miércoles, julio 07, 2010

Chanel. Incursión Moderada En Lo Salvaje


Sé que tengo la solución en la punta de la lengua. Que a Lagerfeld, el león dorado traído con mucho porte de la selva, le es un guiño y un pretexto para hacer su colección de Costura. No obstante creo que trata sobre los cuentos de hadas.



Hay una edad en la que todos somos mayores para los cuentos de hadas. Pero que al mismo tiempo, no nos dura porque el círculo se reabre y se lo contamos a los niños, o cosas así. Caperucita Roja y el lobo ya no parecen tan inocentes. Blancanieves no es lo que se dice una puritana.


Estas niñas que salen por el bosque, por la jungla de los leones dorados son eternas niñas que ya no son tan niñas y que tampoco quieren ser señoras. No hay que ser tan joven para llevar Chanel y tan poco es necesario ser tan mayor.


La historia comienza con unas princesas que van a buscar a su abuelita envueltas en la capota cálida de la lana caliente que se envuelve alrededor de uno contagiando el rubor a las mejillas y continúa con la adolescencia febril llena de perlitas y la sobriedad del negro a la madurez.


Naturalmente que tienen algo de salvaje las chicas de Karl. Al fin y al cabo miden sus fuerzas con un león de 25 metros y 7 toneladas y ellas lo hacen con unos modestos taconcitos y unas botitas sacadas de la Alemania romántica de los Hermanos Grimm.


Tiene algo de cuento del norte de Europa el desfile de Chanel. Caperucita, la princesa Cisne y las descabelladas historias con moraleja sobre fieras salvajes que raptan a preciosas princesitas vírgenes se entremezclan con la decacencia, la nostalgia y el charme de Chanel en su desfile.


Pisan fuerte las damas que recorren el bosque por la noche algo escondidas de todas las miradas. Tratando de protegerse del vil peligro y del dulce letargo que las lleve o con monstruos o con hadas. Con sus botitas de niña bien y el pelo color oro como la miel.

Al mismo tiempo, no son Caperucita ni todas esas protagonistas. Esto ya no es un cuento de la abuela, no es un cuento que se lee a los niños antes de acostarse sino que es algo más.

Lévi Strauss sabía mucho de eso pero poco de mujeres así que discreparíamos en nuestro punto de vista sobre las Caperucitas chics que pueblan Chanel.


Yo veo más encanto que desmedida intelectualidad. Más banalidad que preciosa moraleja. Más zapatitos perdidos y menos rituales de iniciación.

No obstante, no se puede negar que las muchachas salen del imaginario del Norte. Tienen que ver con hadas, con ningas, con xanas, con damiselas en apuros, con hijas menores que se visten de varón parar ir al ejército, con Juanas de Arco y esas cosas.

Aunque luego no sean más que niñas asustadas por el lobo, por el león, por el mal, que buscan el bien con una vela encendida y una cesta de buenas intenciones.


Un bosque de flores poblaba su vestido Luna que le regaló la misma Luna cuando la vio llorar a su príncipe. Un bosque de nardos su vestido de plata que ella le hizo.


De color del Mar, el que le regalaron las ninfas. De plata, de agua, de dulce rivera para que probase los frutos del mar y de la tierra al lado del príncipe.
De febril noche cuajada de estrellas el que le dio el cielo en todo su esplendor.

Y no debo ir tan desencaminada.
La bella se casa con Bestia.
Eso sí.
Eso sí que pasa siempre en los cuentos.

9 comentarios:

carolinasevadefiesta@gmail.com dijo...

Supongo que tenemos que escaparnos de la realidad, tanto maltrato a nuestras economías y nuestro querido primer mundo...Los cuentos de hadas para adultos es un método que se repite en las pasarelas, y en Chanel más.
Ahhh,pero como sería estar dentro de uno de esos vestidos, sé que curaría unos cuantos de mis males.
No hay nada de aburrido aquí, como tus post,geniales.

Holly Golightly dijo...

Carolina. Gracias. Tienes razón en que hay cosas que curan el alma. O el cuerpo. Un beso

Anónimo dijo...

natacha poly esta viejisima

Privalia dijo...

Hola!

Sin duda son diseños diferentes.

Desde el 17 de julio en Privalia tendremos la campaña de Pronovias. Avisa a tus amigas para que estén atentas. :)

Besitos!

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Un beso

Privalia. Claro. Un beso

variopaint dijo...

¿Tu crees que es "tan salvaje"...?

Un beso

Holly Golightly dijo...

Variopaint. No. Pero a veces las apariencias engañan. Un beso

Pau dijo...

Parece que el león se convierte en un bello rey ;)
Adoro Caperucita y las capas rojas ...
XXX Holly

Holly Golightly dijo...

Pau. Un beso