. Un beso

Anónimo. Muchas gracias, de veras. Espero que sigas comentando. Un beso

Abril dijo...

La frase de Chanel y la anterior... aunque me da vergüenza decirlo, no lo he entendido del todo. O bien, lo h entendido pero no estoy de acuerdo. Un beso.

Holly Golightly dijo...

Abril. Si tienes alguna duda, dímela. Yo te la aclaro. Un beso

Abril dijo...

Pues sí, mejor ser ignorante un momento que no toda una vida, como dijo aquel.
“Viste elegante y sólo verán a la mujer, viste vulgar y sólo verán el vestido” dijo Chanel. Lo que no entiendo del todo es esta frase, sobre todo lo de "viste vulgar y sólo verán el vestido". Bueno, en parte la entiendo, pero si vistes vulgar, ¿no se vería más la mujer en sí que al vestido? Y cuando vistes elegante, ¿no se ve más el vestido? Por lo menos hoy en día.
Espero no haberte liado, un beso, gracias.

Holly Golightly dijo...

Abril. Chanel se refiere a que una mujer sólo es elegante cuando ella es más importante que el vestido, es decir, no está disfracada ni pendiente de su aspecto porque, la obsesión por uno mismo, impide la felicidad.

Habla de la importancia de la ropa. La comodidad, la libertad de movimientos. Es su lucha contra el cánon victoriano de la mujer convertida en un jarrón por no poder moverse. La mujer para Chanel es libre, libre a través de su ropa para serlo, luego, a través de la mente. A eso se refiere.

Si viste vulgar, solo prestarán atención a la faltade gusto y tino y, ella no estará cómoda. Nadie le prestará atención. A eso se refiere.

Un beso y, pregunta siempre que quieras.

Anónimo dijo...

[b]Сборка ос [url=http://hotfile.name/soft/windows/12597-windows-xp-sp3-game-edition-110-pre-rc3-soft-drivers-shtormpack-072010-rus.html]windows xp sp3 game edition[/url] 2009 Русская версия 2 1 3 Sata HDD Drivers.
[/b]