miércoles, julio 04, 2007

Haute Couture Chanel


Karl ha vuelto a revisar el otoño Chanel otra temporada más… El eterno negro de Coco Chanel ha sido reinterpretado por Lagerfeld en plumas, encajes y cortes geométricos de gasa. Ha habido tweed pero, más discreto que en otras ocasiones, ha habido piel pero bordeando los clásicos cuellos redondos de Chanel, ha habido plumas, de esas que tanto le gustan a Lagerfeld cuando quiere presumir de toques Couture y de trabajo de couturiers. Eso sí, este año los tonos pale también se han presentado con un guiño medieval y parisino que, ha quedado ridículo ante la exuberancia de Dior Versallesco. Una mezcla de Grace Kelly, Carolina de Monaco y Charlotte de la dinastía Grimaldi se ha dado cita en el desfile, aunque Karl sigue con el dogma de rejuvenecer la Costura el intento es obsoleto, o es demasiado sencillo sin el alarde ni el talento de Madame cuando dijo que “Yo quito lo que otros añaden” o es demasiado recargado y repetitivo, ya vimos las capas de plumas, ya vimos el tweed brocado… Las alas metafóricas han sido el eje central de una mujer que ondea entre los ángeles y Juana de Arco y que, cubiertas de plumas y pailletes dan forma al bello jarrón femenino, al objeto que Karl ha creado esta temporada.


El negro ha sido la clave del desfile y, de los diseños principales de Lagerfeld. Karl ha continuado con la tendencia que, ya vimos otoños atrás, de los pantalones de cuero que, en realidad son botas. Negro cuero cubre el último centímetro de piel de Sasha y, el traje de chaqueta de tweed y lana mezclada está decorado con gasa en el cuello y en las mangas. El diseño tiene un corte futurista con el gorro ceñido que decora el diseño pero, la actitud sobria que Karl ha impreso a la colección aporta, un aire más señorial que en otras ocasiones.


El blanco también tuvo importancia en el desfile, este diseño ribeteado en negro es sencillo y está adornado con cuellos ribeteados de corte redondo. Pantalones stright a juego con la falda de inspiración años 20´s con franjas de pailletes negras. Un tocado de lentejuelas chocolate, grandes pestañas postizas brillantes y, ese aire lejano que Karl exhibe. En algunos diseños, Lagerfeld no aplicó alas, como en este, sino que las fijó al diseño con tiras de pailletes.


Terciopelo pesado en verde botella para completar un totally look que, cambia el patrón de los tonos que Karl ha utilizado para Chanel. Un pantalón stright de terciopelo está adornado con un abrigo recto y geométrico con hebillas planas a la cintura y cuellos rígidos como complemento. Es una tendencia en Karl mezclar las telas más lujosas con los complementos jóvenes, y, en esta ocasión, los combina con las cremalleras tan alejadas de la couture. Bisutería de grandes proporciones para Lagerfeld que, sigue teniendo en cuenta el archivo Chanel con el detalle más chic de la colección: gafas de carey con la patilla decorada…


La piel ha tenido una presencia discreta en el desfile cediendo su lugar a las plumas que han encandilado a Karl desde la pasada Haute Couture. Esta vez, los stright de cuero rojizo con destellos chocolate toma el protagonismo del look. El abrigo de tweed combinado con franjas de pailletes, los mitones de Karl no podían faltar como solución a mangas francesas, además, las gafas con la montura decoradas y el tocado futurista es la consigna de esta temporada. Si tengo que apostar, Carolina de Monaco acabará llevando el abrigo.


Para la noche, el espíritu Chanel no se desvaneció y el aire leather de toda la colección impregnó también los trajes de cóctel. Karl ha decidido, el muy tirano, que su look personal es el que debe estampar en la pasarela y que, los mitones, el cuero y los zapatos mafia son el complemento ideal pour la nuit. Pero para él los trajes de noche, son una joya y, el strass y las pailletes son el complemento ideal. Escote halter decorado y un vestido coronado por un gran lazo rosa, más YSL en sus buenos tiempos que del déspota de Karl.


El azul cielo trovador, pastel, veneciano está de moda. Pantalones de cuero con una franja de pailletes dorada en los laterales combinado con un vestido de corte globo con detalles medievales brocados de pailletes en la cintura. El vestido está cortado con mangas abiertas y está adornado con cuellos redondos. Un tocado de plumas en rosa maquillaje, flores blancas y pailletes azul cielo. Un pantonce nuevo para Chanel…


Vestidos de noche que trasladan a la mujer al ambiente de la Gioconda, a las mujeres italianas del Renacimiento. Personalmente, Karl nos propone a una mujer demasiado simple, maquillada en tonos plata y decorada con azul celeste y blanco nácar ribeteado en piedras tricolores. Un tocado de flores rosas, plumas de tonos nacarados y pestañas postizos. Además, lucen salones en tonos pastel con tacones joya.


El negro es una constante en el espíritu Chanel pero, la musa de Karl, Charlotte Casiraghi, ha sido la inspiradora de una costura juvenil. Esta vez, Karl recupera las medias con costura pero, las actualiza y las ribetea en petróleo negro. Un diseño irregular con volantes de gasa en el bajo complementado con esquejes de gasa en negro y con pala delantera de gasa en el escote. Lleva una pechera de encaje floral en negro combinado con los mitones, eso sí, de gasa que son las señas de identidad de Lagerfeld. Un tocado que recuerda al que vimos ayer en Dior HC de Irina o a los de Marc Jacobs para LV en negro y con plumas que adornaba un rostro coronado con gafas 80´s.


Un vestido recto años 20´s blanco combinado con una pechera de plumas bordada con redecillas negras que continua hasta cubrir el cabello en una mezcla entre Juana de Arco y una dama de los Felices 20´s. Mitones de gasa con plumas al codo combinado con los zapatos de charol de Karl. Un diseño sencillo, que concluye en una cola vintage ribeteada en encaje negro.


Botas de cuero rojizo cubren las piernas de la femme de Karl. Un diseño etéreo y volátil en gasa color chocolate con ribetes de pailletes rojizas con destellos toffe y falso escote de gasa. Un tocado de flores de terciopelo mate complementa el look. Karl está añadiendo tonos a su paleta de colores que, antes sólo abarcaba los destellos del strass y el binomio white-black del que el siempre presume. Ahora una sofisticación ocre impregna Chanel. Sí, el marrón va a ser uno de los tonos del hiver…


Este es el diseño que mueve el espíritu de la colección: Años 20´s es la década y la musa de Karl. Un diseño cubierto de pailletes plata con destellos de oro y con lazos esmaltados en los hombros sujetando una capa etérea de gasa nácar. Zapatos blancos con el tacón forrado en strass y un pasador de nácar sofisticado y elegante, además de una redecilla plateada con abanicos de gasa.


Las capas de plumas ya son otra constante de Lagerfeld, un vestido de pailletes negro petróleo con tonos estrellados y con una pechera de encaje rematado con un fajín de plumas muy Balenciaga. Una capa de plumas blanca con flores negras pintadas a mano es la elegancia personificada, bailarinas que Karl ha decidido sustituir de tacón y combinado con una redecilla negra con flores con el borde nacarado.


Un diseño vintage que podrías ser llevado por Anna Karenina de Tolstoy, en tonos rosas. Una falda de gasa esconde el precioso regalo en forma de lazo rosa de raso brillante. Una capelina de piel da forma a un look más propio de la gélida Rusia que de la sutil Francia. El tocado en red cubierto de strass y adornada con pailletes y piedras en tonos nácar y rosa maquillaje. Zapatos de salón forrados en rosa pale a juego con una falda jaspeada en strass con piedras rosas, exquisito aunque, personalmente, no me ha convencido. Lagerfeld, ha acogido a Raquel Zimmerman como su modelo estrella pero aún no la ha conferido el status Chanel… ¿Porqué será?


Velos de redecilla brillante adornados con gemas o sólo de gasa monocroma son el complemento futurista que Karl ha escogido para su desfile. Unas veces, continúa el look del abrigo convirtiéndose en una capucha improvisada o en un sombrero plano sin dimensión. Eso sí, la nueva doctrina es que los complementos se superponen y, a cada cual más bordado, más brocado, más caro, más bello… Alarde de nueva rica.


Los tocados de plumas han hecho el look que Karl quería, estaban entre los años 20´s cuando las redecillas plateadas, doradas y negras cubrían el cabello femenino que se movía al ritmo del jazz y, a su vez, crean la ilusión de una Juana de Arco elegante y femenina que viste el estilo Chanel. El negro se ha convertido en el color de cabecera de la maison y decora plumas y terciopelo pero, el rosa y el azul francés del dieciocho se encarga de los tocados más femeninos, colores pastel, plumas pale y piedras brillantes.


Botas de cuero combinadas con todos los looks, esencia totally de Lagerfeld en Chanel. Esta vez, los pantalones combinan con los zapatos de tacón forrados en cuero y se cierran en el empeine, impidiendo ver. Pero el verdadero espectáculo vino de la mano de las gafas de sol con la montura decorada en strass rojo, dorado y azul que combinaba con el tocado. Una serie de accesorios que alían su elegancia con, la sofisticación.


Lagerfeld es un tirano que ha escogido convertirse en el Kaiser y que, cada temporada decide como un dictador qué si y que no. Personalmente, el desfile no me ha gustado, Karl en Chanel nunca lo hace, y no me ha parecido que el llamado Rey de Tres haya estado a la altura de la Haute Couture, de hecho, ha sacado al catwalk sus habituales plumas, los cuellos redondos forrados en piel, los abrigos de tweed brocado, las bailarinas como sustituto del tacón, el negro en trajes de noche con escote cuadrado y corte recto, falso escote de gasa y ha seguido amando al cuero como el amante más fiel, su oda a los mitones no tiene fin, la gasa sigue dejando ver el pecho de las modelos, Irina, Maria Carla, Sasha y Raquel siguen desfilando con los ojos ancarados, pestañas postizas y apliques de piedras. ¿Algo nuevo en Chanel? Bueno, Karl ha ampliado el repertorio del pantone para esta temporada añadiendo a sus habituales damas rectadas de Monaco, princesas sacadas de la Gioconda con colores venezianos y, trovadores con plumas medievales, flores francesas y damas con el pelo tirante además de gafas de sol para las novias al pie del altar. Él siempre tirano…

12 comentarios:

thesil dijo...

De nuevo vuelvo a ser la primera en comentar, vaya! Después del espectacular desfile de Dior este me ha sabido a muy poco y me ha parecido bastante soso. Aunque me parece que si no los hubiera comparado mi impresión hubiera sido bastante similar. Me parece un rollo demasiado años 20 cabaretero con tanta pluma, volante y diseños rectos. Definitivamente Karl no es mi diseñador favorito.
Besos

Holly Golightly dijo...

Thesil... Es cierto, bueno, todo el mundo sabe mi odio hacia Lagerfeld por lo que debo decir que el desfile además de soso era insulso totalmente plano, poco intersante y 0 novedoso... Lo de las plumas y el strass son a la alta costura de Karl lo que el tweed y la perla en el pret a proter. Besos

Leel dijo...

A mi, la verdad es que este desfile me ha encantado. Creo que la elegancia es Chanel y no ninguna otra marca, el buen gusto está en esos trajes negros que KL ha sacado o en esos diseños tan sencillos pero elegantes.

Y me ha parecido muy novedoso en cuanto a las gafas de sol decoradas y tocados de plumas o, los leggings de cuero. A mi personalmente, me ha encanto.

Por cierto, Cool And Chic cada vez mejor. Es el mejor blog de moda que hay, fotos mágicas y articulos interesantísimos...Besiños

Anónimo dijo...

Perdona que me vaya del tema pero, he ido ahorrando unos 2.000 € para comprarme EL ABRIGo y necesito tu consejo.

¿Cuál me compro? Un abrigo de plena tendencia o un basico elegante... Es que tengo dudas pero me gustaria mucho comenzar a hacerme un buen armario porque me han ascendido en la empresa y quiero ir perfecta!

Muchas gracias

Fan de Holly dijo...

No me esperaba unos reviews tan geniales de HC en ningun sitio pero, tras encontrar tu blog de casualidad me he vuelto a enamorar de la moda.

Escribes como si fuera poesía, como si fueran obras de arte... Da gusto leerte, es impresionante...

Merci

Holly Golightly dijo...

!Hola a todos!

Leel: personalmente, no me gusta el kaiser y no me gusta el espíritu de Chanel que Karl imprime a la firma. Creo que se ha convertido en una marca demasiado respetable no, como con Coco que siempre actualizó y rompio cánones con ella. La novedad en el Chanel de Lagerfeld no la veo por ningun sitio, las gafas decoradas pues son las grandes patillas con logo revisadas, el pantalón-legging de cuero es el mismo estilo que el denim brocado de la haute couture del pasado invierno o de las maxibotas blancas Barbarella que a Karl le gustan. Gracias por los halagos y besos discrepantes ;)

Anónimo I: no pasa nada. Personalmente dividiria la suma en cuatro partes y no me lo gastaría todo en un abrigo porque es probable que te de reparos llevarlo posteriormenete a su compra. Primero yo me comrpraría un abrigo negro de lana, muy calentito, y sencillo con botones grandes negros y con los cuellos y los puños ribeteados en piel o, combinado con una estola de piel. Otro conjunto es un abrigo blanco de seda con el que asistir a eventos más elegantes o a bodas y que te servirá tanto en invierno como en el otoño y en el invierno. Luego, si te compras un chaquetón de pelo al estilo Fendi matarás dos pájaros de un tiro, ya nadie que sea alguien lleva visón por lo que el pelo es lo mejor. Es clásico y una tendencia. Aunque otra idea es comprar una cazadora de cuero, elegante y en un tono combinable para las combinaciones más deportivas... Besos

Fan de Holly: muchas gracias pero, la moda es un arte, sólo necesita un buen marco. Besos

Nebel dijo...

Holly, te comenté en mi blog que era una coleccion demasiado sobria. Pero he de reconocer que observando con mas detalle, me vuelve a convencer. La casa Chanel siempre me acaba fascinando....aunque se repitan encajes, plumas, botas altas...

Holly Golightly dijo...

Nebel: lo recuerdo... A mi Chanel no me gusta nada pero en un review de Couture hay que poner a esta casa demasiado respetable en mi opinión. No, no me convenció. De hecho no creo que esto sea digno de la marca, Karl vete! Besos

Nebel dijo...

A mi tampoco me va mucho Lagerfeld...Demasiado divo en pocas palabras. Besos para ti tambien!!

Holly Golightly dijo...

Nebel: coincido con tu opinión.. Reconozcámoslo, el mundo aplaudió su dieta no su estilo, aplaudió a Claudia, no sus trajes, aplaudió el logo no su obra... Besos

Anónimo dijo...

Hola he de reconocer que tu blog es muy interesante ya que queda latente el placer y el disfrute que sientes por la moda. Pero no hemos de olvidar que la moda es solo una imagen comercial, al final solo es un producto que enaltece nuestro ego .Por lo que a mí respecta yo admiro toda la Couture no solo por el valor que han tenido en continuar desarrollándose en tiempos tan complejos, sino además por la labor de todos los artesanos maravillosos que son capaces de convertir el sueno recreativo de un diseñador en realidad. Yo pienso que no siempre es necesario innovar, esto no significa siempre ir hacia delante, tal vez esta consigna sea la que aplica la casa chanel, es una mera formula comercial si funciona y se vende por que cambiar si además es hermoso porque evidentemente es hermoso gústenos o no. Cuando los números empiecen a bajar pues ya buscaran otra fórmula que les funcione y nuevamente nosotros los mortales nos rendiremos a los pies de un nuevo recreador porque no creo que creen nada. Esto es la moda un comercio que se vende al mejor postor. Un saludo y me ha gustado mucho tu blog.
Carlos Polite

Holly Golightly dijo...

Carlos Polite: una reflexión magnífica. Espero verte por aquí. BEsos