martes, marzo 09, 2010

El General Invierno


Karl Lagerfeld para Chanel ha desplazado un iceberg al Gran Palais para presentar su colección de invierno. En ella habla del invierno. Pero del más frío, taimado y cruel de los inviernos. Ese que sólo pueden afrontar los rusos, los hombres de las nieves, los siberianos y las criaturas que hibernan.

Las señoritas chics de Chanel ahora ven el invierno con otros ojos. Como si fueran señoritas sacadas de una obra de Guerra y Paz o de Ana Karenina. Ellas son rusas, del mundo paneslavo, proceden de las más altas familias y saben que el invierno no es sólo frío sino la estrategia, el amable y querido general invierno al que los rusos llaman cuando pierden la guerra para ganarla.

Lo que ocurre es que Karl las contempla como quien contempla a personajes de una novela. Iceberg auténtico en piel falsa. Personajes estériles con inmaculado vestuario. Ambiente auténtico para la farsa..

Lagerfeld plantea la lucha de clases esa que medra en los corazones rusos desde el principio de los tiempos. Esa del ejército rojo contra el blanco, esa de las escalinatas de Odessa, de Lenin y Stalin, de Trotsky, de la zarina, del Zarevich, de Rasputín, de Anastasia... todo pasado por el prisma de quien contempla la historia como una novela.

Y, llegados a este punto sólo queda el atrezzo.

El atrezzo de la gran Rusia frente a la servil Rusia. De lo que siempre llamaron gigante con pies de barro. A sus mujeres las queda Chanel en piel falsa. Y mucho orgullo, Y mucho celo. Y mucho estilo y, ¿por qué no? Mucho miedo...


A tener que cambiar el palacio de hielo por la bolsa de agua caliente y dejar su nobleza por el servicio, y la corte por el bosque y el privilegio... ¡el lujo!, por lo que la suerte nos depare. !Maldito Lenin!, que viva la revolución pero, ¿qué revolución?.

13 comentarios:

Hummingbird dijo...

(ahora lo veo... la bolsa de agua caliente!)

MT nocturno -no podía ser de otra manera.

Un XX. Buenas noches Golightly

MAR dijo...

es un genio Karl, nunca sabes con que va a salirte. Me encanta!

Holly Golightly dijo...

Humming. ;) Ahora mismo. Un beso

MAR. Karl dijo una vez que lo excitante de la moda era hacer algo radicalmente nuevo cada temporada. Un beso

Anónimo dijo...

precioso post te gusta la historia eh holy?

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Mucho. La historia es la novela que todos protagonizamos. Un beso

Sr Q dijo...

Me encantaaaaaa Chanel, la gente está ofuscada en que es un mal desfile. PUes a mí me gusta, ea.

variopaint dijo...

Un poco falso Lagerfeld, como Lenin.

bsssssssss.

Holly Golightly dijo...

Variopaint. Pero Lenin no era un poco falso. Lenin era Un Falso. Ciertamente hasta Stalin aún quedaba pero de alguna forma Stalin no era tan falso como Lenin porque Stalin ya era desde el principio, todo artificio. Eso de la autenticidad es tan extraño como la naturalidad.

Monsieur, por cierto, he estado hoy hablando de usted con una amiga común. Todos se deshacen en elogios, considero que debe usted saberlo. :) Un beso

Holly Golightly dijo...

Sr Q. A mí no me suelen gustar los desfiles de Chanel. Sí es Chanel, sí es nuevo y viejo, sí es Lagerfeld... No, no, no. El iceberg al principio parecía de cartón piedra, necesité verlo derretirse para creerlo. En cuanto a la colección, pasa como siempre en Chanel, sin el espectáculo no es Chanel y con él tampoco. Un beso

Anónimo dijo...

Iceberg verdadero y piel falsa... podríamos juzgarlo, pero a mi directamente me encanta. Genio. Y el detalle de la bolsa de agua(no me había fijado) magistral. Precioso.
Y el post totalmente a la altura (como todos los tuyos).
Un beso Holly :)

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Son los pequeños detalles que más se nos escapan los que más cuentan. :) Iceberg auténtico y piel falsa conforman una ¿exquisita?, ¿irónica? paradoja para un universo como el de Lagerfeld en Chanel que tiene tanto de natural y verdadero como de falso y artificioso para que al fin y al cabo de igual pues esto, amigos míos, es Chanel.

Muchas gracias. Un beso

alterego dijo...

Lo poco que he visto no me ha gustado nada, lo que se está empezando a convertir en costumbre con el bueno de Karl. A ver si cuando le den la Legión de Honor vuelve en sí. Las salidas de modelos con camisas y corbatas como las suyas ya era el colmo...
Bss.

Holly Golightly dijo...

Alterego. Los Yetis. :) Karl coronado es como un Napoleón autoproclamandose emperador delante del Papa. ¿Para cuando Karland? Un beso