jueves, mayo 15, 2008

El Báculo De Dior


Christian Dior fue rey de la Costura y tuvo su propio cetro, un soberbio bastón majestuosamente báculo que le sirvió para guiar la moda, el mundo y a la mujer durante los diez años en los que el irreverente genio de la lírica, la forma y la escultural belleza se sirvió de la moda para cambiar al mundo. Alargó las faldas como un tirano, convirtió el canon estético en la vuelta de la femineidad exagerada y tiránica del objeto sexual racional y salvó Francia. Él, Christian Dior y un báculo y cambió el mundo. Realmente Arquímedes tenía razón, un punto de apoyo puede mover el mundo; que se lo pregunten a Dior, a Christian Dior y a su bastón.


Ahora el mando de Dior lo tiene John Galliano, genio, adefesio, crítico con el mundo de la moda y, al mismo tiempo, genio comercial. Loco de las prendas, los tejidos, la forma imposible y el espectáculo como espectáculo que -¿Quién sabe qué?- consigue beneficios y ventas. Aunque, muchas veces, renunciando al puntillismo dictatorial de Monsieur Dior o al ingenio de Saint Laurent a favor de eclipsar.


Y, ahí surge la pregunta. ¿Puede la moda eclipsar a una mujer? La moda es una labor que trae belleza al mundo. La moda convierte a la persona en mujer, a la mente, en cuerpo y al pecado en deseo. Hay moda las veinticuatro horas del día acompañando desde el desayuno con un sencillo vestido blanco de voile, hasta la cena con un soberbio traje cóctel años cincuenta; marcando el paso con un zapato de salón de tacón alto sobre el suelo de damasco o viendo a la sutil chinela caer a los pies de la cama en un silencio sepulcral que rasga el clímax; delineando el labio carmín besado o profundizando en la expresión de los verdaderos ojos y del mirar; acompaña a una mujer precediéndola a su llegada y alegrando su marcha o, sencillamente, haciéndola eterna.


Y, a nadie le importa si se lleva Prada o Zara; si es Monsieur Dior o Madame Chanel o si es gasa o brocado. Estilo. Clase. Elegancia. Glamour. Un diamante es para toda la vida pero un recuerdo, dura más. Y un recuerdo es el del New Look de Dior, ella, la mujer, espléndida como una flor. Es la mirada escrutando el espejo, el fondo de la Torre Eiffel hecha traer para la parisina, la dama hecha mujer y la mujer hecha dama. Estilo es la palabra clave y uno se pregunta: ¿Es esto Dior?


Siempre he pensado que una casa debe morir con su creador. Poiret murió con Poiret -arruinado y olvidado-, Chanel debió fenecer con Gabrielle y Dior debió perecer con el yo de Dior y yo. El problema es el olvido. ¿Quién recuerda a Fortuny y quien a Paquin?, ¿Alguien habla de Le Dix de Balenciaga, Vionnet o Mainbocher?, ¿Cuántos aprecian la Costura del inglés de París (Worth)? y, en cambio, ¿Cuántos ven al Dior de Galliano, al biónico androide de Balenciaga con Ghesquiére y al patidifuso y maltrecho Vuitton de la mano de un psicotrópico Marc Jacobs? Todos, todos que son alguien y ninguno.


El báculo ha pasado de mano. La decadencia del imperio. El príncipe destronado. La grandeza perdida, la decadencia. Hecha un pequeño e inocente bastón o un omnipotente árbitro de estilo. ¿Ahora venden ropa y antes filosofía? Probablemente sea terrible dejarte matar por una sisa como Chanel pero, quién decide porqué morir y porqué no dejarse matar? Si me consultan, quiero quedarme. Si no, que Dios me lleve terminando una sisa si eso me deja un buen recuerdo y, si no, el Ritz de París y trompetas sonando al caer de las lágrimas de Saint Laurent y un fausto de estado no como a Isabella Blow o a Gianfranco Ferré sino como a Versace o a Gucci. Con escándalo y con paso a la posteridad. Aunque me tenga que matar un mafioso. Aunque el cetro caiga y se haga añicos. Armani, te suplico que mueras de pie. Vale más morir de pie que vivir de rodillas. Difunto Dior. Eterno Christian Dior.

14 comentarios:

mía dijo...

Me quedé pensando en lo que dijiste acerca de que una casa de ropa debe morir con su creador.. qué haríamos sin Dior, sin Chanel, sin YSL, sin Balenciaga, sin ahora reciente aunque no muerto sino retirado Valentino?
nos quedamos sin moda. nos quedamos sin casas de moda por Excelencia.... nos quedamos con lo nuevo...entiendo que muchos diseñadores se instalan en una casa de ropa y hacen estragos, las desprestigian o simplemente las cambian, pero creo que prefiero eso antes de perderlas completamente... la escencia del creador siempre vivirá en la casa..

un saludo Holly, te espero en mi blog!

BoatoLuxo dijo...

Para mi la única persona que puede pecar de tirana es Chanel, pero Dior no lo hizo nada de mal. En cuanto a Galliano, es un adefesio que lleva el barco a mal puerto.

saludos.

Señor Quinquillero dijo...

Yo a veces estoy muy a favor de que una firma muera con su creador, pero claro, hay mucho dinero en juego y eso casi nunca sucede. Si Valentino se hubiera retirado fusilando su marca hubiera creado una leyenda, que no digo yo que no sea una leyenda (que lo es)

Saludos Holly

Trapiello dijo...

Cada epoca con lo suyo,evidentemente Valentino nunca sera Valentino,ahora sera una marca comercial,es que yo muero por un rojo Valentino,pero de los del maestro!!!

Holly Golightly dijo...

Mía. No comparto la idea. Si yo muriese dejando una firma no me gustaría que cualquiera se metiera en ella. Es mi vida. Y siempre habrá genios y, si no, pues es lo que hay. Un beso

Boatoluxo. Galliano es genial y tremendo. Un beso

Señor Quinquillero. Repetiré mil veces que una marca es tu vida, es como si hubiesen hecho una continuación de Miguel Ángel o alguien escribiriera la tercera entrega del Quijote. Un beso

Trapiello. Es que Valentino es Valentino y no Fachinetti. Por eso son homónimas al creador, porque son su esencia. Ahora, a mí si continuan Marchesa o Versus de Versace me da igual, o Miu Miu o DKNY... Un beso

Nemerae dijo...

oLa!
Genial el texto, y te hace reflexionar. Si algún día yo yego algo en el mundo de la moda, soy muy mía como para dejar la firma con mi nombre en otras manos q no sean las mías... a no ser q confíe plenamente en q va acontinuar con el mismo estilo con el q yo comencé, con las mismas ideas. Chanel no será igual q sus comienzos, Coco hizo sus diseños y Karl otros, pero croe q el espíritu de la firma se mantiene más o menos intacto.
1beso!

Anónimo dijo...

Mía, la esencia del creador no tiene porqué seguir en la casa. Lo mismo que hace Pilati para Laurent lo puede hacer en su propia firma, porque no es YSL, es Pilati. De YSL sólo tiene el nombre, como todas actualmente.

Doublecloth dijo...

Sublime como siempre!! Me da la impresión que en cada una de tus reflexiones existe una especie de nostalgia por la elegancia, a veces perdida (que yo comparto, of course). Un beso

Holly Golightly dijo...

Nemerae. Yo nunca la dejaría. Un beso

Anónimo. Exacto. El nombre y nada más. Un beso

Doublecloth. Gracias. Un beso

Angie dijo...

Hola!!
Quería felicitarte por tu anterior post sobre Claudia, está genial escrito y las fotos son espectaculares.
Cuando tenga un ratito me pasaré más a fondo en tu blog porque está fenomenal.
No obstante, te invito a que te pases por el mío.
Un saludo!!

Holly Golightly dijo...

Angie. Gracias. Un beso

Anónimo dijo...

Holly, has trabajado en la moda alguna vez?TE gustaría trabajar en ella? DE haberlo hecho de que? si no lo has hecho d q te gustaria??


Besos.

Archi dijo...

Coincido contigo respecto a que cada marca debería terminar con la muerte de su fundador. Muchas veces pensé eso y hoy tu me lo has ratificado.
Excelentes comentarios como siempre.
Felicitaciones y besos
Richard

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Me gustaría ser diseñadora y socialité, que no es celebritie. Algo como icono o musa. Pero también creadora. Un beso

Richard. !Me sonrojas! Un placer. Un beso