jueves, febrero 21, 2008

Gucci, Millonarias Comerciales


Un desfile con presencia el de Gucci. La mujer de Gucci es una millonaria, lleva los bolsos de Gucci siempre con ella pero conoce el mundo y sabe que hay muchas copias en los confines del infierno y se decide a exhibir su dinero. Poder, dinero, Gucci son sus lemas. Stilettos Gucci, cinturón de cocodrilo Gucci, gafas de sol ahumadas Gucci, abrigo de astracán Gucci, vestidos livianos Gucci y lingerie Gucci. La mujer de Gucci es la mujer de Frida, todo el mundo lo sabe, ella es alguien. Derrocha glamour, posa en la Alfombra Roja, sale en editoriales y aunque sabe que va a ver sus prendas en las mortales sacrificadas a Zara que sueñan con Prada, ella sabe que Gucci lo vale. Frida Giannini apuesta por un tipo de mujer que la gusta ser mujer, sin más. Quiere moda, quiere tendencia y tiene dinero para permitirse lo que quiere.


Conjuntos militares para italianas desinhibidas. Pantalones de terciopelo, chaquetas de corte militar, flecos de pasamanería italiana, botas del mejor cuero italiano y abalorios, colgantes, un toque gipsy y siempre soñador de la mujer Gucci. Piel, gafas de sol, actitud de diva y grandes dosis de glamour.


Los pantalones de faena son la clave en Gucci, ¿Quién pagaría por pantalones de terciopelo con corte masculina más que una rica excesiva? Nadie. Y Frida lo sabe, pero si le añades el sello de Gucci cambia el asunto y todo el mundo lo aplaude. Mucho exceso, mucho oro y mucha piel.


Un look que combina los toques Fol. con detalles gipsy es la propuesta de Frida para Gucci. Pantalones ultra ceñidos, botas masculinas cargadas de flecos y un look femenino, lánguido, liviano como complemento. Una mezcla de ninfa añorada y señora acomodada devota del logo Gucci.


Minivestidos étnicos, regresan los tonos otoñales por si alguien no se había dado cuenta, con variedad de estampados y combinados con oro y chocolate. El diseño recuerda un poco al patchwork de los setenta. Pero con la nostalgia del esplendor decadente de los ochenta.



El look abombado, ligeramente masculino combinado con una actitud de desdén es la clave de la presencia Gucci. Ella sabe que su chaqueta cuesta lo mismo que un billete en primera clase o que una noche en un hotel de lujo pero lo combina con colgantes que compró en Córcega, cuando estaba de crucero, a un vendedor ambulante. La mujer Gucci es así, devora el logo pero es ávida consumidora de tendencias.


Viste de Gucci, ¿Y si el logo no les deja claro su poder económico? Pues astracán y visón y cuero y oro y ante y marta. Y el logo de Gucci y gafas ahumadas y otros tantos complementos. ¿Alguien duda del exceso Gucci?


Un guiño a los ochenta pero más altiva, más femenina, más dual. Vestidos fluidos, recogidos a la cadera y con la cintura sin constreñir y con el cuello cerrado, casi recatado, hasta que miras al suelo y ves el exceso de nuevo.


Escotes amplios enmarcados por un gran collar de piezas metálicas de color oro. Un blusón étnico con multitud de estampados diversos y ceñido por un cinturón de terciopelo pesado profusamente decorado con brocados de oro. Como accesorios, marrón y oro y exceso.


Un chaleco de piel muy años setenta, muy Jane Fonda activista, muy Twiggy de la última era; combinado con un vestido plisado con gran escote y combinado con collares largos de oro de distintas longitudes y sandalias fetichistas.


Una falda plisada de gasa con remates en oro con borlas en el bajo está combinada con un sencillo top de color oscuro con matices oro y con una cazadora de manga francesa con tachuelas doradas y con una pátina brillante. Un look muy Cavalli en Gucci.


Para cerrar el desfile salieron a la pasarela una serie de vestidos fluidos, casi caftanes, de corte recto que no marcaban las curvas pero que dejaban adivinar una silueta muy femenina. Un precioso diseño de color rosa, con matices oscuros y reflejos púrpura está combinado con cadenas flecadas de color oro y con accesorios egipcios de esmalte. Looks que recuerdan a los ochenta pero con un sabor étnico, ligero y femenino de los setenta.


El desfile de Gucci es una maravilla para la Semana De La Moda De Milán, ves el desfile y te lo crees. Sabes que el trabajo de Frida es carne de clon, y que no se va a deshacer en conceptualidades comerciales, no comerciales o en tendencias vanas. Frida Giannini vende en Gucci un prototipo de mujer, carnal, sexual, italiana y con dinero que funciona. Podría vestir de Chanel pero es demasiado tradicional, podría debatirse entre Dior y Balenciaga por conceptuales y arraigados pero ella escoge Gucci porque entre Prada que prefiere el chic de la fealdad y D&G que prefiere creaciones soberbias carne de Red Carpet y de editorial de revista de moda como Vogue, oportunidad de portada para Elle e ilusión de Rachel Zoe; prefiere escoger la marca más deseada por las fashion victims. Gucci, Italia en estado puro pero con ese toque europeo y norteamericano casi erótico pero siempre estrella. Frida quiere vender logo pero la gusta vestir a las mujeres y, eso, damas y caballeros, señoras y señores; es lo que hace. Y lo hace mejor que nadie.

17 comentarios:

Loly dijo...

AMO GUCCI.

Anónimo dijo...

Fantástico comentario. Ahora entiendo mucho mejor la imagen Gucci y su público objetivo. El negocio de la moda!

Holly, había pensado que igual si tienes tiempo y te apetece podrías hacer un comentario de Elie Saab? Me fascina este diseñador y me gustaría saber tu opinión.

Gracias.
Buen fin de semana!

alterego dijo...

Lo mejor de la semana en Milán. Al principio de llegar, nadie daba un duro por Frida y está demostrando que sabe lo que hace. La colección de chica es consecuencia lógica de la de chico. Me encanta Gucci y me encanta Frida.

Anónimo dijo...

Espectacular desfile de Gucci. No es que sea muy innovador pero no hace falta... no creo que pretendan eso... siguen en su linea con sútiles cambios... en Gucci y con Frida en cabeza han demostrado que siguen siguen "Into the Groove" y que no solo de Prada o de Balenciaga se vive...

Miss at la Playa dijo...

Gucci nunca decepciona

Holly Golightly dijo...

Loly. Una colección preciosa. Un beso

Anónimo I. Sé que prometí hace una eternidad hacer un post de Elie Saab y que no lo cumplí. Me reafirmo, lo prometo. ¿Contento con que le haga cuando llegue su nueva colección y otro conla Costura? Espero que dos posts satisfagan la deuda. Un beso

Alterego. Frida Giannini sabe lo que quiere y lo hace, quiere vender, quiere portadas y quiere éxito ahora aunque no pasar a la historia. Y eso lo hace mejor que nadie. Un beso

Anónimo II. Genial aportación. Un beso

Miss At La Playa. Gucci nunca decepciona porque ya sabes qué esperar y siempre lo hace bien. Un beso

Anónimo dijo...

Me ha encantado Gucci.

Anónimo dijo...

Gipsy es gitano en inglés ¿no?

BoatoLuxo dijo...

Yo no dudo en ningún momento de los excesos de gucci... me encantan, creo que es uno de los mejores.

saludos.

Holly Golightly dijo...

Anónimo II. Sí. Un beso

Boatoluxo. Gucci es un placer. Un beso

Gi dijo...

De lo mas lindo que vi.-
Me gustaron mucho esos vestiditos etnicos.,
Valen la pena =)
saludos.-

Holly Golightly dijo...

Gi. Cierto. Un beso

Anónimo dijo...

chevere el comentario.

Holly, ya me puedes solucionar unas dudas, si?

Ahi va:

-Patchwork
-marta
las sandalias fetichistas tp se lo q quiere decir.

Besos holly, cuidese.


Jazmin.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Gracias. Patchwork es un tipo de tejido obtenido de la agrupación de diferentes estampados que se hizo muy popular en la década de los treinta, con el racionamiento y, en los setenta.

Marta es un tipo de piel, martas cibelinas.

Zapatos fetichistas son zapatos muy particulares que se asocian a prácticas sexuales, pinchjos, esposas, cuero un halo de sadismo.

Un beso

manuel dijo...

Por favor Frida si que sabe materializar una idea. Linda la coleccion y muy vendible, todos contentos.
para lo demas esta Prada

Holly Golightly dijo...

Manuel. Llevas razón. Un beso

Pamy Rangel dijo...

q buenos comentarios