jueves, mayo 31, 2012

Revistas





Cary Grant en En busca de marido en 1948 conoce a la protagonista de la película comprando revistas. Mientras las compra, el fondo de cada uno, es, respectivamente, Vanity, Vogue -dos- y hay dos temas trascendentales. Uno es la revista de niños, ¿está casado Cary Grant? Debe estarlo si compra una revista sobre niños. El otro es la revista de decoración que lee en la cafetería. Su amiga le dice que su problema es que ve una casa y se imagina viviendo en ellas. Las revistas dicen muchas cosas de nosotros. Como dice la protagonista "!eso lo explica lo todo!".

Y decía yo ayer que eran como ver porno.
Qué va. Son mejores. Más... iluminación.


7 comentarios:

Dovima con elefantes dijo...

Muy bueno.

Sobre la iluminación... llevas razón, y más hoy en día con ese retoque fotográfico blanquecino.

Un saludo

Trapiello dijo...

Pasa lo mismo con los libros!!!A no ser que te lo hayan regalado...

Holly Golightly dijo...

Dovima. :)

Trapiello. Eso dice del que te lo regala. :)

Alexa dijo...

No sé hasta que punto son reveladoras las casas que muestran las revistas. En muchas ocasiones parecen más bien calculadas para provocar un efecto y dar una imagen (moderna, sofisticada etc.) del propietario. De todas formas, siempre hay indicios. Y los libros, siempre dan mucha información.

Un saludo

variopaint dijo...

Es uno de mis golfos favoritos...me pregunto si lo sería realmente, aunque en realidad da lo mismo.

bsssssssssss

Fernanda dijo...

Creo que en ese sentido son una chica muy cerrada, pues no leo ni revistas ni periódicos.

Holly Golightly dijo...

Alexa. Vanity Fair es muy de sacar bibliotecas, la verdad es que las revistas de decoración son completamente falsas y prefabricadas y muchas de las casas que sacan son un horror. Además, la mayoría son made in decoradores lo que hace que sea como vestirse de disfraz y vivir en una casa de muñecas, eso me disgusta. No digo que no me gusten los decoradores, los buenos se adaptan a sus clientes y subliman la casa pero los malos fotocopian las casas en su propio estilo y eso me desagrada.

Aparte, Alexa, como no puedo decírtelo por el formulario de comentarios: tu blog es mi preferido. :)

Variopaint. Hasta Cary Grant quería ser Cary Grant. Creo que en su etapa LSD estuvo un poco... uff: life, sky, diamonds... Mua!

Fernanda. Pues no sé, todo es relativo. Así, a bote pronto, no pareces muy de papel impreso. Un saludo