miércoles, octubre 13, 2010

Blanca Va La Novia


Pienso en la contemporaneidad y en las tradiciones. A veces uno se estanca con un target de mercado y cuesta salir -o entrar- en la mente y en la vida de cierto público. Marilyn Monroe cantaba que los diamantes son los mejores amigos de la mujer pero Holly Golightly borraba de un plumazo todo aquello al decir que "veía los diamantes divinos para señoras mayores pero no para ella".

Y ahí se encontraban las firmas de diamantes. Las abuelas de la 5º Avenida no vivirían para siempre y, las nuevas fashonistas parecen preferir un bolso de Dior o de Gucci a unos chatones de brillantes o a una pulsera comprada por su flamante marido. Parece ser que un Porsche está más valorado que una tiara y que, además, !qué demonios!, ya nadie se pone eso.

Las joyerías, aparte del halo de glamour y de lujo, de prestar joyas a estrellas del cine, surtir a unos cuantos snobs y dar anillos de compromiso a algunos jóvenes yuppies y a algunas prometedoras pijas ven cómo su clientela va muriendo o desapareciendo.

El reclamo de la belleza y la elegancia perenne se desvanece con las chicas que quieren estar de moda cinco minutos con un vestido de 30.000 dólares para pasar a la semana siguiente al bochorno si no llevan el Nuevo It Must de la temporada en forma de, no sé, ¿un bolso de pitón morado con cascabeles azules y una ristra de pelo falso prendida del hombro?. No hay sitio en nuestra vida para los diamantes.

Sobre todo porque Audrey Hepburn logró hacer auténtico lo falso y actualmente casi todas las ¿estrellas? logran hacer falso lo auténtico. Con iconos así, entrar en Harry Winston parece improbable, muy improbable, en cambio, entrar en el nuevo garito de Prada es un hecho. ¿Cafetería, ropa, bombones, flores y alguna celebritie? Por supuesto. ¿Miradas por encima del hombro, bandejas con chucherías, miradas de soslayo y el vigilante pegado a tu chepa si miras cualquier cosa o pides probarte algo en Chopard?. No gracias.

No obstante.
Parece que se han dado cuenta y que vuelven a cargar.

Por lo pronto, la publicidad deja a las matronas enseñoreadas, a las sirenas del Old Hollywood y pillan de sopetón a una novia joven, tersa, poco convencional y muy moderna que mata el hambre con un sandwich. Y que además, oh casualidad, lleva un brillantón en el dedo.

Estamos cambiando.
A bien o a mal, según se mire.
Pero cambiando.

14 comentarios:

Señor Don dijo...

De pena, aunque cierto todo deshumanizado, todo desetiquetado, pero chica,los brillantes son maravillosos, si yo contara anecdotas!
La foto contiene una carga grandisima, lo sencillo, es abrumador.

Holly Golightly dijo...

Señor Don. Cuéntanos anécdotas. :) Yo, al menos, quiero escucharlas. Un beso

Alphonse Doré et Noir dijo...

No sé. YO creo que la persona que decide gastarse ese dinero en una buena joya, en lugar de en 20 bolsos de prada.
O que lo prefiere a un Swarosky, pues como que tiene algo.
Es el hecho de tomar esa decisión, de prefirir una cosa sobre la otra, lo que le define.

Anónimo dijo...

los diamantes cuentan ya otra epoca cuando todo era duradero, y que se prometia el que daba un diamante a una señora amor eterno.

hay en dia, la vida de los productos ya no tiene nada que ver. se compra, se consume y se tira.

el diamante y la velocidad loca de nuestro mundo hace que este tipo de producto no sobrevivira.

le pasa igual a los perfumes. antes ira un producto de lujo pero ya se ha convertido en un producto de masa, con una cantidad increible de "limited edition" que lo confirman. Si, algunos creadores se empeñan a lanzar perfumes muy caros, "niche" como dicen los marketeers pero eso no quita que ya no tiene el perfume el valor que tenia antes. No solo el valor del dinero pero lo que contaba de verdad de la personalidad de la persona que lo llevaba. Ahora es un objeto de moda como puede ser un bolso o un par de zapatos.

Holly Golightly dijo...

Alphonse. Ah claro. Pero, no sé, hubo una temporada que estuvieron de moda los diamantes fancy. Nada bonitos, a mi gusto. Pero muy de moda. Y era un tanto... absurdo. Un beso

Anónimo. ¿El diamante se reutiliza en caso de divorcio? Sarkozy regaló el mismo a Cecilia y a Carla Bruni... (uno de Dior). Llevas razón, por otro lado, con lo del perfume. Aunque, claro, está bien el buen olor. Un beso

Irene (capuccinobar) dijo...

¿Diamantes? Ya no hay sitio para ellos, como bien has dicho ahora es mejor tener montones de joyas baratas que juntas suman el valor de 20 diamantes, y que acaban por durar poco más de un año. Consumismo dicen algunos. Puro y duro.

Un beso Holly.

Señor Don dijo...

Pues, lo siento mucho pero donde este un solo brillante que se quiten miles de kilos de bisuta!
Holly anecdotas con joyas miles! hasta cicatrices, la que tengo en el oido izquiedo por intentar ponerme un pendiente de mi abuela fantastico jaja, ademas de descubrir que tu progenitora y tu no teneis el mismo grosor en el dedo corazon y que su anillo de pedida se quede engarzado en él!

Botica Pop dijo...

llevo días pensando que es un trozo de pastel (torta, me parece que le llaman ustedes por allá) y pensando que qué sensual la Beha, comiendo pastel (torta) con las manos. pero tienes razón, ya lo observé de cerca y es un sandwich.

una novia lesbiana, por otro lado. me encanta Freja, y esa es una foto absolutamente encantadora, pero no deja de hacerme gracia, principalmente porque no es ningún secreto.

Holly Golightly dijo...

Irene. ¿Un año? O una semana. Un beso

Señor Don. (Jajajaja) A mí una vez un pendiente se me deslizó por debajo de la oreja, o sea, se me desgarró y ni sangré ni nada y, cuando cayó al suelo, me enteré. Tenía una herida pequeña. Llegué a casa diez minutos más tarde y no tenía ni un raspón. :) Cosas de la vida. (Lo del anillo es muy típico) Un beso

Botica Pop. Yo lo llamo "pastel", Botica, o "tarta". "Torta", ¿no es sudamericano?. Bueno, en España, y en California, Freja podría casarse con una dama. ;) Eso no es problema. :) Un sandwich me pareció siempre. Aunque quizás lo de la tarta tiene más sentido. :) Un beso

Anónimo dijo...

網站要如何推廣網路行銷呢!
瑜珈是女性最好的運動。
大陸新娘中有家庭暴力與其他問題嗎?

Rbk* dijo...

No sé si seré clásica en ese aspecto, pero en algunas cosas soy de poco, y de calidad, y en las joyas me pasa eso, acabo siempre recurriendo a mis básicos.

Botica Pop dijo...

* suspiro * ah, las infinitas variantes de este nuestro idioma...

yo podría apostar fijo que si Freja se casa con una dama, la afortunada dama va con el vestido de novia y Freja con smoking. aunque también, quién sabe. quizá sólo lo creo porque a mi me gustaría verle de novio.

Holly Golightly dijo...

Rbk. Bueno, yo creo que hay que combinar. Un beso

Botica. Me gusta Freja, la verdad. Un beso

Hummingbird dijo...

Qué tarde llego..
me gustan los diamantes, lo bastante como para desear alguno que otro -cierto tipo de joyas me dejan fría, será porque de hecho no hacen compañía...

freja guapísima y un acierto de campaña desde luego -por cierto le han borrado los tatoos... ay.

un beso Holly