miércoles, noviembre 28, 2007

Sagrado Balenciaga, Profano Ghesquiére


Balenciaga era tremendamente austero dicen que incluso, sumido en una profunda religiosidad sobria y destellos opacos del pasado español. Su casa siempre fue española, tanto en dirección, inspiración como espíritu; sus estancias siempre minimalistas pero cargadas de policromías religiosas, ansiedades católicas y una devoción sacrílega por el negro, tono de luto, tono de Iglesia y sus colecciones siempre elegantes, refinadas y soberbias al extremo. Grande de los grandes, citando a Monsieur Dior: “El maestro de todos nosotros”.


Balenciaga tomó dos alumnos, Courréges y Ungaro que se dedicaban, en cuerpo y alma, a aprender del más grande de los modistos de París, del más grande de los españoles; de uno de los más grandes de la moda. Cuenta la leyenda (negra) que sólo Balenciaga tuvo un competidor y que casualmente, fue Courréges. Sus estilos no tenían anda que ver, Balenciaga era sobrio, clásico, austero y sutilmente elegante; Courréges era futurista y su estilo convenció a todos y el todo París aplaudió. Bien es cierto que Courréges ha pasado al presente como una “marca menor” fruto de la contemporaneidad mientras que Balenciaga es un símbolo de elegancia y de una era. Pero lo cierto es que Courréges se liberó del “pasado” heredado de Balenciaga y desafió a sus orígenes apostando por un futuro en vez, de por clásicos.


Cuando Balenciaga se retiró, siempre fiel a su política exclusiva, resumida, extremadamente lujosa y austera el mundo de la moda lloró y sus clientas se deprimieron. Pero, poco tiempo después llego Ghesquiére que, sin duda, es Courréges II. Balenciaga es una marca con un histórico fascinante, un pasado plausible y una arquitectura y un diseño siempre actuales. Decían que Gianfranco Ferré era el arquitecto de la moda, cierto, pero Balenciaga lo fue antes creando, innovando y añadiendo teatralidad y sobriedad a la moda.


Ahora Ghesquiére, niño mimado por la moda; creador atrapado en un delirio futurista en una marca del pasado se siente en la cúspide, rozando el éxito y sentado en el trono del poder, todo lo que él toca se convierte en tendencia y, posteriormente en oro. Parece mentira que alguien cuyo trabajo actual diste tanto del de Cristóbal balenciaga sea tan aplaudido y que el mundo de la moda, sobre todo ése mundo de la moda que se considera cuna de las verdades absolutas; le aplauda, le alabe y extienda la Alfombra Roja para el creador.


La casa Balenciaga debe tener una leyenda, todo el que pasa se enamora de su pasado; aplaude su presente y cae rendido ante su futuro. A Ghesquiére le ha pasado eso; sus primeras colecciones eran un canto al pasado de la firma, a los cortes, las estructuras y los colores de Cristóbal Balenciaga, el maestro de la moda; pero ahora, desenfrenado y en una orgía de autocomplacencia y de tendencias marcadas, futuras y conquistadoras que, aún no lo entiendo, han llegado a la calle.


Sencillamente, Ghesquiére sufre el llamado proceso de pashminización; primero fue marginal; luego comprendido; posteriormente comercial; luego un destello de pasión y ahora, algo totalmente quemado, un juguete roto que dirían aunque, que vale su peso en oro. Dicen los rumores que podría volver la línea de Haute Couture de Balenciaga, sinceramente, ruego por que no. Toda la Costura debería morir con su creador (y la marca creo que también) siguiendo el ejemplo de Saint Laurent. Pero, ¿Qué pasará con Ghesquiére cuando surque el histórico?


Sencillamente Ghesquiére es un mecanismo del engranaje de la moda social y lujosa al mismo tiempo; es el propietario de la idea que se vulgariza; un hombre que olvida el significado de lujo en sus creaciones (salvo en el precio) y que se decide por el multiculturalismo comercial, por las cifras; y que se ha convertido en el estandarte de una generación abnegada al culto de la tendencia cauda y al reinado de lo contemporáneo.


Ghesquiére ha hecho un buen trabajo en Balenciaga, ha conseguido devolver a la firma a las portadas y convertir el nombre en una simbiosis entre lo moderno y lo clásico, pero, él no es el hombre Balenciaga y, mucho menos el poseedor del efecto Balenciaga. Ghesquiére es sólo un peón sacrificado por el rey del tablero, Monsieur Cristóbal quien, espera una buena jugada sacrificando a un, genial por otra parte, delirante diseñador más propio de Comme Des Garçons que de Balenciaga y, más propio del círculo del opio y del arribismo que de la cuna de la elegancia parisina. La Sagrada Moda es sinónimo del antiguo Balenciaga. Cristóbal Balenciaga era, un visionario y, un maestro amén de un genio y el único modisto de la moda. Sagrado Balenciaga, profano Ghesquiére.

27 comentarios:

srta a dijo...

Desde luego Balenciaga fue tan grande que Guesquiére no puede en ningun caso competir con el... es cierto que ha puesto las miradas de todos de nuevo en la maison pero...como tu dices él no es el hombre Balenciaga.

Me ha encantado el post Holly, a ver si te pasa por mi blog!

Besitos!!

miss dior dijo...

La casa de YSl murio con el?

creo q todavia esta presente encabezada por pilati...

Holly Golightly dijo...

Srta a. Merci. Un beso

Miss Dior. La Haute Couture de YSL "murió" con él.

Ahora Pilati se encarga de la línea de pret a porter y accesorios de la marca. Un beso

Lara dijo...

Ssisi,es profano Ghesquiére,xo...tu crees que si hubiera sido fiel a Cristobal,hubiera tenido tanto éxito???Yo creo que no,las casas tienen que evolucionar,aunnque una cosa ni kita la otra,claro!!!

BESOSS

diegulazo dijo...

Lo que ha hecho es revalorizar la marca,convertirla en dinero,en portada, en activo para multinacional,en valor global, planetario,interplanetario,en deseo de todos,en objeto cool de compradores,gente del mundillo...y eso tiene un mérito increible,otros se han quedado en el camino en otras intentonas.Y si la pregunta es si Nicolas es el hombre Balenciga? la respuesta es que ni de coña, pero Karl no es el hombre Chanel ni Alber el hombre Lanvin ni John el hombre Dior,porque todos ellos han traicionado de una forma tan brutal la memoria de las maisons en las que trabajan que ya casi no importa mientras vendan,ya sean bolsos,barras de labios o muñecas de cerámica de 500 euros.
Y que conste que respeto el trabajo de Ghesquiere en Balenciaga ,pero chica me desahogo aquí de todas esas alabanzas de las revistas de moda.FELICIDADES POR EL BLOG,GRAN TRABAJO.
Habla un día de Jean Dessés.

thesil dijo...

Sin ninguna duda Guesquiere no ha cogido el testigo de Balenciaga sino el de Courréges. Me gusta lo que ha conseguido Guesquiere: poner en la cima del éxito a la firma, llenar de 0 sus cuentas, vender, triunfar en la alfombra roja y convertir en tendencia todo lo que se propone, entre otras cosas. Pero por DioR!que no se le ocurra hacer Haute Couture!
Besos

viviana dijo...

ay chica, lo que se aprende contigo...
Besos.

Miss at la Playa dijo...

de dónde sacas todas esas fotos? son preciosas!

La Divina dijo...

Good Morning in the morning.
Today es un día muy especial for me, y estaba deseando poder compartirlo con todos/as mis bloggeraddicts.
Hoy, 29 de Noviembre de 2007 empieza una new Era en el Universo La Divina y sus mega friends. Estreno mi propio blog en Elle.es y estoy acompañada de algunos de mis amores:
- Vicky Martín Berrocal. A la que amo, eso no es una novedad.
- Darío Barrio. Uno de los bests cocineros del World.
- Lorena Morlote. ¿Qué sería de nosotras sin ella?.
- Clara Courel. Clarita for las friends, la mejor stylist que podamos soñar.
- Marta Michel. Directora de Belleza de Elle, sabios consejos algunos de los que me ha dado y que espero que compartamos everybody en Elle.es.
- Etcétera…
Os espero en mi nueva home a la voz de ya:
http://ladivina.elleblogs.es/
Espero que todas y cada una de vosotras me deje un comentario de very wellcome.
Besis, take care.

Holly Golightly dijo...

Lara. El éxito es allgo muy curioso, depende del momento y de la casualidad. De hecho, creo que la única forma que Ghesquiére tiene de triunfar es exagerar hasta lo histriónico pues con la sencillez, el quitar en vez de añadir nunca hubiese triunfado. Un beso

Diegulazo. Prometo habar sobre Jean un día. Gracias por lo cumplidos. Por otra parte, ningún sucesor es digno del maestro pues una marca de moda es el reflejo del alma, y por tanto, de su creador. No de un segundo. Un beso

Thesil. Ghesquiére en Alta Costura supondría constantes quebraderos de cabeza. Por otro lado, el devolver el esplendor a una marca es un trabajo ardua y genial. Un beso

Viviana. Muchas gracias. Un beso

Miss At La Playa. Las imágenes son pequeños tesoros. Internet es un gran fuente. Las imágenes son bellísimas. Un beso

La Divina. Gracias por informarme. Un beso

Anónimo dijo...

Nadie respeta nada, por lo tanto no creo que Ghesquiere sea el principal traidor de esta revolución. Las firmas evolucionan, a veces para bien y otras para mal, pero si nos paramos a contemplar el derrotero de cada casa no es muy dificil ver que no tiene nada que ver con su espiritu original. Sin ir más lejos lo que hace Karl en Chanel no es Chanel, es Chanel by Karl. Vale que juega con camelias, encaje, blanco y negro, acolchados, 2.55, logos, punteras bicolor y tweed... ¿pero quien dice que es así como la propia Coco coordinaría la imaginería casi religiosa de su maison?



Cristóbal era un dios y Nicolas un visionario. No hay que alabar a quién está de moda, sino al que verdaderamente es capaz de ofrecer algo nuevo y dejarte sin habla temporada tras temporada. Nicolás lo hace.


Saludos Holly.

iamposh dijo...

¡Y lo que le queda!, definitivamente sigue muy de moda, y hasta se puede copiar con un presupuesto limitado. Fijaos en cómo lo proponen en el nuevo site de ELLE, http://www.elle.es/elle/moda/consigue-el-look/estilo-balenciaga

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Yo critico mucho a Lagerfeld por ése motivo, al contrario que Balenciaga, Chanel era una rompedora, una rupturista que consiguió la (verdadera) liberación femenina. En su altar, siempre había una colección perpetúa, una inspiración continua pero aderezada con continuas innovaciones.

Lagerfeld ha hecho de Chanel una repetición continua y, ha conseguido convertir a la maison de lo nuevo en la maison de lo clásico.

Balenciaga era todo lo contrario, una casa austera y clásica que atendía a forma y a continente, al clásico y a la perfección. Ghesquiére ha descuidado todos los cánones y se dedica a experimentar.

Coincido plenamente con tu opinión. Gracias. Un beso

Iamposh. Muy buen apunte. Gracias.

eduardian_guy dijo...

Nadie duda que Ghesquiere tenga talento. Y no hace falta defenderlo. Pero Balenciaga ha sido para el la puerta a la fama y también el blanco de los criticos tradicionalistas.
Aunque se presenta como pret a porter, es mas que eso... Pero el resurgimiento de Balenciaga en la couture, sería más que sacrilego.
Ultimamente me obsesiona el tema Ghesquiere-Balenciaga... Por un lado lo encuentro increiblemente creativo, pero por otro lo veo como una vedette que se aprobecha del un nombre cimentado a base de talento, trabajo y genialidad.
No es ni siquiera comparable el talento de uno con el otro. La elegancia del lengendario maestro murío con el, Nicolas G, tendra todas las portadas, editoriales y celebrities pero su trabajo perdurará tanto como el de Balenciaga ???.

Besisimos

Holly Golightly dijo...

Eduardian Guy. Una refleción plausible, comparto todo lo dicho. Un beso

Anónimo dijo...

No para de rondarme una idea por la cabeza: el debate sobre Nicolas y Balenciaga que ultimamente lo invade todo viene a raiz de que ha colocado como must la manida palestina... cuando Balenciaga era inaccesible todo el mundo lo adoraba y ahora para muchos resulta que es un traidor. No estoy de acuerdo.

Moraleja: la culpa la tienen las famosas.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Buena moraleja, más que nada divertida.

Yo a NIcolas le llamo Genio y Traidor. Un beso

Anónimo dijo...

Yo a Ghesquiere lo llamo traidor.

tendergirl dijo...

photos magnifiques!!!!

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Yo genio y traidor al mismo tiempo. Un beso

Tendergirl. Merci beaucoup.

Anónimo dijo...

Pues a mi el actual Balenciaga me parece un desastre y no me creo una palabra de nadie que lo defienda,es como comme de garcons que todo el mundo lo adora y a mi no me dice nada al contrario me dice que no lo soporto la experimentación en moda porque es mentira y nadie lo adkiere en las tiendas pk ni sikiera llega..lo k hay es mucho miedo a decir lo k uno piensa realmente.la colccion del verano de Balenciaga es como comprar una armadura con flores...anda ya!!LUCIO CHINÉ

Holly Golightly dijo...

Lucio Chiné. Es absolutamte cuerto que la moda experimental no llega a las tiendas, no llega a la calle y menos al alma de la moda, o sea, la masa.

La colección de primavera verano es horrible, yo misma lo he dicho; Ghesuqiére es un traidor pero tiene bunas relaciones con las altísimas esferas de la moda; sus prendas se venden y sus colecciones son amadas y odiadas pero al fin y al cabo, seguidas y apreciadas.

En mi opinión, Ghesquiére es un genio, ha conseguido hace renacer a Balenciaga; ha conseguido que esa moda experimental llegue a la calle y que todo el mundo le aplauda pero, ¿A qué precio? Por eso Ghesuqiére es un traidor.

Un beso

Anónimo dijo...

No puedo comparar a Comme con Balenciaga. Lo de Comme es horrible partiendo de una base principal: ni respeta las formas del cuerpo ni favorece a las mujeres que lo llevan. Balenciaga es todo lo contrario: Nicolas es un obsesionado de la silueta y continuamente innova para favorecer el cuerpo de la mujer (otra cosa es que los volúmenes, los materiales y los estilos no sean del agrado de muchos).


A mi esa cosa tan Ghesquiere de ofrecer treinta pases repetitivos y alargando una misma idea hasta el máximo me encanta.


Saludos Holly.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. No me gusta ésa teoría de la forma de Ghesuqiére, es atento al corte pero el resultado ¿favorecedor? Los androides robóticos con esos trajes inflexibles de cota de malla, las faldas tulipa tan apelmzantes y cerradas; los zapato(ne)s de plataforma de cuero negro sacados del ¿? futuro, las armaduras, las piernas presas por botas militares...

Comme Des Gçons es, una abominación.

Un beso

Anónimo dijo...

Yo creo que Nicolas es el diseñador que hoy en dia más se centra en la silueta, sinceramente, no me parece que los resultados sean poco favorecedores, todo lo contrario.


Los androides robóticos eran un ejemplo perfecto de buena distribución de las formas del cuerpo.

Las plataformas ayudaban a que el conjunto fuera una obra arquitectónica, le daban consistencia al resultado final.


Probablemente lo dificil sea llevar esto a la calle, es la única pega que le veo, porque en cuanto a proporción me parece magnífico.

Saludos Holly.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Llevas razón, Ghesquiére se ha obsesionado con el corte pero ha descuidado a Balenciaga.

Un beso

Anónimo dijo...

encuentro el estilo de ghesquiér muy simple y decadente comparado con el gran mousrto sagrado de la moda ose balenciaga .