viernes, mayo 16, 2008

Princesas De Manhattan


Oscar De La Renta es ése hombre adorado por todas las mujeres de Nueva York que se mueven entre Southampton en verano y París en los meses de los desfiles de moda, que viajan en crucero por Sudamérica y cuyos maridos seguían fumando puros habanos a pesar del bloqueo a Cuba. Es el hombre al que todas buscan cuando en invierno necesitan un abrigo de leopardo o un vestido de cóctel o, cuando necesitan ropa para su próximo crucero de placer por las Islas Griegas. Es el nombre sagrado de la moda neoyorkina y siempre tiene un lugar de honor en Vogue USA, el timón del mundo de la moda por antonomasia y, un espacio en el corazón de toda verdadera elegante. No es complicado pero ¿Quién quiere espectáculo y quien prefiere elegancia? Como dicen “Si vas de fiesta, vas de Oscar”. Todo explicado.


Pertenecen a ese círculo de damas que viven la moda desde la primera fila del desfile, es decir, a pie de pasarela y que, quizás no sepan los milagros de Chanel, la vida y obra de Saint Laurent o el talento innato de Margiela pero que saben lo que es pisar con Jimmy Choo, brillar descendiendo una escalera de mármol de la embajada británica en Nueva York vestida de Alta Costura por Lagerfeld para Chanel y lo que es llevar un conjunto de verano de Prada en dos tonos para los almuerzos benéficos. Quizás no sepan nada de moda, pero la viven. Y añaden ceros a los salarios de los creadores y, en el fondo, financian el sueño de los meros espectadores.


Estados Unidos nunca tuvo nobleza, quizás porque llegó tarde y se encontró con sólo la decadencia del título nobiliario o porque prefería vivir en el nuevo mundo de la nueva era o, porque si quería una Princesa podía tener una Dama pero, lo cierto es que Oscar De La Renta las viste como si lo fueran. Ampulosas, voluminosas, pomposas, decadentes y como un pequeño objeto muy caro y muy bello y, ellas están encantadas. Deseable, la mujer americana desea De La Renta. Oscar le llaman ellas. Je ne sais quio no, ellas ya saben qué, Oscar. Punto.


Oscar De La Renta es como Oleg Cassini, en el fondo es un europeo. Lo que hace no es nuevo, igual que no lo era lo de Cassini pero, si el francés afincado en América logró hacer suyos la línea A de Dior, el pill box de Halston, el aire rígido y femenino al mismo tiempo de Saint Laurent y la soberbia confección femenina de Balenciaga; Oscar De La Renta hace lo mismo. ¿Veraneas en Capri y tomas Martinis a las dos de la tarde? Oscar. Porque Oscar es tan francés como Saint Laurent, tan español como Balenciaga, tan francés como Dior, tan americano como Halston y tan señorial como Valentino o tan respetado como Lagerfeld en el Upper East Side. Y, todo eso, bajo el paraguas de una misma marca. ¿Genial o genial? Quizás, genialmente locuaz o genialmente plagiador. Pero, qué más da. Es De La Renta.



No son Jacqueline Kennedy y tampoco son Grace Kelly quizás porque jamás han pretendido ser europeas o porque sus vidas eran demasiado tristes pero, lo cierto es que siempre las han admirado. ¿A quién le importa Rachel Zoe si puedes ser una mujer de verdad? Seguramente la respuesta a la pregunta sea ver el pasado, mirar el filtro del tiempo y ver porqué Jacqueline K. y Grace K pasaron a la historia y porque Mischa Barton, Nicole Richie o Lindsay Lohan son nombres que suenan más a alcohol y a escándalo que a elegancia y que tampoco son Warhol o Studio 54.


No quiero dar ideas pero aún no he visto ningún De La Renta pululando por ningún fotolog aunque, para ser sincera, tampoco les visito así que puede ser que sí, y, eso para mí, -al menos para mí- (y sí, mi madre me ha recordado que eso es un poco fascista) es un punto a su favor. Será que todo lo de Oscar De La Renta se queda en Estados Unidos porque hay muchas millonarias tejanas de Dallas, muchas neoyorkinas dedicadas a nada y mucha jet set. Jet Set. Millonarios. Hedonistas. Narcisistas y ególatras. Princesas de Nueva York sin título nobiliario pero cumpliendo a rajatabla la etiqueta del Rey Sol.


Cortesanas que no son nobles pero que son burguesas. Amables capitalistas, introvertidos caballeros de traje gris y matronas de la Alta Sociedad que destellan de Oscar De La Renta. Nadie se debe llevar a engaño, Oscar De La Renta no son pretensiones. Vende para una clientela muy rica, con apartamentos de siete dormitorios cercanos a la Quinta Avenida y para gente que o tiene un Mercedes con chofer o tiene un TownCar a su disposición y que no considera que Starbucks sea un lujo por costar cuatro dólares. Starbucks más bien el deseo de todos los que aspiran al lujo porque digan lo que digan, sólo es café muy dulce y “No hay café malo, sólo falto de azúcar” puede ser algo extensivo a sus productos. Aunque quizás los cuatro dólares los cueste el servicio, el increíble ambiente que es la calle o el magnífico vaso de plástico que te puede hacer sentir como un mendigo pidiendo o declamando su dosis diaria de cafeína, nicotina o cocaína o como Ashley Olsen por muy parecido que ambos términos sean. ¿Café a cuatro dólares? Eso es o una posibilidad para multiplicar la fortuna familiar o un intento socialista de lujo si es que eso existe.


Oscar De La Renta es un modisto sabio. Crea belleza. Crea prendas bonitas. No son sublimes, no tienen un corte que pasará a la historia y no ha innovado en toda su carrera pero, seamos sinceros, ¿a quién le importa? Al final, la moda es belleza. Y, en eso, De La Renta es un as. Te lo aseguro, si ves refulgir tu persona en un espejo por llevar un abrigo de color coral de Oscar, el abrigo vale su precio. Y, eso es la moda. Y, eso. Damas y caballeros, millonarios y mileuristas, amantes y amados, fanáticos del lujo socialista o del lujo -casi- fascista es De La Renta. Pero no busques a Ghesquiére y tampoco a Viviane- Él es un noble entre burgueses.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Holly, haces soñar...

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Es lo más bonito que me han dicho. Un beso

Clara Sheller dijo...

Es el más lindo del mundo! Sin lugar a dudas!

Miss at la Playa dijo...

óscar de la renta es igual que un profesor que tuve de matemáticas, me acabo de dar cuenta :D

daan dijo...

looove oscar de la renta. great blog sweetie

Yo,Douglas dijo...

Bueno dejando al Sr. de La Renta, un poco de lado... ¿Hablarás de Julianne Moore vestida de nuestro querido Lacroix en la alfombra roja del festival de cine de Cannes?.

Un saludo y que vivan las princesas de Manhattab

Holly Golightly dijo...

Clara. Un beso

Miss At La Playa. Balenciaga, cuando era anciano era exacto que una profesora de matemáticas que tenía yo que se llamaba Elisa. ;) Un beso

Daan. Thank you. I hope more comments . A kiss

Yo, Douglas. Cuando acabe el festival haré una review. Un beso

Nemerae dijo...

oLa!
Me encanta tu blog, es estupendo. Escribes genial y, además de ver los vestidos y demás, me entero de muchas cosas jeje.
Oscar de la Renta es genial, hace unos diseños con mucho estilo y elegancia. Me encantó el 1º negro q pusiste, con ese lazo y la tela que deja entrever un poco el cuerpo.
Y no me gusta el naranja, pero ese vestido es la excepción! me encnató el largo palabra de honor en naranja (L)(L)
Te pondré en mi lista d blogs favoritos ;)
1besazoOoO

Holly Golightly dijo...

Nemerae. Gracias. Un beso

mía dijo...

Un post escepcional. Poco se habla de Oscar...quizá es para gente mas adulta, quizá se queda en America y no viaja tanto hacia el viejo continente...que mas da? Oscar de la Renta es un genio. Anna lo dice, Carrie tambien, Pat Field tambien. Creo que eso lo dice todo.. deberíamos preguntarle a Carine que opina.

Un beso enorme

mía dijo...

ah, por cierto...si podes agregarme al link=)
gracias, cariñoss

Holly Golightly dijo...

Mia. Es verdad, pocos europeos aprecian el sabor americano, elegante, distinguido y sofisticado del señor De La Renta. Será que no es trasoceánico. Un beso y gracias. Ahora agrero tu blog, a mí recordádmelo que es que se me olvida. ;)

{this is glamorous} dijo...

Really loved this show--the lace and the layering and bright colours--beautiful!

Holly Golightly dijo...

This Is Glamorous. The show was exciting and chic. A kiss