miércoles, mayo 25, 2011

Una Boda Real


Hay hombres que son capaces de hacer todo por contentar, encontrar y amar a la mujer que desean.
Los ingleses conocen dos reales ejemplos: el de Ana Bolena y el de Wallis Simpson.


Por la primera, el rey Herny VIII dio su cielo, casi su reino, alianzas con otros países, el fin del catolicismo en Inglaterra, su hija Mary y las vidas de todo el que se opuso minímamente. Bueno, es verdad que le cortó la cabeza a Ana pero fue "a la francesa" que es más delicado (y pese a ser inocente).


Lo que no acabó tan mal, sino simplemente algo triste, algo extraño, algo ... delirantemente extravagante fue el romance de Wallis Simpson y chez David. Americana y divorciada y experta en artes amatorias cual Mata Hari destronó a un rey por su amor y vivió cubierta de joyas: él nunca se perdonó que no hubiese sido reina. No tengo que decirle que Aline Griffith, sí -esa señora muy elegante, con el pelo lleno de laca al más puro estilo cool y con un pasado como espía americana y el nombre en clave de "Butch"-, subasta sus joyas. Aunque es otra historia, entre ellas tiene un delirante reloj de brillantes de la señora Simpson con una fecha grabada por detrás que ella heredó de Wallis. La fecha es del 36, la boda fue más tarde. Aline dice "tuvieron relaciones íntimas antes de la boda, un escándalo en la época, él lo marcó para siempre en el reloj". Aparte de eso, la señora Simpson tenía el broche panter de Cartier, collares de esmeraldas y pulseras de rubíes y otro millar de joyas para acompañar a ese hombre elegante que llevaba trajes azul noche porque son los únicos que parecen negros.

Aunque no crean ustedes que el hombre solo vive de joyas, como diría la propia Wallis "yo no era hermosa así que me vestía mejor que todas las otras mujeres".

En Vogue se saben una anécdota genial de ella, para mejorar su imagen, hicieron un reportaje con ella en Vogue. En una de las escenas, lleva el vestido langosta del combo Schiaparelli-Dalí. Llovieron críticas. Sobre todo cuando Dalí aclaró el significado freudiano y sexual de la langosta. De todas formas, para mí Wallis Simpson ES Wallis Simpson con este vestido de Mainbocher. Y sí, cuando Sarah Burton acabe de fulminar el estilo-archivo-esencia de McQueen puede empezar a hacer lo mismo con la historia inglesa. Esperen, que eso ya lo ha hecho.Vive Dios. El vestido de la hermanísima Pippa Midlleton se inspira claramente en la modernidad de la línea I de Wallis Simpson. Bueno, otra vez será Sarah. Wallis desde luego está maravillosa.


8 comentarios:

Susana_MqR dijo...

q stupenda foto! yo tngo de la epoca de mis bisabuelos y q imagen mas cuidada

bsitos

Holly Golightly dijo...

Susana. Llevas razón. En eso. Citando a Aline "mis nietas son de blue jeans, yo llevaba diamantes". Sigh. Un beso

srta a dijo...

Qué interesante la historia de esta Mujer. Justo esta semana he visto "El discurso del rey" y me he acordado de ella.
Me encanta la frase de Vogue, no la conocía!
Me la imagino con las uñas rojas y todas esas joyas...
Y la imagen me encanta! Y el vestido también ;)

Un beso Holly!

andy dijo...

Que buen relato!!! es genial!
besos

Holly Golightly dijo...

Srta A. En el discurso del rey sale, vestida de negro Chanel con unos collares de perlas y la señora Bonham Carter se ofende de que la reciba Wallis. :) Un beso

Andy. Gracias.

H A R R Y G O A Z dijo...

Have a SUPER week !

Chanel Evening Bags dijo...

How a beautiful dress.Chanel may be known for its timeless designs, but with the introduction of the Chanel 2.55 Chanel brings us a line that is both seductive and a slight change of pace. Unmistakably different, Chanel classic strays from the quilted Chanel Evening Bags we have come to expect from the brand. For those of you who were disappointed that Chanel’s Fall 2011 runway show only featured a couple of handbag styles, fret not. We have a few more Chanel handbagsto show you, courtesy of the fine folks at Style.com, plus a closer look at the Chanel Shopping Bags that were featured on several models during the presentation.

Rehabilitación profesional dijo...

Que hermoso, definitivamente se nota el buen estilo.