lunes, junio 13, 2011

El Humo Ciega Los Ojos

¿Le molesta si fumo, querida?

El preguntar si molestaba el humo a las señoras era habitual. Hasta los 60s con la minifalda, Jackie Kennedy, una fumadora redomada que fumaba tanto y tanto que tenía las manos amarillas y por eso llevó guantes el día de su boda -entre otros motivos- y la revolución femenina, el tabaco no dejaba de estar masculinizado.

En los 20s, algunas damas independientes comenzaban a fumar. En los 30s la muy chic Katharine Hepburn fumaba, y fumaba, y se convertía -llevando pantalones y con su actitud- en todo un icono. En los 40s Rita Hayworth convencía a todos que el fumar podía ser lo más sexy del mundo con su Gilda fatal y fumadora, aunque aún quedaba el residuo de mujer de vida alegre, disipada o que, desde luego, te puede traer problemas. Y en los 50s, aparece ya la explosión demográfica aficionada al tabaco. Llega a los institutos, a las chicas buenas, a las malas y a todos los chicos. De repente, todo el mundo fuma.

En los 60s la pregunta sobre si molesta comienza a desaparecer y en los 70s de ella no quedará ni el esqueleto. Hasta hoy que, a pesar de lo impensable de la eliminación del humo, la sociedad camina hacia el non-smoker full time. Sin duda, lo más sano y lo mejor. Claro que ahora queda la provocación, la cabeza del Bautista en bandeja de plata o en maleta de Vuitton, ¿verdad Kate? Al menos eso piensa el laureado Marc Jacobs. ¿No?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó este post Holly, a mi me da placer el fumar. Lo que me causa grima, son sus efectos estéticos.

andy dijo...

Como siempre un post perfecto, por suerte vamos hacia una sociedad libre de humo yo no fumo y si me molesta el humo tendré la cabeza ya formada?
besos

Alexa dijo...

Me parece que resulta muy elegante sostener un cigarrillo, especialmente con boquilla. Supongo que parte de la fascinación de la serie Mad Men radica en ver lo inconscientes que eran todos, fumando como carreteros.
La ausencia de humo en espacios públicos es algo positivo para los no fumadores. Sin embargo, no me gusta la actitud condenatoria que adopta alguna gente. Fumar ya forma parte de la lista de «nuevos pecados».

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Gracias. Yo no fumo. No he fumado nunca ;). Pero he conocido a alguien con cáncer de pulmón y me da más cosa los efectos en la salud aunque el pie en la tumba sea para todos igual. Un beso

Andy. Muchas gracias. ;) Opino igual.

Alexa. A mí me parece fascinante la Hayworth y las Hepburn. Ah y las vampiresas de los 50 y 40. Las boquillas me vuelven loca. Siempre que me he disfrazado -y tengo una oscura pasión por los 20s- la incorporo. No obstante, a mi no me va nada el tabaco y también creo que no se condena a la gente por ser idiota. Moriremos todos, oigan. Un beso