sábado, mayo 24, 2008

La Perversión


Anna Wintour lo ha vuelto a hacer. Crónicas de San Francisco reza el título, el subtítulo debería indicar “qué hacer y qué no para ser la perfecta dama de sociedad en los años 50”. Cuando en los años sesenta, los diseñadores entraron en una espiral febril sedienta de modernidad espacial, minivestidos blancos que convertían a la mujer en astronauta y prendas para vivir -veranear- en la Luna no eran capaces de entender -o proyectar- que el futuro es, sencillamente, una regresión al pasado y que, algo que ha pasado así desde el principio de los tiempos no puede cambiar por mucha Luna que se sea, muchos Iwanttobelieve o mucha cara oculta con fábricas norteamericas -sigh-. La diatriba lunar acabó pronto pero dejó su constancia en la moda creando una silueta única sin ceñir que se alejaba de las camareras con faldas voluminosas, gafas con montura de corazón y mascando chicle al servirte el café que sólo se llamaban Candy, Carolina o Cassidy. Ahora, volvemos a los cincuenta.


Vuelven las actrices descubiertas como camareras que pasan de servir huevos fritos en una cafetería con sillones de sky de color rojo y mesas de cuadros de ajedrez a ser estrellas de cine. Las animadoras de instituto pasan a ser damas respetables y la Riviera Francesa o las villas de la Toscana Italiana pasan a ser el lugar de vacaciones. Una carretera con curvas, un descapotable en colores pastel, un caballero con el rostro quemado por el sol y curtido por la edad con un atractivo inconmensurable y ella, vestida con un delicado conjunto de punto y un vestido blanco, con su cabello recogido por un pañuelo estampado. ¿Vuelve el romanticismo? ¿O vuelve el Hollywood dorado? Creo que no sé qué decir, vuelve hasta Indiana Jones…


Probablemente vuelva la pasión desenfrenada, el sexo con amor, la moda femenina y el cánon de mujer siempre perfecta. Si hubiese que poner nombre al culpable de la regresión, el estandarte sería Dita Von Teese. Es una señora que representa a una dama. Sueña con tener una lavadora nueva, peina a sus hijos con colonia, tiene un vestidor con un tocador de madera lacada en blanco y un gran cojín donde se calza, de color rosa empolvado, tiene perros de cincuenta mil dólares y va todos los domingos, religiosamente, a la Iglesia. ¿Perfecta? Quizás no pero lo parece y ésa es la clave.


Durante algún tiempo las mujeres tuvieron un fuerte conflicto con la moda que, bien mirado podría extenderse a sus orígenes. Primero, necesitaron otro tipo de ropa para afrontar la guerra, luego, necesitaron dedicarse al amor, al dinero, a los amantes y a la frivolidad; posteriormente la amaron en la escasez con “un único vestido” y la odiaron “con veinticuatro metros de tela del New Look de Dior” por antipatriótico, excesivo y frívolo y, luego la convirtieron en un símbolo de la cultura pop y, luego la maltrataron. La quemaron en forma de sujetador en los setenta, se apoderaron del “second hand” y del pluralismo multicultural y luego llegó Margaret T. y dijo que “eso de las mujeres sin bolso porque era muy femenino y aludía al machismo era un soberana tontería” y, ahí donde la ven, no se despegaba ni de su bolso ni de su maletín e inventó el emblema de la mujer con una mente para las finanzas y un cuerpo para el deseo. Ahora, la mujer se vuelve a sentir bien con la moda, tan bien, que la moda no sólo se democratiza sino que, la moda está de moda.


Ahora vuelve a sentir una renovada pasión por el consumismo, por la nueva femineidad y por volver a tener lo que ella deseó pero nunca reconoció. Porque al final la escena mítica del cine es aquella bofetada que le pega Glenn Ford a Rita Hayworth en su inmortal papel de Gilda y no al contrario. Al final, queda el “siempre nos quedará París” de Rick que la deja marchar porque sólo la quiere cuando no la puede tener. Y es que ahora se plantea si aquel capítulo de Sex And The City en el que Carrie era soltera y fabulosa con signo de interrogación ya no le parece tan divertido.


Para algunos quizás haya madurado, para otros, lo que ha hecho ha sido adaptarse a los convencionalismos de la vorágine de la sociedad mientras, el Todo Mundo, el Todo femenino la aplaude y el todo masculino la desea. ¿Mal negocio? Probablemente no lo parezca pero quizás lo sea. En fin, siempre puedes acabar como Grace Kelly y morir en la misma carretera con curvas en la que hablabas con Cary Grant, comías pollo y un pañuelo ceñía tu melena para no alborotar su idílica y bucólica perfección. ¿Sería la Princesa Grace Kelly un aviso para todas las mujeres del mundo? Quizás quiso alertar de que el convencionalismo te destroza o, quizás murió en su sueño. ¿Quién sabe?


Quizás el convencionalismo en el mundo real sea acudir a una fiesta con un vestido negro. Vale, es perfecto pero todo el mundo va así. Y eso no es bueno. Por mucho que digan que es precisamente eso, que todo el mundo tiene uno, el motivo por el que es perfecto. ¿Todas las mujeres se casan, tienen hijos y se hacen la manicura con laca de uñas roja? No pero, ¿cuántas no quieren tener una casa con perro y un pequeño jardín y cuidarlo ellas? Muy Hola, más que Vogue Living pero bueno. Un sueño.


Además del problema de la moda en el cine y en la televisión con series -ahora película- de Sexo en Nueva York o Gossip Girl. ¿Es reseñable añadir que vuelve Sensación de Vivir? Como diría mi madre: “ricos, muy ricos, famosos, con mucho estilo y que han pasado su vida preocupados porque no se les cuarteé el esmalte de las uñas o porqué la hebilla de su cinturón ciña el vaquero a la perfección”. Sí, de esa generación que llama al servicio por su nombre de pila y que cree que respeto y rectitud es algo negativo. Las distancias de la cortesía y la educación tienen un porqué. Es como cuando Isabella Blow decía que se ponía esos tocados descomunales para que no la besase todo el mundo porque “ella sólo besaba a quien quería”. Grande. Ya no queda gente así. Lo que sí queda, es gente que quiere ser rica y famosa. Y que quiere ver a otros que también lo son. ¿Ser, Parecer, Ver? Moda.


Los ricos y famosos de ahora son como el resto de tribus urbanas. Si los neonazis llevaban Doc Martens, si las polianas pijas de Nueva York llevaban una hebra de perlas al cuello, si las estrellas de cine iban envueltas en visón y aferradas a un joyero de cocodrilo, si la Jet Set lleva maletas de Vuitton. Los ricos y famosos, el sueño de Vogue USA, el anhelo es una vida de Louis Vuitton. O lo que es lo mismo, si Audrey Hepburn desayunó en Tiffany, ellos quieren vivir con Givenchy y comer en Chanel. ¿Divertido o decadente? Vuelven y, eso es lo que cuenta. Bueno, y que Anna Wintour lo sabe. Y nos hace vivir en un sueño.


Él es el único posible. El hombre. Nada de Jean Paul Gaultier, histerismos de Dolce & Gabbana o modernidad de manual por Slimane. Normalmente es Savile Row, ahora es Tom Ford. Los tiempos cambian pero seguimos deseando lo mismo. Seguimos deseando una mirada sensual pero no sexual, un humor ácido, un toque elegante, una promesa, una carcajada, el humo de un cigarro a punto de encenderse y una mano por encima del hombro que acabe con un beso prolongado.


Porque al final, después de un asedio feminista, después de renunciar al amor, entregarse al sexo, inspeccionar la perdición… Descubre que no se puede investigar la perversión sin sumarse a ella, al final fuma, bebe y se dedica a la indecencia pero. ¿A quién le importa? A nadie. Fin, The End en negro y con las letras en firme cursiva blanca.

25 comentarios:

Señor Quinquillero dijo...

Entre que sale Daria y que el estilo es lady de repente he tenido un deja vu y he vuelto al invierno de 2003.


Saludos Holly.

Holly Golightly dijo...

Señor Quinquillero. Es como si la viera otra vez en Nueva York con Karl. Un beso

Kira Fashion dijo...

so nice!
the girl are really fancy, i love this kind of fashion!


a kiss!!

el cerebrillo dijo...

Holly: estoy muy sorprendido de tu "savoir faire", siempre contestando a todo y a todos, te felicito a pesar de que en algunas ocasiones tus laísmos me provocan una gran decepción que supero con el tiempo, sigue cumpliendo y seré un fiel seguidor de tu gran blog, besos

Holly Golightly dijo...

Kira Fashion. Thanks. A kiss

El Cerebrillo. Gracias. Creo que para alguien que se toma la molestia de escribir, hay que contestar. A mí, me molesta cuando no lo hacen y, me parece que es lo que hay que hacer.

Prometo intentar mejorar lo del laísmo, es terrible pero cada vez que utilizo un la o un le me apso cinco minutos dilucidando cual poner. De todas formas, gracias. Un beso

srta a dijo...

GUau Holly, que post más bueno. Me ha encantado!! En cuanto a las imágenes las primeras me parecen muy buenas, con la iglesia al fondo, la naturaleza, y ella tan Divina.

Besos

Holly Golightly dijo...

Srta A. Gracias. Un beso

atelier dijo...

El editorial me encanta. el ladylike es uno de mis estilos favoritos, y comparto contigo lo que dices en el editorial, por cierto muy bien escrito. te gustaría intercambiar links?

Nemerae dijo...

Q geniales las fotos de ese reportaje, me encanta la ropa, se respira mucho glamour! y los perritos una cucada *.* jeje
1besote

Anónimo dijo...

extrañamente lúcido para un blog de moda, te felicito por ello. <3

miguel77 dijo...

No hay manera de entenderte. Creo que ni siquiera tú sabes lo que quieres decir. Escribes por escribir. Un rollo.

Holly Golightly dijo...

Atelier. Sí, ahora mismo te añado a mis links. Un beso

Nemerae. Un beso

Anónimo. Es que, que la moda es frívola es un tópico. Hay muchos mediocres metidos en la moda, pero como tiene que ver con la belleza y, de alguna forma, la perfección de lo externo que encaja también con cómo nazcas y no con un esfuerzo se cae en el tópico. De todas formas, los tópicos tienen algo de verdad siempre. Un beso y, muchas gracias.

Miguel77. ¿Escribo por escribir? Por supuesto. A mí la moda no me gusta, de hecho, me desagrada. De todas formas, algo hay que hacer en la vida y creo que es mejor crear, aunque sea con palabras, que criticar y cebarse. Es eso de que las críticas negativas son fáciles de escribir y divertidas de leer.

De todas formas, no dudo que en parte sea díficil entender alguno de los artículos, eso lo acepto y lo comprendo. No son simplistas, no se dedican a parafrasear a otros y no se quedan en cuatro fotos con dos palabras y media que gritan !marvellous! amazing! great! o gorgeus! y tampoco tienen ansias de grandeza. Son lo que son y punto.

Yo sé lo que quiero decir, lo que ocurre es que, para entender las palabras de otro hay que ser él y, si no se cae en el malinterpretar. ¿Te parece un rollo? Me gustaría que me dijeras el porqué, para mí, al menos, son muy interesantes y, creo que para muchos de mis lectores.

De cualquier forma, gracias y un beso.

Miss at la Playa dijo...

yo siempre suelo contestar en el blog del que haya comentado :)

Es curioso que a Daria la usen para editoriales tipo dama y a Trentini para saltitos y demás

Di dijo...

El pomerania es divino pero no entiendo que pinta Pierce Brosnan en este editorial. Y esa iglesia es digna de Mujeres desesperadas y los looks dignos de Bree Van de Kaamp-Hodge

Holly Golightly dijo...

Miss At La Playa. Yo hago ambas cosas, contesto el comentario en el post porque es más fácil de localizar y luego contesto o visito el blog de la persona que haya comentado. Una curiosa observación, a veces sorprende. .. Un beso

Di. Me encanta Bree, esa mujer es genial. ;) Un beso

Mr. John Steed dijo...

Holly, me encantó el informe. Adoré las fotos y esos aires tan chic.
Creo, sin embargo, que Tom Ford también se está dedicando al diseño de manual. Adoré en su momento, ahora es como que no me cierra.

Patri dijo...

La Divina...está tremenda en la editorial, encima acompañada por tú crónica que te sumerge en el momento...Hasta Pierce queda estupendo ....Un beso Holly

thesil dijo...

Muy americano el edito, no?Claro que viniendo de Vogue USA, es normal.
A mi no me dice nada, me recuerda a tantos otros que ya se han hecho.

Holly Golightly dijo...

Mr John Steed. Tom Ford ahora es un fracasado. ¿Te crees original por desnudarte? Yves Saint Laurent ya lo hizo en los setenta y, aquello, sí que fue rompedor. Un beso

Holly Golightly dijo...

Patri. Muchas gracias. Un beso

Thesil. Sí, no dice nada. POr eso ella lo ha vuelto a hacer. Un beso

Archi dijo...

Dear Holly:
Impecable como siempre mas allá de los laismos.
Tu crónica y las fotos lo dicen todo.
Un placer leerte (ya te lo dije, no?)jijiji
Besos
Richard

ölhate dijo...

como siempre genial! hoy me has inspirado para mi propio blog! gracias!

Holly Golightly dijo...

Richard. Es un placer tenerte por aquí pero quiero decir que me voy a esforzar por corregir los laísmos, porque aunque están aceptados por la RAE me parece, me siguen pareciendo, una falta de ortografía. Así que, cuando cometa el error, por favor, avisadme y lo corrijo. Gracias.

Ölhate. Muchas gracias. Un beso

Yak dijo...

Ha hablado de tantas cosas que tengo muchas cosas que decir y no s� con cu�l quedarme...
Tdo vuelve, espero que en el caso de 90210 m�s a lo GossipGirl. Me explico, m�s estilismos, m�s bolsos, m�s "Less Than zero"...M�s, en definitiva, el verdadero 90210.
Las fotos de Werbowy preciosas, la definici�n de hombre "so�ada".

Holly Golightly dijo...

Yak. Gracias. Un beso