miércoles, julio 09, 2008

La Historia De Los Zapatos Rojos


Hans Christian Andersen escribió una historia en la que una niña estaba presa de la vanidad y el egocentrismo y, reflejó estas cualidades en un par de zapatos rojos. Aquella niña que ascendía en la historia a través de las diferentes clases sociales reconoce su propio castigo después de entrar a la Iglesia repetidas veces y ser irrespetuosa por su exagerada vanidad. Finalmente, no puede quitarse los zapatos rojos y un verdugo le corta los pies pero, los zapatos siguen bailando. El diablo le dice que es su castigo y que, además tiene que vagar por el mundo buscando a niños vanidosos y narcisistas como ella para condenarles por su destino. Finalmente cuando se da cuenta de su error, Dios la perdona y ella sube al cielo cuando ha cumplido su castigo.


Lo cierto es que a través de la historia, la moda ha sido muy importante y, el color rojo, especialmente, ha tenido connotaciones sexuales y prohibidas. Demasiado color, pasión y poder en un solo símbolo. El rey Sol de Francia, el monarca absolutista, lucía zapatos rojos con tacón como símbolo de poder y prestigio social pues el rojo era un color que significaba nobleza y que se guardaba para las más altas clases sociales. Luis XV se alzó con ellos, como con sus míticos chapines, sobre el trono de una Francia vapuleada y, también fue rojo el fin de la nobleza en Versalles. Tras la Revolución francesa, se prohíben los tacones rojos para la aristocracia. Teñida de rojo está la historia, teñida de sangre.


Afrodita solía representarse completamente desnuda excepto por un par de sandalias. Una sentencia que pone de manifiesto las connotaciones eróticas y sexuales del zapato. Totalmente desnuda y llamando la atención por sus zapatos. El grito sordo del tacón, el placer ahogado del tacto del terciopelo, la caricia de la piel contra la piel, el aplauso de la mirada de expectación y el sonido que acompaña cada pisada convirtiendo a una mujer en dama.


El senador Vitellious de Roma ocultaba la zapatilla de la que era su amante bajo su peplo para sacarla discretamente y la besaba como si fuese una carta de amor. Flaubert dijo “voy a contemplar tus zapatillas. Las quiero tanto como te quiero a ti… inspiro su perfume, huelen a verbena.” En la época de la Belle Époque los aristócratas bebían champagne de las zapatillas de las damas y según la tradición británica, el padre entregaba un zapato de su hija como símbolo de traspaso de autoridad. El zapato se rodea de ese aire peligroso y pernicioso que une su historia a la de la perversión.


Es en 1938 cuando Judy Garland con “The Wizard Of Oz” pone punto y final a aquella unión vertiginosa en la que la carnalidad y el sexo están unidas al calzado. La Dorothy de Oz calza unas zapatillas cubiertas de lentejuelas mágicas que la salvan. El mítico zapato creado por Gilbert Adrian pasa a la posteridad. En cierta forma, Dorothy, aquella niña ingenua salva a todas las fashionistas del mundo. Se aprueba la vanidad o, ¿Son los tiempos los que cambian?


Hay que caminar un poco más hacia delante pensando en el zapatero de las vedettes, el hombre que calzaba a las Folies Bergeres y que, finalmente creará su exitosa línea con la ayuda de su inepta secretaria. “Se pasaba todo el día pintándose las uñas hasta que, la arrebaté el esmalte y pinté todas mis suelas.” Y así se hizo famoso. Quizás por devolver los tacones altos a la aristocracia, o por lo menos a las princesas que han encontrado su príncipe -verde ejem, verde dólar- azul.

Put on your red shoes and dance the blues.

31 comentarios:

Señor Quinquillero dijo...

Y casi rojos son también los ropajes de los cardenales, con todo lo que tiene eso de prohibido e inquietante.

El rojo cambia, puede ser infantil pero peligroso.

Un saludo , bueno, un beso ;)

Holly Golightly dijo...

Señor Quinquillero. Y el Papa ha hecho unas declaraciones aludiendo a que él no calza Prada y a que sus mocasines rojos son de otra marca italiana. Un beso

Abril dijo...

Me ha gustado mucho el post. Especialmente el cuento de las zapatillas rojas, ya no le recordaba bien. Un saludo.

C* dijo...

Unos stilettos rojos con tacón son un must have permanente.

Holly Golightly dijo...

Abril. Gracias. Un beso

C*. Son como el vestidito negro. Un clásico. Un beso

Pau dijo...

Quiero unos zapatos rojos ya !!!, no en serio, me encanta ese color para el calzado femenino, y hoy más gracias a tu impresionante historia, muy bueno lo del Papa y sus no Prada, claro que no será por marcas italianas a su disposición.
Te pido ayuda para un conjunto, el vestido es de Alberta Ferreti, color nacar con detales en onix, o quiero llevar para una boda en Sept, abrigo negro o chaquetita ?, Gracias por anticipado, y ya abusando un poco más, sabías que Galliano ha sacado una colección de joyeria, no la de bisuteria que tenía hasta ahora, Bueno ya me cuentas, cuando puedas, un beso.

Holly Golightly dijo...

Pau. Galliano estrena perfume también esta temporada. Gracias.

Para el vestido creo que sería mejor chaquetita aunque ¿no te gustan los abrigos brocados de inspiración rusa? Zara suele tenerlos a principios ed temporada, ahora y un poco más adelante, y no es que abriguen mucho por lo que son perfectos. Un beso

The Pilgrim dijo...

Que post tan interesante! El zapato como elemento del vestuario es fascinante, sin duda es la prenda que más connotaciones tiene, sociales, sexuales, fashion y de todo tipo (Carrie y sus "Manolos" ya forman también parte del mito).
Yo he tenido al menos dos pares de zapatos rojos, y ahora que lo pienso no tengo ninguno en mi armario (me refiero al armario de los zapatos que me pongo, en el armario-trastero ahí están esos dos pares), así que ya me has dado una idea para la próxima temporada...

The Pilgrim dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pau dijo...

Hola Holly, pues me has dado una buenisima idea, tengo una chaquetita de Armani inspiración soviética, ya tengo el conjunto.
Por cierto hablando de Zara ( no me convence la calidad), prefiero M Dutti, ya se que es más clásico pero para abrigos o chaquetas prefiero ir allí, lo que si que me encanta es Zara home, para la decoración de la casa de mi hermano he cogido toallas y cojines,creo que Inditex ahora se lanza al mundo de los complementos ( hasta ahora bastante horribles ) imagino que se pondrán las pilas.
Y ya para terminar una última pregunta Manolos o Jimmy Choo? prefiero los segundos, me gustaría conocer tu opinión, gracias y un beso,
Pau

Holly Golightly dijo...

The Pilgrim. Muchas gracias. De pequeña, uno de los primeros recuerdos que tengo es que mi madre me compraba siempre un par de zapatos rojos nuevos cada primavera. Un beso

Pau. Manolos son un símbolo de estatus, no me acaban de convencer. Son, a veces, demasiado clásicos. Jimmy Choo es una marca que no me gusta. Tiene zapatos preciosos pero no me gusta la marca,no me gusta esa sensación de saludables pijas como su propietaria.

Tampoco me gusta el zapatero de las suelas rojas, me gusta la idea de la suela pero no me gustan los diseños.

Prefiero a Perugia, a Ferragamo y a Vivier. Un beso

Lady Lala dijo...

muy interesante!!!

Jane dijo...

waw, no sbaia que existia un cuento para niños asi(el pirmero no es un autor de libros de chicos?)
y tampoco sabia que un color y unos zapatos pudieran causar tanta revolucion
muy interesante el post, un beso

Hummingbird dijo...

caramba con hans y su verdugo...qué cruel...tipo predicador. y están las 'zapatillas rojas' la peli de la bailarina que acaba saltando a las vías del tren y creo recordar que por culpa de sus zapatillas. muchos xx!

Holly Golightly dijo...

Lady Lala. Gracias. Un beso

Jane. Sí, es un cuento infantil. Un beso

Hummingbird. Creo que esa película está inspirada en el relato. Un beso ¡Que tal la tienda?

Anónimo dijo...

me encanto el post, enhorabuena :) sigue asi!No me pierdo ninguno ^.^un saludo

Miss at la Playa dijo...

tengo unas bailarinas rojas que nunca me pongo... quizás hoy haga una excepción :)

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Muchas gracias. Es un placer. Un beso

Miss At La Playa. !Qué bonito! Un beso

Mrs. de Winter dijo...

Yo desde que ando (al principio gracias a mí madre, claro) siempre he tenido al menos un par de zapatos rojos. Un must, no importa la edad ni la ocasión.

Besos :)

Holly Golightly dijo...

Mrs De Winter. Recuerdos zapatiles de la infancia. Un beso

Hummingbird dijo...

pues creo que la pelicula trataba el tema de la vanidad así que seguro...la tienda bien, he vendido varios invendibles, y eso levanta mi 'vanidad' de vendedora! muchos xx!

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. ¿Invendibles? Un beso

Patri dijo...

ayssssssssssss...este post, lo tomo como dedicado pa mí...je..je.. Guapa, recibiste mi correo???. Un abrazo ya me cuentas

Holly Golightly dijo...

Patri. No lo creerás pero me acordaba de tí cuando lo escribía. U

Sí, recibí el email pero tengo la cuenta estropeada y no funciona. Dame un poco de tiempo para pensarlo y para que me arreglen el desastre que tengo en hotmail.com y ya te cuento.

Un beso

Hummingbird dijo...

si yo te contara....muchos xx!

Di dijo...

Una mujer (o un hombre) con zapatos rojos siempre me ha trasmitido una sensación de ser una persona muy segura de si misma porque sabe que esos zapatos le harán llamar la atención, algo que en ocasiones es maravilloso.

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. (Cuenta) Un beso

Di. Es que una mujer vestida de rojo llama la atención. Un beso

MY OWN YELLOW CAT dijo...

oh! Buen post, has sabido relacionar el rojo, cn la libertad guiando al pueblo, cn Andersen y cn Judy Garland... FELICIDADES!!! XD

ByE!!!

Holly Golightly dijo...

My Own Yellow Cat. Gracias. Un beso

marta_popy dijo...

Muy interesante el post.

Me encantan los zapatos rojos!!!! Tengo bailarinas, botines, sandalias, zapatos de tacón... y aunque no lo parezca son super ponibles. Os los recomiendo.

Angie dijo...

He escrito un post sobre los zapatos rojos en general, bastante diferente al tuyo pero he agregado el dato de lo de Luis XIV, que me ha parecido muy curioso, espero os guste: http://angiuska.blogspot.com/2010/10/something-about-red-shoes.html