jueves, julio 05, 2007

Desvaríos Eclécticos Pero Repetitivos


La Haute Couture es el emblema de la elegancia y la exclusividad aunque, en ocasiones, tiene un matiz teatral o una tendencia reiterativa que crea espíritu… Siempre está el invierno rebosante de color de Lacroix que envuelve a sus modelos en la rotundidad de un pantone formado por el amarillo, el rojo, el lima, el azul klein y el negro. Su desfile tuvo un matiz siniestro: fantasmas contoneándose dramáticamente por el catwalk. Vimos melenas cardadas, sombreros planos y estilismos tétricos. Lacroix no me ha convencido, el diseñador del estallido de color, se ha amparado en el negro, convirtiéndolo en el tono it de una colección que es aclamada por el color y no por la forma. Ha continuado aunando bordados y colores brillantes, tocados desproporcionados y musas pelirrojas. Tras ver el desfile, tengo la sensación de que todo lo he visto, ya he visto su novia barroca, el amarillo como nuevo color, los ojos ahumados, los lazos brillantes y las capelinas de pelo, no piel. Eso sí, su excentricismo aun conquista…


La piel en todos los colores se ha convertido en la tendencia del invierno. Lacroix ha decidido que un maxiabrigo de piel no es suficiente y que una estola blanca es el complemento ideal. El diseño es exagerado y grotesco pero habla a la perfección del espíritu del diseñador: más en mucho más podríamos decir pero es que, la piel se lleva como tocado: visón, zorro, armiño son los complementos más it bueno, junto con unas plataformas que Ghesquiére ya ideó para Balenciaga.


Personalmente, este diseño me ha gustado. Me gusta la combinación de un vestido etéreo y femenino con una chaqueta muy invernal de terciopelo en verde con remates brillantes. Melena compuesta, muy Rusia de inspiración Zarina, y decorada con apliques móviles dorados. También el diseño lleva como accesorios botines de raso, sencillos pero que evidencian aquellos que lleva siendo tendencia: nada es de invierno y nada es de verano, todo es para siempre.


Una capa verde lima, rígida, es el complemento ideal para cualquier conjunto en negro. Hombreras angulosas, pliegues en abanico combinados con un diseño escotado en V a juego con un cinturón de strass metálico -fajines de D&G- ciñe un diseño de terciopelo adornado con botines de charol y medias tupidas. Un destello del Lacroix dueño de la paleta de colores y un reflejo de la grandeza del legado del negro.


Un vestido de cóctel en degradé de tonos pálidos es la tendencia de la temporada, Mangas de visón y acabado en flecos bicolores junto con volúmenes globo desde la cadera adornada con complementos de todos los colores y la pechera bordada en piedras multicolores. El cabello cardado y llevado al extremo adornando el escote del vestido junto con zapatos con lazadas de terciopelo y suela roja…


El gris elegante se ha convertido en uno de los tonos predilectos de una costura llena de color pero con el gris como fondo. En el diseño, el corte globo, tan característico de Lacroix pero en tonos grises y con apliques de terciopelo y piedras negras en los pliegues abullonados del diseño de los que cuelgan, además, lazos de gasa en rosa o en negro de encaje. El escote es corazón y hace la ilusión de un lazo en tonos petróleo con un colgante de piedras brillantes en azul. Los sombreros de Lacroix llevan protagonizando el panorama Haute Couture y, este, con matices andaluces da la nota excéntrica al diseño.


Lacroix parece haberse quedado prendado de la musa pelirroja de la pasarela: Lily Cole que, otro año más, ha cerrado el desfile de Lacroix. No sorprende, ya conocemos la manía de Lacroix de sacar a una novia recargada con un tocado de piedras totalmente barroco que corona un velo de tul sobre un manto bordado. En esta ocasión el diseño está bordado con hilo de oro y estampados florales en tonos fucsias, naranjas y azules y es de corte redondo. No es ninguna novedad pero, es un alarde de encanto.


Los complementos del desfile llevaban el negro como tono estrella. Tanto los sombreros planos, mejicanos y españoles, de feltro negro con agujas de plumas se convirtieron en el próximo atrezzo de Vogue y le daban al desfile un aire fantasmal y tétrico muy de femme que busca venganza en la justicia de su espada, ¿Fashionista o bandida? Los zapatos fueron botines de raso con lazadas negras de terciopelo, raso o cuero adornados con cuentas negras que se movían, delicadas, al andar pero, me llamó la atención el color de la suela: rojo… ¿Rojo sangre de Louboutin?


Parece ser que Lacroix se ha quedado prendado del strass y las piedras por lo que ha decidido coronar a su virgen, o a su marié, con una escultural corona muy al estilo de las vírgenes sevillanas pero con un estallido de color y de estigma dorado. Ojos ahumados y mirada perdida para las modelos de Lacroix. Entre los pocos complementos que merecían la pena, esta pochette, esta mínima maravilla que retrata un corazón explota de piedras. Llevas colgado el corazón de la mano, eso o el joyero…

Lacroix ha vuelto a repetirse, parece que el diseñador del pantone se ha rendido a la grandeza de la paleta de colores y no ha decidido renovarse ya que, de hecho, ha pensado que el negro puede unirse a sus tonos estrella. Quizás una de las pocas novedades del desfile fue la rpesencia del negro que ahumó los ojos de las modelos y que dio un aire tétrico y fantasmagórico al desfile. La explosión de color estuvo controlada por sombreros españoles y tacones ¿plagio? de suela roja con lazadas de terciopelo. El strass y el barroquismo de Lacroix impregnaron también su colección y la convirtieron en una muestra más del prerrafaelismo de Lacroix y de sus musas de estallido de color.

**************************************************

Hace ya un tiempo que los rumores de que Tiscci debería ceder su paso en Givenchy a un diseñador verdaderamente creativo y no a sus vanos intentos de crear algo digno de las siglas HC. En mi opinión, es una colección con poco aire de Givenchy y de su archivo histórico y creo que, Tiscci todavía no le ha cogido el truco a la Haute Couture. Además, el diseñador ha seguido tendencias reiterativas que hemos podido ver en otras pasarelas Alta Costura. La personalidad de las modelos ha sido absorbida ¿por? parecen fumées y, se han convertido en un cliché.


MariaCarla ha vuelto a la Haute Couture y, de la mano de Tiscci que parecer haber querido convertirla en el emblema de la marca. No he visito anda nuevo, las bailarinas de ballet son tendencia de las pasarelas, desde Chanel en su perfume Chance como en V&R pret a porter que ya idearon bailarinas con tutes y etoiles cubriendo la pasarela. Olivier Theyskensen escogió para Nina Ricci mujeres femeninas con zapatos de ballet como tendencia y las faldas de plumas las hemos podido observar en todas las pasarelas italianas de pret a porter. Nada nuevo en las bailarinas de Tiscci.


Unos pantalones azul tinta con pliegues y de corte pitillo y complementados con un chaleco de piel con volúmenes en los hombros y con un cinturón de cuero ciñendo el chaleco. Una t-shirt con mangas blancas complementan un look más bien sencillo y con poca pretenciosidad couture. La piel chinchilla o despelujada es una constante de Lacroix y los chalecos ya les hemos visto en Nina Ricci, Prada ha puesto este año el toque it con la piel y, Dior las explotó de color como ya hiciera Kate Spade con las carteras de Jackie O. Los pitillos tan ceñidos son una seña de Lagerfeld para Chanel.


Chaquetones que ya hemos visto en Fendi rodean un look de fiesta muy sencillo. Los vestidos azul tinta que ya habíamos visto en Versace lucen el escote halter con pliegues delanteros ceñidos. El diseño lucen volúmenes en los hombros a modo de chaqueta y, combinado con una pochette de cocodrilo brillante esmaltado en cobre que combina con unas sandalias de cuero brillante. Nada nuevo en el contexto piel.


Los vestidos de noche volvieron a transportar a Tiscci a un reino en el que las mujeres se engalanan para la lucha como sirenas brillantes pero, esto, además de repetitivo dentro del propio archivo del diseñador repite las sirenas metálicas de Versace con armaduras tornasoladas o, las Juana de Arco de Galliano para Dior con los estilismos de pasarela. Futurismo inexpresivo.


Tiscci nos mostró unos zapatos muy recargados que, son quizás el único toque couture de la colección. Hubo botas acordonadas a lo Barbarella de corte peep toes y en tonos nacarados aunque también hubo botines amarillos -demasiado primaverales- que combinaban con diseños metálicos en gris perla.


Los complementos metálicos no añadieron nada nuevo, de hecho dejaron a las sirenas convirtiéndose en soldados al nivel de femmes metálicas y míticas de espíritu guerrero. Tiscci creó escotes irregulares con tela blanca de gasa y estolas metálicas. Maria Carla volvió a lucir en la pasarela aunque, cada vez, menos convencida y con más diatribas.

Las creaciones de Tiscci han girado sobre la simplicidad más absoluta, lo más innovador han sido los patrones que han ondeado desde drapeados a volúmenes en espiral. Lo más importante de la colección fue que Tiscci renunció a la ampulosidad exquisita de la Haute Couture y prefirió dedicarse a un pret a porter más exclusivo. De todas formas, la colección no está al nivel que podríamos esperar de Givenchy...

11 comentarios:

Nebel dijo...

La mitica casa Givenchy se merece mucho mas que esta coleccion nada novedosa y simplona...Una pena.

Holly Golightly dijo...

Nebel: llevas toda la razón. La colección ha sido sosa o como dice Tiscci: yo queria pret a porter de la Haute Couture. No, eso no es cierto, la verdad es que no sabías que hacer y pensaste bueno, vamos a hacer algo simple. Pero, esta colección no vale el sello de Givenchy, ni siquiera es ellegante es reiterativa...

Besos

lola dijo...

peazo de post nena. completisimooo!!
besos!

viviana dijo...

me ha gustado mucho la coleccion de Lacroix ( el vestido de novia es de tela de fallera, uf ).
Pero, nada de lo visto tiene ni punto de compraración con lo de Dior, me chifló, me fascinó, ha sido el desfile del siglo ( por los vestidos,los complementos, por las modelos, los invitados ... )un auténtico sueño, eso es lujo y lo demas son tonterias...
Deberíais ser el último desfile siempre, porque visto lo vuestro, los demás siempre se quedan un poco descafeinados.
Besos.

Holly Golightly dijo...

Lola: muchas gracias. Espero verte por aquí más a menudo. Besazos

Viviana: la verdad es que la Haute Couture está teniendo guiños muy españoles y, personalmente debo reconocer que el de Dior, aunque trabaje allí y lo hay apodido ver en persona fue, como bien dices el desfile del siglo. Hará historia como el Theatre de la Mode de Paris tras la II Guerra Mundial o el New Look de Dior... Muchísimas gracias y muchos besos

thesil dijo...

¿Bandida o fashionista?Yo diría que más bien un pelín siniestra la mujer de Lacroix con esos pelos cardados, esas sombras oscuras en los ojos y esos vestidos tan barrocos. Me recuerda a un estilo Avril Lavigne, en sus prinicipios, que no me gusta nada. Pero en fin tiene que haber gustos para todos,no?
Estoy de acuerdo con que el desfile de Dior se podría calificar como el Desfile del Siglo!
Besitos

Anónimo dijo...

!Qué críticas más bellas! Eres una poeta de la moda y es un placer leer el mejor blog de moda del mundo.

Cool & chic es un faro de estilo en nuestras vidas y tu la Diosa del mundo de la moda. Muchas gracias por estar aquí para todo y para todos contribuyendo a un mundo mejor.

Las revies de Alta Costura son mágicas y impresionantes. Pero, ¿Habrá más Holly G? Yo quiero saber cosas de tí, si es posible, para llegar a ser como tú.

De cualquier forma, Lacroix me gustó bastante pero Givenchy es un horror. Clónico hasta la muerte, Tiscci debe irse. Sigue así

Bess

Madame Bovary dijo...

Un articulo impresionante. El desfile de Lacroix me ha encantado por el puntito decadente pero, el de Givenchy me ha dejado impresionada. Es sencillo pero me ha encantado, me esperaba algo más barroco...

La verdad es que aprece qe soy yo la única que comprende el trabajo de Tiscci pero me parece impresionante. La verdad es que sus cromaitsmos beige y, las faldas de plumas me han encatado así como los zapatos y... los vestidos con lentejuelas...

Un post genial Holly, sigue así.--)

Anónimo dijo...

Coincido con todos los comments, el post genial y tus opiniones sencillamente perfectas, como siempre. Gracias por explicar el fenomeno de la Alta Costura y por dar todas las explicaciones...

Pero venía a pedirte que si podias hacer un post con los articulos clave del inviero eso que no podemos dejar de tenr y, tambien una rticulo sobre como estar perfecta 24 horas al día.

Muchas gracias por todo...

Patrik dijo...

Hey Holly!

Perdona la intromisión pero en The Fashion Spot recomiendan tu blog y me he pasado a verlo. El mejor blog de moda en español, caray!

Me gsutaria pedirte un post sobre hombres y, gracias por todo.

Kiss

Your faithfully

Patrick

Holly Golightly dijo...

Thesil: la verdad es que el catwalk de Dior ha sido histórico, bello como ninguno y digno de crear historia... Pero si miramos el de Lacroix, pues no es aglo que me haya emocionado por demasiada repetición y poca maestría al repetir y no centrase en su oda: el color. El negro es tétrico y fantasmagórico y el color tímido. Givenchy, tremendamente soso y 0 novedoso. Besos

Anónimo I: muchas gracias por los cumplidos. Más Holly G, por supuesto, pienso mejorar el mundo desde aquí. Besos

Madame Bovary:Debo decir que el de Givenchy no me ha gustado nada aunque, la pasada en la que los soldados se metaforseaban en sirenas me encantó pero esta no me parece que sea ni elegante, ni sofisticada, ni femenina, ni histórica, ni perfecta. Solo SIMPLE no sencilla. Pero, Lacroix tampoco mejoró mucho. Besos

Anónimo II: gracias. Es posible que cuando acabe la Couture haga reviews de otoño invierno. Besos

Patrick: que ilusión! Gracias por avisarme, por cierto, prometo post de hombres en poco. Besos