viernes, abril 23, 2010

El Trigo


Steven Meisel piensa (para Vogue Italia) en "los prados del cielo" de verde y del color del trigo con unas muchachas algo alejadas de las huríes de los árabes y de las setenta vírgenes del "esfuerzo continuo" (que es lo que es, en realidad, la Yihad) y más cercanas al XIX largo de antes de la I Guerra Mundial cuando había Imperios en Europa y la nieve helaba Rusia sin sangre roja ni casacas comunistas.
En aquella Europa devorada por la decadencia del estallido necesario de una guerra, que se celebró para los ingenuos entre alborotos y salvas de felicidad, todo era luz del crepúsculo vespertino y de la aurora matutina al cantar del gallo, todo era despreocupación y preocupación, y novios generales de alguna división lustrosa cuando no soldados rasos de bayoneta y espada de gala, si es que tocaba.


En aquella Europa del fin de siecle se alzaba esa cicatriz sobre el rostro de París que por un "quítame allá estos hierros" no acabó en Barcelona. Y que comenzaba a ver con el corazón en vilo la electricidad y el cine y todas aquellas cosas del mañana que ya era hoy y que a nosotros que somos de hoy nos parecen del ayer cuando no lo son.


Las señoritas bien vestían blusa blanca para el día a día y las señoritas mal (o no bien, al menos) trabajaban en el campo bajo el sol. De sol a sol y con el ritmo solemne de las espigadoras de Millet cuando daban el Ángelus, yendo a misa y pecando de beatillas de segunda y de virgencitas de tercera.


Qué labores nos manda el Señor, agacharse y volverse a agachar...




Cantan con su boca de grana mientras deshacen las trenzas de sus hermanas con la misma fruicción que hilan, que tejen y que aman.... antes de que Monsieur Victor publicase Garçonne y a la alta burguesía se le cayeran quinqués ardiendo sobre el cabello de toda una vida -mireusté-.


La vida en el campo tiene esa gracia, ese ritmo de las horas del sol y esa monotonía prosaica de las estaciones del año sucediéndose y las labores pasando de mano a mano al mismo tiempo que baja el sol. Ni lectura ni placeres, solo charlas amenas, bailes a corro y fiestas de pueblo donde, con suerte, encuentro una prometido y, con más suerte, puede revolcarse entre la paja...


Ser señorita es duro pero gratificante. El qué puede uno hacer es un problema pero más de nosotros cuando miramos al pasado que de aquellos que lo vivían sin televisión, ni prensa ni Internet y sin hazadas 2.0 o sindicación de los "amigos de las guadañas bien afiladas" para asustar al -buen- ladrón.


Mucha resignación cristiana, claro.


Y un ambiente que recuerda a Vermeer con sus jóvenes de las perlas (aunque sin perlas) y a Rembrandt con esa luz interior saliendo directamente de esas chicas que sacan su cara al sol y se la esconden al astro rey para parecer chicas bien.


Sin saber que nada mejor que reir, que vivir, que no morir, que correr por los prados del cielo...


Sin tiempo, sin prisa, sin pausa...


Tiene el campo un ritmo muy placentero y deseado, muy pausado y poco sofocado que responde al amor con el que el viento mece la cebada, con el que cuando avisa de tormenta, la agita o con el que la lluvia invade los campos y la nieve hiela las flores de los almendros...


Y hay una sórdida belleza en la candidez natural de las labores del campo, por muy rudas que sean, en esos arroyos cantarines, en los riachuelos de los amantes, en los caminos de los asaltantes, en el croar de las ranas que cuentan que el estanque es de agua potable y en el molino girando las aspas según el egoísmo del río....

Pero hay belleza... mucha belleza.

14 comentarios:

fashionfamous dijo...

Estas imágenes me encantan porque me recuerdan a esas pelis antiguas del campo hahhahaha

¡Besitos fashionistas!

Holly Golightly dijo...

Fashion. Un beso

Maialen dijo...

que bueno! bonitas fotos, diferentes un rato...no se si me gustaba más lo de antes o lo de ahora, lo que está claro que antes se podía vivir sin lo de ahora, y ahora no se puede vivir sin lo de antes

srta a dijo...

me recuerdan a unas que hizo karl para una campaña de chanel, aquellas eran en un pajar pero, no sé por qué, me han venido a la cabeza inmediatamente.

Un beso Holly!

Holly Golightly dijo...

Maialen. Bonita dicotomía. Un beso

Srta A. Cierto. Un beso

Louis dijo...

country style....very nice pictures!!!


http://louis-myfashionshow.blogspot.com/

Holly Golightly dijo...

Luois. A kiss

La chica del sombrerito de paja dijo...

al ver las fotos y esta entrada me han venido un montón de recuerdos de infancia a la cabeza, gracias :)

besos

Holly Golightly dijo...

La Chica Del Sombrerito de Paja. Lo dice todo tu nick.:) De nada, a tí en todo caso por compartir con nosotros algo tan íntimo. Un beso

Hummingbird dijo...

como detenido en el tiempo. y también me recuerdan a las karl, aunq éstas parecen ir más allá.

otro beso holly...

Tamara dijo...

Esta editorial era (y lo sigue siendo!) tan bonita. Un poco casa de la pradera.

Claudiafan dijo...

Genial selección Holly. Me encanta este concepto de campo virginal en la moda. En las fotos no hay artificio , ni pose prefabricada.La naturaleza y el campo cada vez están más de moda y cada vez aparecen más en los photoshoot. Deberíamos de poder teletransportarnos una hora al día al campo para limpiar el alma...
Un beso ;)

Holly Golightly dijo...

Humming. Un beso

Tamara. Es cierto. Un beso

Claudiafan. Gracias. Un precioso comentario. :) Un beso

Anónimo dijo...

酒店經紀 酒店打工 酒店工作 酒店上班 酒店兼差 酒店兼職 打工兼差 打工兼職 台北酒店 酒店應徵 禮服酒店 酒店 經紀 打工 兼差