lunes, julio 06, 2009

Madame La Querida


Marina, Marguerite y Mimi tienen en común a su marido que, como sus nombres empieza por “m”. El armario de cada una de ellas se componía de las mismas prendas pero de diferentes allures. Si era Karl Lagerfeld para Chanel el que confeccionaba los belicosos petite robes noires con los que Marina se deslizaba por los salones de baile y los restaurantes para el almuerzo mientras besaba a su marido tímidamente en la mejilla pasaron a convertirse en sofisticados conjuntos de Prada con los que Marguerite visitaba las galerías de la zona centro de París y compraba magdalenas y zapatos a partes iguales en Le Marais los viernes por la tarde y, más tarde a sexuales saltos de cama que Mimi lucía en la intimidad.


En esas cuatro paredes tan pequeñas o tan grandes que conformaban el dormitorio. A medida que los años pasaban y las esposas se sucedían, Monsieur M diversificaba sus amantes y sus regalos a mujeres cada vez más… interesantes. Sí, interesantes es la palabra adecuada. Si el anillo de Marina fue un delicado diamante de Tiffany sustituido por otro algo mayor con el primer ascenso, el de Marguerite fue un rotundo solitario que completó al juego de collar, pulsera y pendientes de antes de firmar el divorcio. El de Mimi era de Dior y estallaba en colores y provocaciones. Corazón sangrante.


Si antes las mujeres se vestían por los pies, ahora Mimi empezó por aprender a usar el liguero y luego dio el salto al strapless de Monsieur John. Ahora, tercera esposa de Monsieur Marido M debe ser más respetable. Ya no puedo pasearse con una gabardina sin-nada-más y una botella de champán. Ahora necesita un poco más.


Grandes dosis de… encanto regadas con talones que firma su marido. Su infiel marido que le obliga a ser fiel a Dior. Y John Galliano sonríe. Las suyas ni son las putas de Versace ni las trabajadoras de Armani. Las suyas no son las señoras de Chanel, las praditas de Miuccia, las fashion victims de Balenciaga o las trendsetters pre-post burning de Alexander Wang.


Las suyas son esas damas que se contonean ante su marido. Las dio trabajo conseguirle y ahora quieren retenerle el tiempo suficiente hasta desplumarle o, encontrar a una gallina más gorda y más vieja o un gallo más joven y reluciente.


Primero en ligueros, luego en traje sastre y finalmente de novias -casi- virginales. Siempre con el rojo fuego que reza que son peligrosas, más de lo que imaginas.


No las aceptan en el club social, Marina y sus amigas, ahora desoladas tras saber que Monsieur M no era más que otro miembro del club de los canallas quizás líder de próximas fugas de sus maridos, la repudian. No forma parte del Todo París cosmopolita de Marguerite. No es bien recibida en Colette y no acudirá a la presentación de los últimos grabados de Zorn.


Mimi ya no puede verse con aquellas rubitas escandalosas que alquilaban una casa barata en los Haptons en Misery Street con la esperanza de encontrar o un buen partido o un buen amante. Ellas ya sabían que no se puede tener todo pero, si hay que escoger, penas con Dior son menos penas que con Topshop.


Tampoco forma parte de la élite de ninguna secta de la Alta Sociedad. Sólo la queda tirar de talonario o aparentarlo.


Y, llega John y conquista su corazón. Aún son jóvenes sus propuestas, no son demasiado arriesgadas y están reconocidas. Sus delirios se acallan bajo el nombre de Monsieur Dior y sigue siendo una de las casas más respetadas de Francia. Vogue USA siempre lo aclama y en París siguen besando sus pies deseando escapar de la ciudad de la luz colgando de un racimo de globos de colores tras correr por las calles en bicicleta.


Aunque ella siempre será una querida. Y París no es la vieja madre patria.

19 comentarios:

Botica Pop dijo...

*suspiro* me temo que esta vez john, mi querido john, estuvo haraganeando. y la noche anterior tiró del archivo de la casa y sólo le dió tiempo de preparar la mitad de las piezas.
que las deje medio desnudas (¿a tus chicas, holly?), bueno. pero calcar y calcarse. muy mal juanito.

Anónimo dijo...

Me ha encantado el post, pero la coleccion me ha dejado indiferente. La coleccion me parece una -vaga- revision de archivo un poco de Dita Von Teese, y ya esta.

Elena Abaroa dijo...

Yo no lo puedo evitar, todo lo que hace este señor me gusta, ya sea una colección que se repita, que no innove o lo que sea. A mí siempre me gusta, unas veces mas, otras menos, pero en la alta costura siempre me apasiona. Este tio es que tiene un talento indiscutible ya.

Kate_Sgulp! dijo...

A mi también me dio la impresión de "a medio terminar", pero aún así, me gustó la combinación en la paleta de color.


Besos

Ald0rad0 dijo...

No sé si me gusta. Creo que no. Creo, como dice Botica, que sólo revisó el archivo y se preguntó si enseñar la lencería no era muy putanesco. El perio se lo llevan las bordadoras del Atelier, no John

besos

Yimi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yimi dijo...

Siento que Galliano se repite a cada momento...

Desenpolvando los mismos patrones de los almacenes en los talleres de Dior.

Pero quizá soy mezquino, porque para juzgar la Alta costura, hay que ver la riqueza de los maravillosos detalles y la técnica.

Pero como que aburre ver casi siempre lo mismo...

Pero quizá acartonarse esté de moda y recién me entero.

Gracias Holly, me había olvidado de la Semana de la Alta Costura.

Igual, Galliano sigue siendo mi diseñador favorito.

Tiffany dijo...

Y qué más da que sea una revisión?¿ Cuándo se supone que una idea está acabada por completo?¿ Cambio de temporada y a otra cosa?¿ No sé, a mí mientras me guste lo que hace.. me pasa igual que con Karl Lagerfeld para Chanel: una continua revisión de la que nunca me canso

Será que no hay barra libre para riesgos..

Un beso :)

eleniii dijo...

LOVE IT!
LOVEEEEEEEEE
galliano is a genius
xx

Holly Golightly dijo...

Botica. Absolutamente. La colección tiene una bonita paleta de colores y por ahí dos o tres críticos han hablado de los tejidos. Yo creo que me quedo con la Avenue Montaigne. Sólo con eso. Ya es triste... Un beso

Anónimo. Lo peor es que ni siquiera parece HC. Aunque las ventas seguirán siendo buenas. Un beso

Elena. La colección ya la hemos visto más veces, yo ya he visto a esas señoritas recorrer la pasarela airadas esperando el veredicto de su amante pero que te guste o te deje de gustar, eso es otra cosa. ;) Un beso

Kate. Colección post-crisis con pocos pases. Un beso

Yimi. Nada. Lo cierto es que la colección gustó -como siempre- pero que lo hiciera como siempre no tiene nada que ver con que sea genial. ;) Un beso

Tiffany. ¿Cuando hay realmente barra libe? Un beso

Eleniii. Yeah. A kiss.

Anónimo dijo...

Si, Tiffany ''Karl Lagerfeld para Chanel: una continua revisión de la que nunca me canso'' Es justo loq ue iba a decir.

Holly, como haces para que el texto y las fotos casen tan bien? Has pensado que pagariamos leerte?

Muchos besos :)

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Lo he pensado pero no sé cómo cobraros. :) No sé, podría hacer como Garance Doré y dejaros que me hagais donativos pero eso me parece rastrero aunque supongo que es el pago a un servicio.

No sé, tengo que pensarlo. ;) No, ahora de verdad, lo cierto es que me gusta el funcionamiento de Internet. Anónimo, libre y gratis.

¿Cómo casar fotos y texto? Mmmmm buena pregunta. Respuesta: ni remota idea. Escojo las fotos y escribo o viceversa o a la vez. Normalmente cuando veo el desfile ya sé que fotos subir. Tardo entre 15-30 segundos en escoger las fotos que subo del desfile. ;) Y en escribir... unos tres minutos por párrafo. Se puede decir que no soy la premeeditación en persona. ;) Un beso

Anónimo dijo...

La coleccion es floja de narices... que no me vendan historias, hemos visto Resort muchisimo mejores que este Dior HC... de verdad me parece cutre, sin ideas y mas de lo mismo (pero de lo malo) y eso que Dior sigue siendo aclamado y vendido???? donde? por quien? ah! seguramente por los mismos que adoran D&G, Cavalli o similar, entonces si. Limon_de_Luxe.

Pau dijo...

No princesa tú no ...
Colosal Galliano
XXX

Holly Golightly dijo...

Limón. De hecho yo matizaría. Por todos los que saben que Galliano sigue vendiendo, por Arnault, por Wintour y por los que no quieren-saben-pueden plantarles cara. Un beso

Pau. Un beso

Yimi dijo...

Holly>
Sólo recordaba cuando Galliano nos alborotaba el corazón con colecciones que ninguna se parecía a la anterior. y Convertía a la pasarela en algo más que un desfile. Razón por la cual comenzé a amar el mundo de la moda. Él me enséñó a ver la moda desde otro punto de vista. Ahora pareciera que se contradice.

Pero igual esta colección es bellísima, sólo que cuando se trata de un genio uno espera más.

Yimi dijo...

Holly>
Sólo recordaba cuando Galliano nos alborotaba el corazón con colecciones que ninguna se parecía a la anterior. y Convertía a la pasarela en algo más que un desfile. Razón por la cual comenzé a amar el mundo de la moda. Él me enséñó a ver la moda desde otro punto de vista. Ahora pareciera que se contradice.

Pero igual esta colección es bellísima, sólo que cuando se trata de un genio uno espera más.

Holly Golightly dijo...

Yimi. Uno nunca se debe olvidar de que los negocios son una buena espada de Damocles sobre sobre la cabeza. ;) Un beso

alterego dijo...

Me encanta. No lo puedo evitar (y tampoco quiero). GAlliano es muy grande. Bss.