martes, noviembre 15, 2011

Esmeraldas



 Me chiflan las esmeraldas. En general, todo lo que brilla. No me importan mucho las piedras en sí, pero siento auténtica debilidad por las esmeraldas. Tienen ese magnetismo inmaterial y fabuloso. Cualquier piedra produce a una mujer cuando se la pone, alegría. Un subidón. Es como un orgasmo caro. Entrar en Cartier, que saquen las joyas de los fajos de terciopelo y te dejen un espejo en el que verte con las piedras puestas. No sé porqué. Sobre las novias dicen que no deben llevar perlas porque recuerdan a lágrimas. Pero, el resto de las joyas están completamente permitidas. A mí me encantan las perlas, los diamantes me parecen una joya fría que es realmente mucho más inadecuada para algo que tiene que ver quizá con el amor y la pasión y que yo imagino, sí, rojo. Sin embargo, las esmeraldas son realmente mi debilidad. Yo también pienso, como Warhol, que es muy glamouroso reencarnarse en anillo -de esmeraldas- de Liz Taylor. Y, para muestra, un botón.









5 comentarios:

Anita Anota dijo...

Que hermosas fotografías!!!!
Ayyy esmeraldas..... aaaaahhh
Saludos!!!
http://trendytips-trendygirls.blogspot.com

Maika Perez dijo...

El problema es que tienden a engastar las esmeraldas en diseños más clásicos, arriesgan más con los diamantes, pero son maravilloosas

Janire y Andrea dijo...

Nos encantan las fotos, y sí, coincidimos contigo, las esmeraldas son ideales!

besitos desde
http://thediaryofhowdoilook.blogspot.com/

Holly Golightly dijo...

Janire. Un saludo

Maika Perez dijo...

Holly querida, abro Vogue ESpaña joyas y ¿que me encuentro?

COOLHUNTER