lunes, octubre 26, 2009

De Consentidas Y Consentidores


De zorras caprichosas. Novela negra. Proselitismo. Y snobs.

Volvemos a centrarnos en los problemas de actitud tan humanos. Los caprichos. Quien los disfruta y quien los paga. Es una curiosa dicotomía sobre todo desde que se puso de moda el comprar comprar comprar para gastar gastar gastar dinero dinero dinero que diría Warhol. La niña de nuestros ojos -Visa- se lleva nuestro disfrute. ¿Y qué subidón produce salir a la calle con un montón de bolsas atestadas de cosas y que la gente te mire como sorprendiéndose y tu pienses en la suerte que tienes, lo mucho que lo mereces y lo poderosa que te sientes?. Que luego te lo pongas o no es algo secundario totalmente. ¿No?

Probablemente esto enraíza con el auge del snobismo y el arribismo que, ya sabemos todos, que son tan antiguos como la humanidad. Ir cargada de bolsas de Zara supone satisfacción. Ir cargada con bolsas de Chanel supone un orgasmo. ¿Y quién dijo que el deleite era frívolo?

Ser o querer ser es algo entre admirable y patético como suele pasar casi siempre. Puedes parece una persona interesante y al segundo un completo inepto que no sabe dónde tiene a mano derecha. Las diosas que saben que lo son, son más diosas que las que no lo saben. Frías, tersas, con el vestido recorriendo su espalda y marcando su contorno salvaje y ardiente de sexo. Aunque, también lo son más para mirar que para "disfrutar". Esto se resume en aquello de Ava Gardner y el ir a contarlo. O en eso de que "los hombres se acuestan con Gilda y se despiertan conmigo".

Las femmes fatales de palo suelen ser de apariencia. De lejos... cuelan. De cerca... no cuelan. Como los bolsos falsos. Que, además, suele hablar de su procedencia el entorno en el que se mueven. ¿Ópera o Cabaret? al caso.

Con las viudas negras pasa algo parecido. Entremezclado con carmín, sexo, sangre y sudor. Uno sabe a qué atenerse. Y, luego no puede quejarse....

La existencia va a ser trágica y ellas son mujeres de lo efímero.

A una mujer a la que uno satisface - o no, habrase visto- en alma, cuerpo, espíritu y armario. Uno, no puede aspirar a estar en su corazón. Es dueño de un hermoso envase con fecha de caducidad muy cercana. Quiero decir que hay relaciones de amores de una noche. Nos enamoramos -o no- de eso que se va a desvanecer. No sé si porque nos gusta sufrir o porque alternamos el papel de castigadores con el de vengadores...

Y es que, somos unos snobs del amor. Del sexo y del armario. Y para muestra, un botón. Vestido de Balmain modelo desarrapado-fulana borracha busca desquitarse sábado noche por 12.000. Y, lo triste es que si lo cuesta, lo vale. ¿O no?

Pues eso, que nos va la marcha.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Este y el de la fertilidad, de lo mejorcito que tienes.

Y ya es decir

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Muchas gracias.

Mqr dijo...

El capricho es muy malo y un vicio. Matas por algo que quieres y cuando lo tienes lo desprecias y fijas otro objetivo y asi va pasando la vida

bss

Holly Golightly dijo...

Mqr. Un beso

Miss T dijo...

tu mejor post!!

Holly Golightly dijo...

Miss T. Gracias.

Anónimo dijo...

Es una vulgaridad pero lo completo Holly

desquitarse con un -buen- polvo.

ANDYTOP77 dijo...

los caprichos tambien son importantes, motivan a las personas para conseguirlos y es cierto que son un lujazo, si llevas una bolsa de Versace o Chanel es un orgasmo y las de Zara o Mango cosquillitas nada mas, pero muy agradables.
Soy caprichoso por naturaleza y estoy orgulloso de ello porque siguo apreciando todos y cada uno de esos caprichos.
Un post genial¡¡¡¡

Holly Golightly dijo...

Anónimo Algo así. Un beso

Andytop77. Gracias. Un beso

Pau dijo...

Todo depende del color del cristal con qué se mira ...

Un beso

Holly Golightly dijo...

Pau. Relativistas hasta la muerte o hasta que nos maten, claro. Un beso

Anónimo dijo...

Holly pero qué bien que me escribes

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Gracias

isabel dijo...

Pues a mí con los años, ya me va apeteciendo tener un orgasmo (por lo de las bolsas de Chanel) y que alguien se acueste con Gilda y se despierte conmigo. Creo que me he vuelto bastante más frívola con la edad.
Besos desde Estella.

Holly Golightly dijo...

Isabel. No te creas, es cuestión de sacar lo que YA hay en nosotros. Un beso