domingo, febrero 28, 2010

Mi Chanel A La italiana


Moschino. Una marca que nació con un espíritu irreverente y destinada a escandalizar -un poco al menos- a la acomodada y refinada burguesía que cuida de las acacias y limpia con trementina. Ha acabado convirtiéndose en Chanel y es, más Chanel que Chanel. Creo que esto también es una ironía. Si París es el centro del mundo, Italia es el centro de las pasiones, de la moda, de la música, del estilo, del arte de vivir.

Italia es un país mágico. Hace sol, el cielo relampaguea en azul, las nubes no manchan el reflejo del sol en la piel, sus mujeres son hermosas, curvadas, sensuales, sus hombres son caballeros canallas y dan ganas de moverse siempre en Vespa. En Italia hay ardor, pasión y un ahora o nunca a cada instante. Desayunas con champagne, tomas melón con jamón y compras periódicos con claveles rojos.

Lo que diferencia a Moschino de Chanel -o a París de Milán- no es nada más que el orgullo frente a la soberbia. Francia es orgullosa, se hincha como un pavo real con más ojos que Argos frente a Italia que es soberbia. Sus señoras llevan los labios rojos por ardor y no por coquetería. Son sexo y no erotismo y son sobrecogimiento frente a emoción contenida.


Son esposas de mafiosos, hijas de mafiosos, espías, bailarinas en un local de mala muerte, putas de esas que retrataba Caravaggio y que sólo en Italia pueden ser vírgenes, carne trémula, alcohol, el sonido del fuego consumiendo la antorcha y la lluvia empapando las estatuas de mármol por la calle a altas horas de la noche. Son jaleo, gentío, muchedumbre, estruendo, campandas y descaro.

Italia realmente es el único país de los excesos. Azul muy azul en el mar, costa escarpada, arena dorada y blanca, arte, Imperio, sangre, patria, dioses, leyenda la de Eneas y la Afrodita de Troya y encanto. Italia es, inevitablemente, caos y destino. Y por eso no es la tierra de Chanel, ni de Dior, ni de Yves Saint Laurent.


En los armarios italianos de postín -con posibles aka- no reinan ni Dior ni Chanel con sus señoríos. La elegancia francesa es demasiado fria, demasiado comedida, demasiado en blanco y negro. Sus parisinas demasiado moderadas, las fiestas demasiado de postal con la Torre Eiffel iluminada, la Rive Gauche demasiado bohemia para Italia y sus dandis, demasiado impostados para ser de verdad...


En Italia, los vestidos son de rojo Valentino y sus mujeres son de rojo pasional. Italia es oro y barroco, sangre y lujo y decadencia y exageración. Italia no es chic. Es una diosa y una puta al mismo tiempo. Italia es exageración, dramatismo, melodrama, carcajadas y lágrimas cargadas de máscara de pestañas, sábanas que huelen a perfume y a carmín, escarapelas, collares de perlas, amantes, cornudos, vicios y pecados.


Y misa el domingo a la mañana como si nada pasara.


Aunque con ese aire canalla de "aquí no pasa nada y pasa todo", con ese espíritu de somos nosotros y ninguno más, estamos aquí y ahora y no vamos a vivir para siempre, disfrutemos del presente. Porque las italianas no necesitan un dos piezas para estar perfectas. No son perfectas.


No quieren serlo.
Pero te dejan amarlas.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

genial tu blog como siempre

y el post precioso

¿has vivido en italia?

M dijo...

me encanto tu entrada...todo lo que escribiste
y las fotos son geniales
conocer Italia es uno de mis sueños...
te dejo un beso
Maru

M dijo...

me encanto tu entrada...todo lo que escribiste
y las fotos son geniales
conocer Italia es uno de mis sueños...
te dejo un beso
Maru

Ivania santos By DIAMOND dijo...

Mi encanta tu blog!! <3

loveeee looks!!!

Ivania santos By DIAMOND dijo...

Mi encanta tu blog!! <3

loveeee looks!!!

Pau dijo...

Tan veraz descripción de la cultura italiana y todo por una colección de Moschino;) de nuevo me quito el sombrero Holly.
XXX

Paupe dijo...

Fantástica como siempre!!!

Te hemos linkado, http:\\fashionatthecity.blogspot.com

Holly Golightly dijo...

Anónimo. He estado muchas veces. Un beso

M. Muchas gracias. Un placer. Un beso

Ivania. Gracias

Pau. Hay unos muy monos en la colección :P Un beos y gracias

Paupe. Un beso

variopaint dijo...

Un post maravilloso Holly; me llevó lejos.

Un beso

M.

Holly Golightly dijo...

Variopaint. Muchas gracias. Un beso

"Vishí e Puà" dijo...

Buongiorno Holly!
Como italiana amante de la moda comparto absolutamente tu postura.
No somos perfectas las italianas pero quizás nos lo creamos. ¡Y no es malo! Creetelo tú y los demás también se lo creerán ¿verdad?

Y gracias por este homenaje a Moschino.

Te abrazo

Anónimo dijo...

Me ha encantado todo el texto Holly G.
Muy, muy bien.

Jajaja, te espero hoy, donde siempre.

Saludos,

M.

Botica Pop dijo...

son como las mujeres del norte de mi patria. no las tex-mex, como a veces dice quinqui. no. mexicanas.
las mujeres de los narcos (los traficantes de drogas). pasan de chanel y de dior, eso está bien para la esposa del presidente y las lideresas sindicales corruptas que necesitan ir de respetables. a las nuevas ricas del norte les gusta el lujo, las pieles, el oro. que los otros noten lo que cuesta aunque jamás hayan oido hablar de milán. repasando desfiles, no he parado de pensar en ellas.

Hummingbird dijo...

italia es para perderse -y no volver-

la colección me ha dejado sabor a 'dallas' (la serie). precioso ese vestidito marinero pero el estilimo me ha descolocado por completo.

nada como ver una colección y disfrutar de una escapada -es que me iba mañana mismo.

un abrazo holly, XX!

Holly Golightly dijo...

M. Qué cortés con lo de saludos. Un beso

Botica Pop. :) Precioso el comentario. Un beso

Hummingbird. Nos hacen viajar. Un beso

olieteworld dijo...

Me encanta el look agresivo en una mujer.
Un abrazo desde OlieteWorld
Nacho

Carleta dijo...

Fascinante^^

¿Para cuando algo de España?

Shopaholic dijo...

Que maravillosa Italia, fantástica la colección y sobretodo sobretodo fantástica tu entrada, esto sí que es pasión.

Un beso Holly

Holly Golightly dijo...

Nacho. Un beso

Carleta. Hablé de Lemoniez y quizás de Berhanyer hable, Un beso

Shop*. Muchas gracias. Un beso