domingo, agosto 19, 2007

Paris, je t´aime


La opulencia y el glamour de los años 20 y 30 han cubierto las pasarelas y han inundado nuestro armario. Del estilo Chanel a la masculinidad y, a la noche de gala de los Felices Años 20s. Se llevan las damas de época, de aquellas que fumaban con boquilla, morían por unas perlas y hablaban el lenguaje de Cupido con el abanico. Damas con los labios en rojo cereza impregnados por el vino que toman coqueteando con la mafia, damas que ejercitan el consumismo del esplendor y decadencia. En definitiva, ¿damas?...


Un espíritu cabaretesco para las damas devotas de Worth que lo traicionarán por Poiret. Tocados de organza con flores llamativas, vestidos de encaje, abrigos bordados, perros de compañía y zapatos de T. Todo lo necesario para pertenecer a la efímera sociedad de los años 20s en la que la opulencia, será la sentencia para el final.


Damas de sonrisa fácil y belleza efímera. Noches de gasa y chiffon, copas de champagne y zapatos de cristal para las damas de alegría caduca y mirada sombría. Siluetas ceñidas que dejan entrever los reflejos del cuerpo, sonido retumbante de zapatos de salón y sinfonías tristes para la dama. Broches y botines bailan al ritmo del cabaret, noches de plumas, días de gasa y guantes de cuero.


Damas de sonrisa fácil y belleza efímera. Noches de gasa y chiffon, copas de champagne y zapatos de cristal para las damas de alegría caduca y mirada sombría. Siluetas ceñidas que dejan entrever los reflejos del cuerpo, sonido retumbante de zapatos de salón y sinfonías tristes para la dama. Broches y botines bailan al ritmo del cabaret, noches de plumas, días de gasa y guantes de cuero.


Prometida al millonario se ha encaprichado del que toca el piano, casada por interés y viuda asesina. Ahora tiene vía libre para escapar con el que marca las notas de la sinfonía de su vida, tocado de viuda negra, vestido de luto elegante, demasiado alcohol en sangre y, pendientes de brillantes. Tiene gustos caros la amante pero, ahora es viuda y no necesita rendir cuentas con nadie. ¿La esperará su amado o habrá encontrado a otra de cabellos más cortos y que viste a la moda?


Estrellas de la tarde que parecen irreales. Rostros desencajados y miradas de velatorio, sombreros calados, faldas que se mueven al ritmo de las caderas y ojos perfilados en negro carbón. Calzan botines de cordones en charol, lucen pendientes de color y uñas de satén, blusas holgadas y anillos art decó.


Una imagen de glamour caduco, altivo e imponente. Luce un vestido de terciopelo ceñido con la espalda como zona erógena. Una estola de piel de visón, un tacón provocador, un tocado revelador y maquillaje de color cereza. Mira provocativa, casi erótica en una postura sexual, imponente, rotunda.


Confidencias a la hora del té es lo que hacen las damas. Predilección por las perlas: collares, pulseras, anillos, pendientes. Encasquetadas en tonos pastel, tocadas por las bondades de la gasa, sucumben ante los rumores, presas del ocio consumado, critican, comentan, mueren por la novedad. No saben que tienen las horas contadas, el crack se avecina.


Mujeres peligrosas de curvas relamidas y de caduco esplendor. Parecen cabareteras del Chicago de los gangsters pero, son en realidad adoradoras sacrílegas de los locales de moda pertenecientes a la Haute Societé. Parisinas hasta la médula, sofisticadas y chics. Ni Worth ni Poiret, sólo Chanel…


Pendientes de lágrimas de ámbar, una boa de plumas, un vestido lencero, provocativos ligueros, botines fetichistas, media sonrisa y párpados cargados. Llena de confusiones, rotunda en su mirada. Sabe más de lo que parece, para el ojo inexperto se debate entre champagne o Burdeos pero, para el ojo inteligente de mirada larga sabe que calla algo que sabe. Algo importante.


Rojo sangre para la mujer femenina y elegante. Cancán de gasa bordado, puños y cuello de piel, botines de terciopelo, casquete de flores, limosnera de brillante satén y postura ociosa y divertida. Podría llorar, podría reír pero nunca lo sabrán.


Escogieron la fortuna y, ahora viven rodeados de una opulencia cauda y sabrosa al mismo tiempo Gozan de la riqueza efímera en copas de champagne, bolsos de cuero, capas de mohair y ligueros de encaje. Ahora prefieren el coche del petite enfant a las tardes de champagne…


La amante, si antes ellas eran las que guardaban el secreto del pianista en el tejado, ahora son sus maridos los que se debaten entre el poder del anillo y la atracción del liguero. Cubierta de diamantes, tocada con plumas, noches de raso y champagne, y satisfecha de todos sus deseos de esplendor. Aún no tiene lo que quiso conseguir, se ha quedado a medio camino, ni es esclava ni es esposa. Y, a pesar de que tiene todo lo que la poseedora del anillo quiere, no posee lo que más anhela. Una familia.


Ahí está el grupo de queridas, mirando al infinito con la mirada perdida. Embelesadas por la avaricia y por la soledad que las rodea, ellos siguen atados a sus familias y, a ellas, sólo las queda una ristra de perlas, un conjunto de perchas de las que cuelgan prendas caras y noches de amor prohibidos.


Una de ellas lo ha conseguido, le ha cazado. Una nota escueta donde la dice que abandona a su mujer e hijos en pro de crear una vida con ella. Por eso está feliz, ahora no necesitará esconderse, sólo una vitrina donde exponer su anillo fulgurante de casada. Ríe, ríe, lo has conseguido…


Ahora ya son felices casadas, no son amantes. Ahora pueden reír sin esconderse, vestidas con sus más caras galas, con sus mejores sonrisas sin miedo a ser descubiertas mientras las sacrificadas a su familia no volverán a ver Chanel. Lo que ellas no saben es que, las fieles amantes de los infieles ex esposos no conocen que, el jueves negro está a punto de llegar. Aún así, aún las queda su codicia…

12 comentarios:

Aretha dijo...

Esa es una muy, muy linda editorial

Holly Golightly dijo...

Aretha: la editorial es preciosa. Tiene un cromatismo en cerezas y oscuros que contrasta con la blancura de la piel de las modelos que es muy hermosa. Las prendas son de ensueño y, los estilismos etán muy bien pensados. Aunque no me convenen demasiado las modelos escogidas pues, Natalia Vpdianova hubiese qeudado mejor en esa estética vintage que Agyness todo poderosa de la modernidad...

El reportaje es sensacional. Besos

Aretha dijo...

Me encantó tu blog! Definitivamente vas a formar parte de mi lista de links

Anónimo dijo...

BRAVO DIVA!!!
decadencia y opulencia femenina!!!

Lara dijo...

Qué bonito el editorial, que además de tener preciosos vestidos llevan preciosos peinados ehh!Muy buen peluquero el que les ha peinado :)
BESOSSS

Holly Golightly dijo...

Aretha. Muchas gracias. Espero verte por aquí. Besos

Anónimo. El editorial es fantástico. Besos

Lara. Los peinados son preciosos, podrían resultar ridículos pero han conseguido que sean femeninos. Besos

Nebel dijo...

Jo, precioso el reportaje Holly!! Gracias por compartirlo con nosotros!! Besos!!

Holly Golightly dijo...

Nebel. De nada. Besos

Nebel dijo...

Nena es que escribes...Cada post te superas Holly!! De verdad que me ha gustado mucho...Una historia alrededor de cada foto preciosa...

Holly Golightly dijo...

Nebel. !Eres un encanto! Besos

thesil dijo...

Es curioso ver como la moda se va reinventando, verdad? Esta podría haber sido una editorial de los años 20 y sin embargo es el presente. Genial los peinados (vuelve lo garçon con fuerza) y el maquillaje (claro contraste entre una piel blanquecina y unos labios y sombra de ojos cereza). Los vestidos muy en la línea de Chanel, femeninos, provocativos, elegantes...
Genial todo.
Un beso Holly, por cierto ya he vuelto de mis vacaciones!!

Holly Golightly dijo...

Thesil. Ya te echaba de menos. El reportaje es espectacular. Me recuerda mucho a las antiguas publicaciones, de todas formas, el espíritu Poiret vuelve y, en ierta forma, todo gira alrededor. Besos