jueves, diciembre 27, 2007

Printemps Eté, Temporada De Extremos


Dice Olivier Theyskens que la moda no lee los periódicos, que no la cambian las noticias y que el movimiento del mundo no mueve a la moda si no que, en realidad, la moda mueve al mundo. Tras esta sentencia que puede parecer insignificante o tremendamente pretenciosa se esconden verdades malvadas y oscuros secretos; si seguimos esa doctrina, no fue el mundo quien pedía lujo si no que fue Dior quien obligó a las mujeres a sucumbir al narcisismo o, en realidad, como el mundo no sabe a qué atenerse, si hay crisis o hay esplendor; la moda lleva ofreciéndonos desfiles mediocres, repetitivos, de tendencias dóciles que resultan muertas y, de propuestas tímidas que vuelven a ahondar en los estereotipos de la temporada o en los it de la estación. Eso sí, la sombra de la comercialidad sobrevuela todas y cada una de las firmas de moda y, eso que; Olivier Theyskens piensa que la moda vive independiente sin escuchar el eco del mundo.


Como no estamos para apuestas arriesgadas, gran cantidad de firmas, han apostado por las convencionales flores; desde los vestidos gipsy de Cavalli a las glamoamazonas de Balenciaga. Eso sí, con manual de uso; nada de totally looks; flores con tonos pastel, muy románticas con un detalle de encaje y muy liviano. O flores rocambolescas, casi góticas, reservadas y oscuras con un espíritu años setenta. O, en versión couture, en la propuesta ecléctica de D&G con un estilo ¿Cómo? Las flores sean, seguramente, el estampado predilecto del presupuesto limitado; con un look muy femenino y cambiando los complementos.

Las opciones etéreas, en las que las hadas del bosque se encuentran con las ninfas del lago, son otra tendencia. En Roberto Cavalli está la versión oscura, de mirada perdida y con espíritu lánguido; en Sonia Rykiel, las hadas que juegan con las niñas a la salida del colegio son la inspiración de Sonia Rykiel. Una opción favorecedora al extremo, cómoda, femenina y veraniega.


El Safari de YSL siempre tiene alabanzas, ésta temporada, desde un camisero ceñido por un cinturón de color cuero con volumen de una colección fabulosa de Bottega Venetta al americanismo de J.Mendel con una opción más cosmopolita. Al extremo, las opuestas se multiplican y, especialmente, con el alabado desfile de Rag&Bone, ésa pálida copia de Balenciaga, que combinó las prendas de safari con un tono mostaza y con un look colegiala. Una opción más radical pero, mucho más divertida.


El cóctel americano que sirve igual para llegar a los Hamptons que para una refinada fiesta en el Met es otra opción. Oscar De La Renta es el rey de la Quinta Avenida, especialmente con el tono desvaído, pero tanto Diane Von Fustenberg con diseños más africanos o, Badgley Mischka con un estilo clásico y poco arriesgado. El vestido de cóctel en un tono pastel con una cartera de mano y sandalias de tiras es un clásico del verano que, actualizado es una perfecta inversión.


De todas formas, ésta temporada arrasan los tonos ácidos y las combinaciones, digamos, algo atrevidas. Desde el rosa ácido con el verde pistacho con estampado liberty de Michael Kors; al rosa y naranja de Versace pasando por los excesivos amarillos con cián y rosa y cián de Valentino; McQ combina el púrpura, casi papal, con el rojo y el rosa en una cascada de degradés. Eso sí, mesura y precaución es la doctrina. Y recordar que la elegancia del monocromo es irresistible ante la inestabilidad del pantone.


¿Quién iba a pensar que las mujeres aceptarían un uniforme y que el mundo de la moda se rendiría ante él? Nadie, ni Vogue que ya ironizó “Un Ford firmado Chanel” cuando Gabrielle Chanel le sacó a la pasarela y le introdujo en cada armario. Muchos han anunciado su muere pero nada le ha sucedido; todos le han rendido pleitesía y es la única prenda que sobrevive, es aplaudida y favorece. Ésta temporada, a pesar de las bondades de la gasa, las aplicaciones y el je ne sais quoi del petite robe noire; la elegancia de la simplicidad que recuerda a aquel forreaux negro de Mademoiselle Chanel es la tendencia. Perfecto ejemplo de Bill Blass, sencillo y femenino.


Una temporada inestable en la que la femineidad es la consigna, aunque para Ghesquiére sea el androgismo (a)chic de los robots; una temporada muy bella y sensual con el erotismo de las divas del Hollywood dorado, los años 40s, y ese toque de femme fatale con los labios perfilados de rouge. Quizás sea cierto que la inestabilidad del mundo se presenta en la moda o que, el hombre del traje gris, las cifras, sobrevuelan cada marca. Para soñar, la Alta Costura…

13 comentarios:

Lucio dijo...

la verdad es que la temporada de verano que viene es un aburrimiento bestial,la mayoría de las colecciones sólo merece la pena verlas una vez(balenciaga o versace ) y otras pocas merece la pena darles un segundo vistazo(lanvin o bottega venetta)pero en general hay poca imaginación y mucho negocio,por que se avecina una recesión en el tema del lujo.

Holly Golightly dijo...

Lucio. La moda cambia, las estaciones son uan ilusión, als ventas un objetivo y la elegancia o la sorpresa caen en el cliché.

Aún así, cada vez que veo una colección me doy cuenta de el gran talento que desperdician por una estúpida cifra, por un objetivo cuando uan cifra no pasa a la historia; Amancio Ortega nunca pasará a la historia como genio si no como magnate; no por su elegancia, sus ideas y, en cambio Balenciaga sí.

Eso sí, ambos son unos genios. Pero la historia, aplaude a Amancio y se rinde ante Balenciaga. Un beso

Anónimo dijo...

Holly, tienes el mejor gusto del mundo de la moda.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Gracias.

Miss at la Playa dijo...

lamentablemente es tan difícil encontrar estampados florales decentes con un precio asequible...

srta a dijo...

Me encanta el look de la sexta foto, la combinación rosa y verde con collar a juego y cinturón extrafino en dorado combinado con los zapatos... es perfecto! Y con las gafas aviador, cartera blanca,y pañuelo liberty, me encanta!

Besitos!!

Anónimo dijo...

Holly, tu q eres la biblia d la moda, q significa KITSCH?


todo mu bonito, como siempre.

Anónimo dijo...

A mi verde y rosa no m gusta:S

Holly Golightly dijo...

Miss At La Playa. Moderación es la palabra clave, por ejemplo, estampados liberty o el toile de jouy, con alguna flor y, un look monocromo es la clave. Simplicidad y moderación son los dogmas. Un beso

Srta A. Me parece perfecto el mix it. Y, especialmente, con esa mezcla y esos detalles. Perfecto. Un beso

Anónimo. Algo kitsch es algo pasado de moda, que ahora parece hortera o de mal gusto pero, sólo ahora con nnuestros ojos porque, en su momento fue algo de plena tendencia. Por su mal gusto o por estar pasado de moda llama la atención y, es hortera, grotesco y genial al mismo tiempo. Un beso

pradita dijo...

Ay! Pues yo también tengo una duda y es que siempre q leo leit motiv no se lo q es...

Holly Golightly dijo...

Pradita. Leit motiv es un recurso utilizado en el arte que se repite a lo largo de la obra. Se identifica con un pasaje, una personalidad y se repite a lo largo de la obra, como una cadencia, para simbolizar una sensación (angustia,miedo), una personalidad o, en el caso de una colección de moda, por ejemplo, que en todos los diseños haya, pongamos Ghesquiére para Balenciaga de invierno 08, la palestina o, el multiculturalismo. Un beso

pradita dijo...

10000000000000 gracias

Holly Golightly dijo...

Pradita. Nada. Un beso