domingo, enero 19, 2014

Cócteles Y Fotos









Testino no siempre fue un fotógrafo anecdótico, recordado no por su producción sino por su eterna sonrisa junto a la Wintour o por haber hecho fotos a Diana de Gales o sacado a mujeres muy sexuales, descaradas, cuando Tom Ford reinaba en las pasarelas dirigiendo Gucci y Carine Roitfeld era con él uña y carne. En esa época, Testino era un fotógrafo de verdad que no sólo sacaba su cámara para inmortalizar su ego haciendo fotos a Gisele o a Kate Moss para luego sacar libros en Taschen. Que eso está bien, claro, pero no deja de ser deprimente que haya quedado vinculado a la portada de Vogue USA, sosainas total, sacando fotos a estrellas de cine en los mejores casos, actrices de más de cuarenta que aparecen con tanto retoque que es casi imposible saber si son ellas o sus nietas o muchachas prontas a ser olvidadas tras un éxito en la taquilla, en los más de casos que, además, suelen aspirar a ser it girls (como Sienna Miller en la mítica portada del September Issue aquel del que hicieron un reportaje).

En los 90, Meisel molaba. Hacía editoriales como éste para Vogue París, es de 1994, y sus fotos tenían un halo que todo el atrezzo y el retoque actual hacen que se borre en la mayoría de los casos. No quiero decir que fueran perfectas o que ahora no se haga nada que valga la pena -al contrario, hay producciones de muy alto nivel y tan hermosas que casi son trágicas- pero se ha perdido el aire de una época que, aunque a nivel de prendas y de colecciones quizá fue olvidable, tuvo una impronta tan personal como los 80 o los 70 o los 40. Son los años de una mujer que bebe un poco de la iconografía de Helmut Newton para YSL pero que es más agresiva en los negocios sin ser una yuppie ochentera porque es más sofisticada. Testino la plasmó muy bien en este editorial. Es una mujer elegante y algo hipererotizada aunque insumisa. Vestida con líneas rectas, sacadas de Calvin Klein en su mayor parte, pero mezcladas con faldas tubo, turbantes, joyería escandalosa (de marcas italianas como Gucci o Prada) y un aire de diversión desenfrenada -pero no nociva como en los 80 con toda la coca y la prostitución y el arribismo de por medio- pero sana. Y molaba.

8 comentarios:

Elisa dijo...

En mi opinión, a Testino le falta mucha garra en general. Prefiero un Meisel lánguido a un Testino cursi :S

Holly Golightly dijo...

Elisa. Yo también creo que el problema de Testino es el azúcar... Un poco como Tim Walker, que todo está tan lleno, tan, tan... que cansa. :)

Maribel dijo...

En tu blog siempre se aprende cosas insteresantes sobre fotografos etc.
:)

Holly Golightly dijo...

Maribel. En el tuyo se aprende más. Yo es que soy muy fan. :)

Maika Perez dijo...

El principio del fin de Testino fueron las fotos de Diana.

Holly Golightly dijo...

Maika. Total. Ya la cosa ibaa con azúcar en vena por ahí...

Holly Golightly dijo...

Maika. Total. Ya la cosa ibaa con azúcar en vena por ahí...

Blog Remaja dijo...

Good article, thanks for sharing