sábado, octubre 09, 2010

LV Es Una Fiesta


A veces pienso en Hemingway. Él que veía París como una fiesta y España como una corrida de toros. También pienso que uno los temas como quiero porque no tienen ni que ver en el blanco de los ojos. No obstante, nadie desprecia un dulce así que... Marc Jacobs en Louis Vuitton vio una femnineidad exagerada para el otoño invierno: pechos, caderas, tacones medios, bolsos rígidos, años 50s y una carretera con curvas y chicas guapas. y ahora ve una especie de Años 20s. Es el mismo proceso.


Entre 1900-1914, el fin del siglo, las mujeres llevaban xorsés, los pies trabados, escotes imponentes, pechos turgentes y caderas fértiles pero llegó la Gran Guerra, ellas se arremangaron, ellos se fueron a la tumba y cuando Alemania cayó ya era todo muy diferente. Ellas llevaban vestidos de flecos, bailaban el tango para olvidar, enseñaban piernas, hombros y escote y se cortaron el pelo, tan corto, que parecían ce cedillas.


Chanel tuvo su porción de culpa, las Callot Soeurs el resto y Estados Unidos con el charleston, el capitalismo y el jazz hizo el resto. Un montón de dinero fue lo que faltaba para que todo pudiese ser como fue. De repente, en USA había explosiones de riqueza y, mientras Europa se lamía sus heridas, también aprendía a ser chic, a deshacerse de todo lo viejo y a apostar por lo nuevo.

Marc Jacobs llega justo a ese momento. Japón también ha vencido la guerra y, de hecho, Europa se tiñe de una especie de fiebre oriental que ya había llegado con el orientalismo moderista y que continúa con todo el jaleo de Mata Hari, Diagilev y el Ballet Ruso de las palomitas de colores que tanto inspiró a Poiret.


Chanel es la reina indiscutible de esos años. Pelo corto, sencillez con un vestido negro, mucho lujo y glamour y un halo de sofisticación. Una ristra de perlas. Un bolsito pequeño. Un poco de bello indiferente. Rojo de labios y... champagne.

Hemos perdido la guerra y no nos importa. Marc Jacobs para LV sólo piensa en las jóvenes, esas que están hartas de no haber sido unas señoritas por culpa de una sucia guerra, que saben que sus hermanos murieron en el frente y se qeudaron sin pulmones por culpa de los gases de Verdún. No quieren oír nada de generaciones perdidas, de que antes todo era mejor, de corsés, de cintas, de lazos, de volver a casa pronto, de guardar la preciada virginidad, de ser ama de casa o de criar a un montón de niños. Joder.


Ellas también tienen vida. Pienso mucho en Diana Vreeland, una mujer maravillosa, de la que Warhol dijo que tenía perfil de tucán y que era un ave exótico. Pienso en que contaba que poca gente olía el aire de Vogue y todo lo que eso conllevaba. Estas chicas sí lo han olido.


Están en la cumbre. Son la cumbre.


Un Studio 54 en los años 20s.


Con belleza y desenfreno.

5 comentarios:

SyM dijo...

¡Hola!
Somos S&M y nos encanta tu blog...
Te seguimos y te esperamos !!

http://chiccheaphurra.blogspot.com/

Trapiello dijo...

Me encanta,parece un cuento!!!

Holly Golightly dijo...

Sym. Muchas gracias. Un beso

Trapiello. Un beso

Tonio dijo...

Super Super Super interesante.
Me encanta la relación post-guerra con esta colección post-crash era.


Holly: pasate por mi blog un dia, no?

Anónimo dijo...

牙齒矯正一定要帶牙套的。
隆鼻手術目前最流行的是韓式隆鼻呢!
五星級的MOTEL台北要選哪一家?