domingo, marzo 02, 2008

Lujoso Hermés


El invierno llega a Hermés, una firma de prestigio y con pasado apta únicamente para aquellos que aún creen en el buen gusto y que residen en determinada escala social. La cuna de la Alta Sociedad reside en Hermés, sofisticación, chic y dinero. La mujer Hermés de Jean Paul Gaultier es sencillamente perfecta, luce el cuero cortado a la perfección por la casa insignia de la tradición “del hecho a mano” y lo aúna con un toque juvenil, despreocupado y sofisticado, simplemente genial. El invierno es invierno es Hermés, la marroquinería está cuidada al detalle, los cortes son perfectos y la paleta de colores es mejor que nunca y, Hermés sigue combinando ese aire decadente europeo y el aire transoceánico de la India con toques orientales. Un desfile sensacional.


Magníficos los abrigos de corte perfecto. Cuando los ves lo sabes, puede ser para una ociosa del Upper East Side o para una dama de acero, poderosa y actual. Piel, napa, cuero, cocodrilo. Los cortes son perfectos.


Gaultier domina como nadie la esencia funcional del pret a porter sin perder el encanto tradicional de Hermés. El conjunto lo podrías encontrar en cualquier lado pero, lo que vende Hermés es perfección.


Cuando Chanel dijo que el ceñir no estiliza se refería esto, la ligereza, la liviandad se puede llevar incluso en invierno y siempre es sofisticada porque sólo se puede hacer con prendas selectas.


Oriente siempre inspira a Gaultier tanto en la paleta de colores como en el concepto interior. Pieles rugosas, lana combinada con el mejor de los cueros y un aspecto rudo y femenino al mismo tiempo combinado con faldas de seda y los más delicados accesorios.


Los pañuelos que hicieron míticos a Hermés se reinventan, más largos, más coloridos y más irregulares combinados con abrigos masculinos y, por supuesto el naranja Hermés.


Un abrigo de cuero y de napa con hebillas trabajadas y con pelo y piel cerrados por una delicada blusa de seda y combinados con botas altas de color chocolate.


Reminiscencias de las antiguas visitas de cachemira y seda, Gaultier crea éste abrigo estampado adornado con flecos. Esencia oriental.


La noche, una maravilla en Hermés. Oscura, secreta, bella. Y lujosa.


Un desfile genial para Hermés con el que se podría definir que es el verdadero pret a porter y no los delirios de grandeza de ciertos creadores. El pret a porter es algo glorioso y en el que reside el lujo, podríamos decir el miserabilismo del lujo pero ésa definición cae por su propio peso al ver Hermés. El pret a porter de Hermés con Gaultier a la cabeza es una mezcla genial de lujo y tradición, de Europa y Asia, de encanto y femineidad, de chic y de glamour. El concepto que explora Hermés es, que todo eso lo puedes encontrar en cualquier sitio si entiendes un abrigo como un mero abrigo pero, Hermés entiende un abrigo como una prenda capaz de arruinar o catapultar a una mujer. Y ya saben, “Viste vulgar y verán el vestido, viste impecable y verán a la mujer.”

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Holly tus artñiculos son perfectos.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Muchas gracias.

Sonybabe dijo...

Hola Holly, aunque llevo bastante tiempo en la blogosfera me acabo de abrir un blog sobre moda y tendencias "The Pink Carpet". Te sigo hace tiempo, y me encantaría que lo visitases. También te he linkeado, espero que no te importe,

KiSS!!

Holly Golightly dijo...

Sonybabe. Gracias. Un beso

FASHIONPICS dijo...

NICE

Holly Golightly dijo...

Fashionpics. Gorgeus. A kiss.