jueves, julio 31, 2008

Estilo


Estilo es eso que ni se compra ni se vende. Puede ser personal, haberle o no. Puede ser comprado a nuevenoventa en el universo Inditex o a novecientosnoventa en el universo Prada. Puede que no se compre pero, se vende. Estilo es algo más que vestir bien o mal. Estilo es estilo de vida, estilo de vestir, estilo de pensamiento, estilo de escribir, estilo de lectura, estilo de cosas menos o más decentes… Estilo de vida es lo que todos buscan. Estilo de vestir es lo que, digamos se puede vender. Viene el estilo años 80, tú te puedes comprar cazadora de cuero negra, maquillarte los ojos en ahumado y usar pantalones pitillo. El poder, el universo abierto y cerrado, Nueva York, la conquista del mundo y la mujer mujer y el hombre Armani. No se pueden comprar. Aprendan, que las cosas que tienen etiqueta, normalmente, engañan.



Probablemente la primera regla del sé tú mismo no funciona. Quizás porque Worth era un tirano, porque decidió que él -con qué derecho- decidiría primero y, ellas (las clientas) acatarían después. Y porque si no eliges tú y eliges en la -trampa- de la preselección, quien elige es la prenda, no tú. Exacto, tú no elegiste aquel abrigo caro, carísimo, de Fendi ni aquel vestido de estampado imposible que, en un fugaz ataque de melancolía combinaba negro con rojo y, con leopardo. Ya saben, se entiende. Por eso el sé tú mismo no funciona. Porque no puedes ser tú mismo a menos que tú te diseñes tu ropa, tú te escribas tus libros, tú ruedes tus películas, tú hagas tu vino, tú tengas un laboratorio perfumista. Pero como no lo tienes pues compras en Zara, lees a Carlos Ruiz Zafón, ves Tienes Un Email, bebes Terras Gaudas y te perfumas con Portofino de Dior o con Chanel Nº5 según el número de años que lleves “siendo tú mismo”. Pues eso, sé tú mismo o, no lo seas. Pero sé auténtico.


Grita. Grita cuando tengas un día malo, por muy malo que haya sido. Sal y compra. No sólo para reactivar la economía, que también, no sólo porque el Señor Amancio Ortega haya abierto una nueva tienda -Uterqüe- y quieras conocerla, compra porque comprar es impresionante. Es como un subidón de energía. Y no te quejes ni lamentes. Compras porque quieras, ya, vivimos en un sistema un tanto consumista y crítico. Por eso yo hablo de lo que es el consumo por el consumo y luego te recomiendo algo de Cartier. Porque los señores de L´Oreal ya lo inventaron “Porque yo lo valgo”. Compra lo que quieras, pero cómprate algo. Además, dura más que el sexo. O, eso dicen.


Vive el segundo y Carpe Diem. No hay mucho más que decir. Sé libre. Lee Cool & Chic o no lo leas. Piensa que soy una diosa o un engendro. Sinceramente, me da igual. No seré yo quien de una norma de estilo. Si la doy será que hagas lo que quieras, que estés siempre orgulloso de lo que haces y que, no te quejes. Si haces lo que quieres no te puedes quejar. Por eso es tan bueno hacer lo que uno quiere. Y, además, probablemente esos chaquetones de zorro de colores de Fendi que hacía Lagerfeld explotar de color no se lleven siempre pero, tú tampoco serás joven siempre y, sólo se vive una vez. Tú sabrás. Yo sólo aludo a ello.


Puede que a ti te guste la moda, a mí no. Esto tampoco es un blog de moda. No te equivoques. Tú sabrás porqué me lees. Será que te parezco interesante, que te ríes, que lloras o que te hago pensar y, si no, puede ser que sólo entres a ver las imágenes. Que sé que hay quien lo hace. Por mí, haz lo que quieras. No seré yo quien diga qué o qué no tienes que hacer. De cualquier forma, la moda es marketing. Que se lo digan a Moliére. Lujo, mentiras y marketing. Moda, publicidad y engaño. ¡Oh!, perdón, ellos lo llaman tendencia. Lo importante es que una mujer lleve el vestido y que no sea el vestido el que la lleve a ella.


Por último. Hagan lo que quieran. _____________________________ Ustedes sabrán. Me lavo las manos. Sean eclécticos, modernos, fashionistas, fashion victims, elegantes, clásicos, rastreros, proclives a modas estúpidas, consumistas, rojos, conservadores. Hagan lo que quieran. No digan que en Vogue han leído los cincuenta y cuatro vestidos de la temporada o qué debes tener para poseer el armario perfecto o, cuál es el hombre que combina con esos pendientes largos de cristal de roca de Boucheron. Yo no tengo que rendir cuentas a nadie y, ustedes tampoco. Total, qué más da. Karl Lagerfeld es el mejor vestido junto con la señorita Trump y Tilda Swinton. ¿Por qué? Porque hacen lo que quieren. Actitud. Eso es todo. Actitud. El precio que marca la etiqueta es secundario. De veras. De todas formas, el que se sienta mejor comprando en Prada que sepa que, probablemente, Miuccia Prada se ríe de él. Si no, dicen que siempre queda Chanel. Y, si no, una cosa antes de acabar, vivan.


Ya saben, no son consejos de estilo. No son consejos de vida. No son consejos. Yo no doy consejos, no tengo reglas. El otro día vi “Una chica cortada en dos” y no me gustó. Digan lo que quieran, para eso prefiero ver Gossip Girl que, por lo menos, ya sé lo que es. Pero, en cambio, volví a ver “La extraña pareja otra vez” (que es la segunda parte de La Extraña Pareja) y me encantó. Yo no doy consejos. Hago lo que quiero. Luego pasa lo que pasa pero, por eso me leen. ¿No? Porque yo no digo qué ha llevado Kate Moss o me escandalizo con Amy Winehouse. Tampoco rindo culto a reinados como The Sartorialist o Karl Lagerfeld. O, quizás me lean por otra cosa. Tampoco me importa. Ustedes sabrán que, yo ya sé lo que hago. De todas formas, ¿se pueden dar consejos de estilo? Lo dudo. De todas formas, el primero sería: “la moda pasa de moda, el estilo nunca” de Chanel. Por si alguien lo echaba de menos. Y, si no pues intenten vivir. Eso es estilo de vida. Y, eso es lo que cuenta. No si la blusa de gasa es de Armani o de Zara. Que conste.

10 comentarios:

Señor Quinquillero dijo...

¿Que es lo más importante? Yo ya no sé ni lo que me gusta pero aún puedo sentir esa cosa que me dice "eso sí" o "eso no". ¿Hay gente que no tiene esa chispa para enamorarse de lo que merece la pena... ¿los juzgamos? Yo a veces me siento igual de mediocre que un fashion victim y no lo soy (fashion victim).

Lo mejor es guiarse por la intuición y hacer lo que de verdad te sale del alma. Excelente la selección de fotos. Un beso ;)

Holly Golightly dijo...

Señor Quinquillero. ¿No entrarás también por las fotos? :p Farsante. Tú no eres mediocre, eres genial. Único. Bueno ya sabes. No sé si tengo la chispa esa, quizás no. O quizás sí, mírame, enamorada de mí misma. Felices vacaciones. Un beso enorme.

Pau dijo...

Holly, otro post sobresaliente, qué rabia no poder leerte en dos semanas !!!
XXX

Holly Golightly dijo...

Pau. Luego vendrán maratones de lectura. Tranquila. Un beso enorme.

Anónimo dijo...

Dios mío Holly!! Qué descubrimiento descubrirte... Me encanta tu blog, las fotos, la serenidad de tu escritura.. y encima nombraste en un post a Helena Barquilla. Gracias, gracias y gracias!

Holly Golightly dijo...

Anónimo. (Risas) Gracias. Es un verdadero placer. Te espero por aquí. Un beso

Anónimo dijo...

zzzzzzzzzzz

Holly Golightly dijo...

Anónimo. ¿Qué significa eso? Un beso

Anónimo dijo...

Hola! soy anónino del 31 de julio y no anónimo del 1 de agosto y no sé que quiso decir con zzzzzzz, supongo que estaba durmiendo o que se aburría...
Margot.

Holly Golightly dijo...

Margot. C´est la vie. Un beso