jueves, septiembre 15, 2011

Los Caballeros Las Prefieres Rubias


Marilyn Monroe. El nombre es tan dulce como la mujer que se esconde -y, sí, en este caso se esconde- debajo. Una rubia platino febril con unas ensualidad innata y tan sutil que precisa de una cámara para brillar en todo su esplendor. A las mujeres guapas no se les permite ser buenas actrices porque todo el mundo se pierde en su hermosura y, en el caso de que fuesen feas, no se les permitiría ser actrices por lo que están atrapadas en un bullicioso mundo sensorial extraño. Capote pensaba que Marilyn era una absoluta delicia -aunque también fuese un tormento- y fue amigo de la estrella. De hecho, es probable que siga bailando descalza con él en el Marocco... Billy Wilder tampoco la soportaba y estaba convencido de que rodar con ella "Con faldas y a lo loco" había sido una gran tortura -aunque una gran película-. Además, Marilyn tenía una vida intelectual sensacionalmente trágica y dulcemente sensitiva, era capaz de entender que en Hollywood te daban mil dólares por un beso y unos centavos por el alma y también comprendía la frívola y descarnada realidad de mirar cómo el cuerpo de una bota delante de un espejo completamente disociado el espíritu de la materia.


Actualmente, con una gloriosa Marilyn muerta y con una leyenda tan salvaje como deliciosa, no resulta difícil comprender que la estrellona estaba estrellada y que la más bella era una pobre mujer. Marilyn buscaba la felicidad y no la encontraba. Componía poemas en los que seducía al suicidio. Enseñaba sus cicatrices delante de una cámara cubierta apenas por nada, tan solo con un velo como el del templo de Jerusalem que, claro, al final, se rasgó. Marilyn tiene incluso su maldición negra persiguiéndola. No pudo envejecer. Quizás no quiso. La muerte la encontró al margen de toda circunstancia y se la llevó enfundada en un traje de Pucci verde agua. Cantó aquel Happy Birthday desgarrador en medio de la conmoción de todos. Cantó sobre los diamantes y sobre las rubias. Y Capote quería que cantase con acento del Sur que no quería dormir ni morir sino correr por los prados del cielo...


Sin embargo, el mito de Marilyn sigue bien vivo. Probablemente es una cuestión de morbo. O quizá no. Marilyn también necesita el filtro del tiempo para brillar. El blanco y negro desfasado de Some Like it Hot me parece un dulce acompañante para la escasa o amplia sutileza de Miss Monroe, según se considere. No obstante, parece que la rubia sigue dando que hablar. No se trata ya sólo de que Marilyn -que nunca fue un icono de moda para nadie pese a que sí que ha sido una inspiradora con su esencia para muchísimas personas- haya marcado tendencia. A la Monroe le gustaba Pucci, le gustaban los vaqueros cortitos, las blusas anudadas a la cintura, los libros, el pelo platino y carecía de gusto y de perspectiva. Capote contó muchas veces que la pódías confundir con una monja si la vieses vestida a veces. Monroe quería ser una mujer normal y esa es la antítesis de lo que es una verdadera marca tendencias. No obstante, eso no la ha impedido convertirse en todo un mito y en un icono.


Anna Wintour la ha convertido en su portada de Vogue USA de octubre de 2011 fotografiada por Leivobitz. En el interior, Michelle Williams hace un remedo de varias imágenes icónicas de la artista. No me satisface nada la producción.  


Ni que decir tiene que no le llega a la verdadera ni a la suela del zapato pero tampoco tiene el encanto de la histriónica sesión de Lindsay Lohan para Vogue España de hace un tiempo. En aquello todo tenía un halo de atrezzo, de prefabricado, de absurdo... lamentablemente no se puede decir lo mismo de Vogue US. Marilyn está criando malvas parecen decir sus imágenes. No tiene vitalidad. No tiene chispa. Y bien sabe Dios que si algo tenía la Monroe era chispa...


No obstante, no es la única revista que ha caído al influjo de la rubísima. Ciertamente pretender que todas las rubias platino se parecen a Marilyn es una boutade. Sin embargo, uno no puede evitar comparaciones -odiosas- con la portada de Vogue París Octubre 2011 -!también coinciden en el mes!-. Es curioso pensar que la wasp Wintour encaja en gustos con la Alt que siempre ha querido más bien ser un chico chicazo. Ambas escogen un vestido de fiesta rosa, una rubia platino y un fondo azul. Incluso la postura es similar. Aunque USA es más recatada y privada y París escoge algo más descarado y sexual. La verdad es que en este caso, la Marilyn es menos íntima y más prefabricada versión L.A. Algo que Alt ya ha explotado como con la Daria que recorría vestidita de Chanel las palmeras de Hollywood... Hay más piscinas, más cielos azules, más platino, más lentejuelas, más vestidos de fiesta con ballenas y menos dulzura. No es ya la Marilyn Monroe auténtica sino más bien una carnación hollywoodiense. Como cuando a Kim Novak los estudios la querían llamar Marilyn.






Pero las cosas no paran con la falta de originalidad o la uniformidad estilística de las dos cabeceras más importantes del mundo de la moda y del estilo. No. Dior, el contrapunto de Chanel y actualmente barco sin capitán, ataca. Grace Kelly, Marlene Dietrich y Marilyn Monroe se topan con Charlize Theron. Marilyn se cruza tres veces en el anuncio como si quisiera decir que este octubre es suyo. J´Adore de Dior, el perfume por el que Carmen Kaas se convertía en musa dorada al bañarse en una piscina de auténtico oro líquido, se ha vuelto más comercial. Mucho más. La sudafricana se hizo cargo de su imagen y pasó a desvestirse al ritmo de la música en las televisiones. Y parece que funcionó bastante bien. La dirige Jean Jacques Annaud bajo la música de Heavy cross del grupo Gossip. Primero Marilyn se pinta los labios, luego es la única que tiene voz diciendo Dior con voz acaramelada y finalmente sale junto con las cuatro damas en escena. La Kelly, la Dietrich -que realmente está un poco perdida en el vídeo- y la Monroe miran a la Theron pasar de largo. No obstante, es bien curioso que la mujer que dormía desnuda salvo por unas gotas de Chanel Nº5 sea la escogida para vender J´Adore de Dior...

Pero es que es verdad lo que Capote decía, el mundo es peor sin ella.
Por eso hay que rescatarla.




12 comentarios:

Anónimo dijo...

Un artículo de primera.
Me encanta tu blog.
Ves las cosas que nadie más ve.

Pero Marilin nunca me gustó demasiado...

Maika dijo...

Tienes toda la razón, hay portadas "recordatorio" que parecen una broma

Holly Golightly dijo...

Ánónimo. Muchas gracias. Marilyn nunca ha sido mi favorita, sin embargo siempre me ha encantado Con faldas y a lo loco. Un beso

Maika. :) Michelle Williams no puede parecerse a Marilyn y a Mia Farrow. Puede que haya mujeres que puedan ser ambas, pero yo no me creo a alguien que en 2009 la venden así y en 2011 asá. Un beso

Hummingbird dijo...

Adoración es poco, me viene desde pequeña y nadie jamás podrá revivir su persona ni personaje -reencarlo- Las pseudomarilyns resultan grotescas...

Precioso post. La belleza de Marilyn brillaba mucho más en su vida privada que en los eventos públicos. Es curioso el contraste de las líneas sencillas en su manera de vestir en la vida privada frente al exceso en la pública. Billy Wilder dijo sí que era imposible trabajar con ella: la impuntualidad, el bloqueo para recordar hasta el más simple de los diálogos... pero que Marilyn Monroe sólo había una.

Post a favoritos YA, ;)
un beso Holly
Humm

Anónimo dijo...

Para mi Marilyn tienen lo que llaman "CARISMA".
me gusta michelle william, pero en esa portada es como una idea que en teoria es buena pero en la practica hace agua .
un beso

Anónimo dijo...

Para mi Marilyn tienen lo que llaman "CARISMA".
me gusta michelle william, pero en esa portada es como una idea que en teoria es buena pero en la practica hace agua .
un beso

Holly Golightly dijo...

Humm. Bonito comentario. A Wilder le fastidiaba especialmente que la aprobación a las actuaciones de la Monroe se la diese su profesora Paula, y no él. :) Mua

Anónimo. A mí Michelle William me da tan igual que creo que no tiene ni nombre el sentimiento. Indiferencia probablemente. Pero no simpatizo con la gente pesada... al menos, de primeras. Marilyn era una fiera de la pantalla. Un beso

BeSugarandSpice dijo...

que comentario tan bonito, Marilyn era única en su vida y así lo transmitía en las fotos y la pantalla.
Un beso

Anna F. dijo...

Un auténtico icono, sin duda. Me encantan tus artículos!

www.chic-glimpses.blogspot.com

Holly Golightly dijo...

BeSugar. Gracias. Un beso

Anna F. Muchas gracias. Un saludo

por Yimi dijo...

qué hermoso escribes!

Holly Golightly dijo...

Yimi. Gracias. ¿Qué tal estás?, hacía tiempo que no te leía. Un beso