miércoles, febrero 24, 2010

Lozanía


Amarillo. Hay una extraña fobia hacia el amarillo. Kandinski lo consideraba un tono agresivo, a mí me colorea la palabra envidia y mientras que para los románticos puede significar amor poético del que dedica el poeta maldito a la musa cuando ha muerto -fenecido- cual flor hecha temblar por el viento, es uno de los tonos más incomprendidos. (Claro, si es que los colores pueden ser incomprendidos). El amarillo excita. No se queda quieto. Es todo movimiento aquí y ahora y brillo cegador. Se asocia con las hierofanías fulgurantes y relaciona a los individuos más sobresalientes con el brillo de la esfera solar.




El amarillo da vitalidad, conecta con la rapidez, con la inmensidad y con el infinito, es un tono cálido pero vibrante que hace que la retina se pierda en su inmensidad. Refulge. Atrapa. Centellea. Y me parece un tono joven. Más que joven, quízás, lozano. Si amarilla es la envidia, también la inocencia y la vitalidad. Oigo el latido del corazón con cada trazo del pincel empapado en amarillo. Puedo oler la pintura deslizándose por el lienzo, acariciándolo como la seda a la piel de un vestido ceñido. Veo la tela blanca hecha explotar a cada línea y comprendo... que el amarillo es vida.


Y sé qué me atrae de este conjunto de Lemoniez para el próximo invierno. Me despierta. Oigo el motor rugiendo. Las hélices del helicóptero sin dejar de girar. Huelo el mar y la lluvia. Noto el viento. El salitre y el óxido devorando el puerto y la madera pudriéndose poco a poco. Veo la semilla germinar y el chocolate espeso deshaciéndose.
Hace frío y no lo noto.
Y todo por un poco de amarillo.

13 comentarios:

Pelayo dijo...

Franz Marc decía del amarillo que era la representación de la alegría y la femineidad. Yo estoy totalmente de acuerdo, y aunque solo pueda soñar con caballos amarillos surcando los cielos, me siento más que satisfecho viendo a Marina recorrer la pasarela.
El amarillo es el color del valor, de la fuerza y de la personalidad, en un mundo en el que el negro se ha convertido en segunda piel.
Un saludo grande, y enhorabuena.

Holly Golightly dijo...

Pelayo. Muchas gracias. Precioso tu comentario. Un beso

Kate_Sgulp! dijo...

Ha Carine no le gusta mucho el amarillo, verdad? Creo haberlo leído en alguna parte.
Y es que es un color difícil, pero cuando se arriesga... mira a Michelle Williams en los Oscars.

Besos.

Holly Golightly dijo...

Kate Sgulp. Dijo que nunca llevaba amarillo pero sí que lo ha llevado alguna vez. Una falda amarilla -de Givenchy creo recordar- con zapatos lilas. Un beso

Hummingbird dijo...

un post evocativo y vibrante, como este conjunto de lemoniez. los actores dicen que trae mala suerte, ni idea del por qué.

la casa de cosmética t. le clercq utiliza el amarillo para dar luz al rostro. esos polvos aplicados con brocha o pincel, se funden en el rostro otorgando resplandor, lozanía como dices.

precioso post holly...

un XX!

Holly Golightly dijo...

Humming. Los actores dicen que trae mala suerte el amarillo porque Moliére murió con un traje amarillo mientras representaba "El enfermo imaginario" por lo que se dice que da mala suerte. ;)

Gracias. Un beso

Pau dijo...

Quién dijo que todo está escrito ?
Te has vuelto a superar Holly.
XXX

Holly Golightly dijo...

Pau. Muchas gracias. ;) Un beso

Hummingbird dijo...

gracias holly, creo haberlo oído alguna vez pero ni me acordaba, :). reitero que el post es una joya.

otro XX!

Holly Golightly dijo...

Humming. ;) Un beso

Silvia GM dijo...

Entre el amarillo de Lemoniez, los estampados de Miriam Ocáriz, el naranja de Amaya Arzuaga y el rosa fluorescente de Davidelfin, el próximo invierno será oscuro para quien quiera...

Anne's Beauty dijo...

Te invito a conocer mi blog de cosmeticos: Anne's Beauty!
Besos

Holly Golightly dijo...

Silvia GM. :) Un beso

Anne´s. Ahora me paso. Un beso