lunes, julio 12, 2010

Tras La Margarita


Armani lo avisó: vuelven los setenta. Cuando el mundo aún no giraba tan rápido como en los ochenta sumido en la vorágine de perdición y diversión a partes iguales de Studio 54 y de la cocaína y el sexo.



Se llevan las mujeres estilosas sin forzar. Jackie Kennedy ya no está en la cúspide de la ola sino la nueva Jackie O. que es mucho más chic. No es la más bella del baile y, sin embargo, sabe lucir como nadie un pañuelito aquí y allá y convertir esos pantalones beige en Esos Pantalones Beige. ¿Nos entendemos?


Ya no se trata de ser perfecta como en los 50s, ser joven como e los 60s o ser rico y el mejor como en los futuros 80s. El devenir de los 70s es aún divertido y alocado, juvenil, poco consumista, trasnochador, musical, sexy y poderoso, respetuoso y con valores como en los 60s. Sigue amando la belleza ligera pero al mismo tiempo tampoco reniega de una cierta artificiosidad.


Entiéndanos. Estas señoras ya son madres pero siguen siendo señoritas. ¿Chanel, negro y cortarse el pelo? Are you kiddin´? La nueva juventud está al alcance de la mano, pisa fuerte, con estilo y con muchas ganas de vivir.


Bien es cierto que ya hemos superado los años de la margarita en los que los cestos de paja eran mejores vistos que el cuero, las orgías estaban mejor vistas que la aburrida monogamia y las drogas y el sexo mejor vistas que la castidad pero ahora, si bien han envejecido aún no son unos yuppies cabrones que desaparecerán del panorama con un mullido colchón dorado tras estafar a unos cuantos con sus fracasos puntocom.


Aún hay algo muy natural.



Aunque falte poco para el baby boom, para veranear en España, para pensar en las suecas, para malcriar a los niños con la consola, para beber Coca Cola, para fantasear con un mundo comunista mientras uno aspira la misma bocanada que huele a decadencia y a esplendor. A fantasía y a multiculturalidad. A hierba y a lycra quemada de sujetador...



Esto no es el Londres de los Beatles pero es el Nueva York de las mujeres guapas. Ya no se trata de quemar sujetadores y Brigitte Bardot vive con Gainsborough que usa zapatitos blancos.
La bella, sin duda, y, ¿la bestia?

El culillo de Bardot es patrimonio nacional e internacional. Y el "libera tu mente y después tu ropa nos sigue gustando". Hay un bonito verano -o invierno- del amor sin prejuicios donde frivolidad y fruslerías se entremezcla con el fin de lo predeterminado y lo establecido.


Creamos nuevas normas. Cuidado. Nosotros ya no somos nuestros padres. No queremos bailar a Sinatra y beber whisky. No queremos tener ocho hijos y sentarnos en mecedoras. No. Queremos bailar rock, fumar algo de maría de vez en cuando, robar a los poderosos y pagar impuestos. Yeah.


Y camino a Londres contra Vietnam, con olor a LSD, uno aprende a vivir la vida. Sin pausa pero sin prisa.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta como escribis

Alphonse Doré et Noir dijo...

Siempre he considerado los 70 como un periodo de transición. No lo veo como una estilo concreto.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Gracias

Alphonse. A mí me gustan. Bien es cierto que una vez cambiado el estilo radical tras las revoluciones del XX, el cambio parece menor, en mi opinión sí que tienen una imagen clara. No sé. Un beso

gabrielle dijo...

me encanta el blog!
te sigo!

sígueme: www.gabriellemode.blogspot.com

Anónimo dijo...

Holly, ma chère...
en relación con el debate sobre si la moda es un arte, decir que cualquier artista (escultor, pintor, escritor...) dispone de una libertad de creación que no tiene su equivalente en moda, de manera que la moda no puede ser un arte. No obstante, desde siempre ha habido un sentimiento unánime y mucho empeño en que así sea considerada, cosa que yo personalmente nunca he entendido. Tal vez la alta costura sí que tendría cierto componente más artístico, ¿pero el prêt???

Vuelven los 70, una vez + qué miedo me dan las campanas...


Sr.Q, si x casualidad lees este comentario, nada... que un saludo.

besos guapa ;-)
Manuel

Holly Golightly dijo...

Gabrielle. Gracias

Manuel. Hola. Qué genial verte por aquí. Si el Señor Q no lo ve, yo le avisaré. :) Pero estoy casi segura de que sí. Mr Q... No sé, yo creo que si tomamos que todo o nada es arte, que cualquier cosa puede serlo o dejar de serlo según los ojos, la moda es tan arte como la escultura y tan poco arte como cualquier cosa. Quiero decir una vasija no es arte, ¿no? al menos en sentido estricto, pero entiérrala en la arena unos cientos de años. Y ya verás. Historia del arte. No sólo arte. Historia. H-I-S-T-O-R-I-A... Relativismo al fin y al cabo.

Las campanas, bueno no sé. Hay horrores y horrores, claro. Pero con moderación todo puede ser chic. Un beso

variopaint dijo...

La nostalgia, Holly, la nostalgia...

besos

Holly Golightly dijo...

Variopaint. El alma monsieur, el alma. :) Un beso

Anónimo dijo...

A mi los 70 me parecen muy interesantes, en muchos aspectos.El estilismo de las fotos precioso. Y Freja demostrando que no fue chica IT pasajera, sino que que llegó para quedarse definitivamente... y luego dicen que Karl no es visionario...jeje Saludos. Limon_de_Luxe

Pau dijo...

Soy hija de los 70, así que Bienvenidos ;)
XXX

Liesl dijo...

Esa última frase me ha encantando. Aunque seguún mi opinión con el LSD sería más bien con prisa que sin ella, jaja.
Siempre es un placer leer tus textos. Este en particular me ha gustado muchísimo, por tratarse de una decada, que sin ser realmente llamativa como los 80's, ha sabido dejar su impronta y marcar para siempre un estilo.
Esos anteojos de la última foto son un especatulo, sí aparece algo así en mi camino, no dudaré en comprarlos!
Un beso querida.

Holly Golightly dijo...

Limon De Luxe. A mí también me gustan los 70s. :) Creo que son chics. Un beso

Pau. Un beso

Liesl. Gracias. Muchas gracias. Un beso

Isabella S. dijo...

wooo amo los 70, esas imagenes son increibles, es mi decada preferida !!!!!

http://lookstyleoflady.blogspot.com/