lunes, abril 04, 2011

Dulces Niñas



Karl Lagerfeld y Chanel contra un felino de esos que Dios creó para hacer que el hombre creyese que acariciando un gato, acariciaba un tigre. No sé con cual me quedo, sin duda, la belleza tranquila de las mujeres de Chanel es silenciosa y mística, casi morganática y sin embargo parece que la hechicería también habita el corazón de la mujer tigre como aquellas de Turquía.

Y, miren, qué más da.
La belleza es la belleza.
Apréndanlo pronto.

6 comentarios:

La Blonde Blafarde dijo...

Pues sí, la belleza no es algo a lo que haya que buscar motivo alguno y se encuentra en los lugares más diversos y opuestos.

¡Qué animal más sublime el leopardo, todo hay que decirlo!

mimos de seda dijo...

Te dejo un premio en mi blog!
Un besooo!*
Sigue así! :)

http://mimosdeseda.blogspot.com/

anna dijo...

Para qué buscar más allá si algo es bello por el mero echo de ser :D

Anna

Holly Golightly dijo...

Blafarde. El felino es SUBLIME. Un beso

Mimos. Gracias

Anna. Un beso.

MODEF*CKER dijo...

Y ahora con Carine Roitfeld trabajando con Karl, en Chanel... se vendrá un junglerío SUBLIME?.
x

Holly Golightly dijo...

Mode. Quién sabe. Un beso