martes, marzo 25, 2008

El Nuevo (Y Viejo) Boho


Ella, Kate Moss, la omnipresente llega a Vogue París. Si alguien no la había visto antes, la chica it por excelencia, la mujer que ilustra el término, llega a las páginas de la alabada Carine Roitfeld con ése estilo que la ha hecho tan popular. Pocos saben que Kate Moss, ahí donde la ven, tiene estilista y que esos consejos que da, esas prendas que vende y esa imagen es, poco menos que, prefabricada. Aún así, todo el mundo la adora. Y, la pregunta es ¿Cómo no? pues claro, porque ella es modelo, drogadicta, aparece en prensa rosa y amarilla, es delgada, está en “la onda” (tanto que ella es la onda), es la mejor vestida, es un icono, su rostro le conocen todos, sin excepción, acapara portadas, tiene línea de ropa, está en todo, conoce a todo el mundo y todo el mundo la conoce. Y es una mujer de un estilo, y ese estilo está de moda.


Kate Moss es, según ella, una fanática del desorden chic. O sea, que cualquier prenda que lleva puede estar sacada de un mercadillo (Portobello), de un outlet o una tienda vintage (segunda mano o “second hand”) o directamente de una pasarela. También es importante saber que eso supone no peinarse (es un concepto que me fascina y me horroriza a partes iguales y, es tan peligroso como chic), no maquillarse, no preocuparse. También es importante añadir que uno coge lo primero que ve, pero lo primero que ve Kate Moss es una pila de ropa escogida por su estilista (para el resto de los mortales esto no es (tan) válido ni (tan) real) y escoge de esa pila, lo primero que ve. La sentencia de Kate es cierta siempre que entendamos lo incluido entre paréntesis. Otra cosa es que ella puede ir en tirantes, sandalias y shorts hoy como si fuera pleno verano y, mañana con abrigo de pelo de mono, botas negras de flecos y bufanda extralarge. Sí, la vida es así y, supongo que es como el dicho inglés: “En Inglaterra no hay clima, hay tiempo”.


En cuanto al estilo del reportaje, Emmanuelle Alt de por medio, es una mezcla de la última tendencia de la pasarela, un toque americano Ruta 66 y el je ne sais quoi francés. Es un concepto de plena actualidad que revisa el naturalismo, la influencia de los setenta y la decadencia del estilo “perfecto”. Aquí ella fuma, no mira a la cámara y no siempre pone su pose típica, para unos cansada y reiterativa y, para otros todo un legado. Naturalismo bohemio podríamos decir, muy luminoso y muy plástico.


El reportaje ha sido muy aplaudido, es uno de los platos fuertes de éste verano. En Balmain, princesas rock, delirio hippie y WoodStock, los setenta están de moda. Los setenta es una década poco explorada por la moda, llega Saint Laurent con África y Kenzo con Japón y el multiculturalismo y la fantasía comienzan a ahondar en la sociedad. Ahora se llevan chalecos de pelo afganos, largas faldas gitanas, ponchos sudamericanos, los flecos hippies, las camisas hindúes de estopilla, la marihuana, la fantasía y la psicodelia. Y antes también, en los setenta. De hecho el Nuevo Boho es, literalmente el concepto de los setenta de “Libera tu mente y, después tu ropa”.


Con verdades como el “Segunda Mano” ya no es “Segunda Calidad”, como la moda es una mezcla de “Informalidad, fluidez y fantasía”, como que las estrellas del pop marcan tendencia, como David Bowie, como el “cada uno era libre de elegir una miríada de estilos” o como el nacimiento y desarrollo de las alternativas económicas a la ropa de diseño. Sí, el renacer de los setenta. Todo vuelve. Se lleva hasta la época oscura de la moda. Y, si lo miras bien… Vuelven hasta a quemar sujetadores. Si antes lo hizo Jane Fonda, ahora lo hace una legión de celebrities que, queman (sí, ¿creías que eran simples y tontas y sólo buscaban escándalo? -Sigh- No. Es una forma de protesta.) su ropa interior. Y, sí. Ésta también es una década que huele a droga aunque no sea tan poético decir que, como los setenta, era un suspiro de marihuana transformado en el cromatismo del concepto de la psicodelia. Mírales bien, Marc Jacobs, tras la rehabilitación ya no es nadie, (hasta una gorda con un rulo y con papada) Suzy Mekes, se mete con él, el que antaño fuera el genio que sucedería a Karl en Chanel. Sí, Kate Moss esnifa coca, sí, Amy Winehouse, heroína; sí, Mischa Barton bebe y fuma marihuana y, Carmen Kaas bebe una botella de vino antes del desfile y, por cierto, Naomi te pega.


Luego, los setenta vuelven. Vuelve el boho pero pasado por un tamiz nuevo. Vuelven las modelos corrientes y molientes que todo el mundo adora y que son el alma de la fiesta, vuelven los vestidos largos, la cazadora de cuero, el lado oscuro de la moda, vuelve el no leer Vogue y leer VogueParís porque ahí, Carine Roitfeld, sabe que los nuevos visionarios no leen Vogue por demasiado frívola pero leen su publicación porque les entiende. Porque a ellas y a ellos ya no les gusta el collar de perlas y la colonia de vieja escuela como Polo o Acqua de Gio. Ahora vuelve lo que se fue. Y, por cierto, vuelve divertirse y no fotografiarse divirtiéndose. O sea, que, mueren, poco a poco, los fotologs. Aunque, como todo, tardará en imponerse. Eso sí, dale un poco de tiempo y verás a los que hoy visten House Of Holland con vestidos ligeros y camperas. Sí, porque la vida es así y, la moda es cruel. Un consejo, borrad el historial. Es casi erótico, y patético. Me encanta lo cruel que es la moda.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Por favor visita este blog: http://absofashionlutely.blogspot.com
No es mio pero creo que mereceria algo de publicidad en el tuyo y como a ella no le puedo firmar, por favor, pasa y miralo.

Me encanta tu blog, adoro las actualizaciones de Kate Moss, los adolescentes y Marc Jacobs, aunque difiero en otras.

Un beso.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Voy. Muchas gracias por la recomendación. Gracias. Un beso

Doublecloth dijo...

Hablando siempre desde el respeto, Kate siempre me ha parecido la persona menos recomendable para adorar (solo hay que ver como diseña http://es.youtube.com/watch?v=xdYTeJhhpOg,s ver un amor a la moda, un cariño con las prendas).

La verdad no la entiendo, ni a su delgadez cocainomana tampoco. Respeto al boho en poco tiempo los niños pop sera boho. En fin solo la moda es capaz de convercer al mundo para cambiar tan rápidamente supongo.

Holly Golightly dijo...

DoubleCloth. Será que la moda es una forma tan horrenda que debe cambiar cada seis meses como diría O. Wilde.

Yo, ahora diría cada tres con el crucero de por medio. Un beso

thesil dijo...

Me encantan el edito y las poses de Kate Moss. Siempre será mi it-girl.
Un beso

Holly Golightly dijo...

Thesil. it girl, it girl. Ella es el sinónimo de it girl.Un beso

Anónimo dijo...

Kate forever...ya no es una super modelo...tampoco es una celebrities mas cualquiera... ella es el ICONO de una generación o incluso de varias generaciones... esta por encima de modas, de diseñadores, de tendencias... es simply Kate Moss. Es un estilo de vida. Su nombre por si solo vende. Es una marca cool y vende y que no pasa de moda... a la misma altura de Prada, Balenciaga, etc... y ademas demuestra que hasta ahora ella no tiene fecha de caducidad como otras. Por siempre Kate estará "in the hood". Limón_de_Luxe

Holly Golightly dijo...

Limón_De_Luxe. Llevas razóon, Moss es una marca. Kate Moss es un logo, un icono, un término. Un beso

Anónimo dijo...

Suzy será una vieja gorda con peinado de tucán, pero dice las cosas claras. Wintour y Roitfeld están condicionadas por una revista pero Menkes aunque normalmente arrastre para lo inglés es fundamental en la moda.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Por supuesto. Suzy Menkes es, actualmente, una figura importantísima en el mundo de la moda que, sobre todo, dice un buen puñado de verdades que hacen falta porque por mucho que Wintour se empeñe, la colecci´n de verano de Ralph Lauren no era de Ralph Lauren y era mala y, D&G no vale nada o, más de lo mismo. Carine se emepña en Azzedine, se empeña en Ghesquiére, se empeña en Balmain y se empeña en el minimalismo comercial grupie. Pero ahí, ella gorda como ninguna, con su rulo, con su papada, con sus arrugas, con su media sonrisa malévola es sincera. Y brutal y cruel. Y eso es genial. Un beso

Archi dijo...

Fabulosa la crónica. Kate es detestable y adorable a la vez y por eso es mágica. Yo la adoro y la adora la gente.
Me encanta leerte, te lo dije?
Besos
Richard

VALENTINA A.V. dijo...

a mi tambien me encanta el lado cruel de la moda... y me parece muy sensual todo ese lado oscuro... nice post.

VALENTINA A.V. dijo...

a mi tambien me encanta el lado cruel de la moda... y me parece muy sensual todo ese lado oscuro... nice post.

Holly Golightly dijo...

Richard. Muchas gracias. Un placer

Valentina A.V. Gracias. Un beso

Anónimo dijo...

esta buena la pagina
lo digo como diseñadora
pero como persona creo que no hace falta porque agredir a las personas que lograron un lugar en la moda, de buena o mala forma pero lo hicieron..
en definitiva, una cosa es saber de moda q no incluye tener los parametros de perfeccion fisica, porq con la mente basta, y otra es cuando son fashion victims
como muuuchos/as existen y cada dia odio mas
no se porque pero lo queria decir
adios