lunes, enero 26, 2009

Dior, Un Cuento De Hadas

La Costura es, al fin y al cabo, un ejercicio de honestidad. Un taller donde no hay aprendices, sólo hay maestros. La Costura es la esencia de la moda. Un lugar donde no importa si hay rentabilidad, si hay modernidad o si los tiempos encajan con las propuestas.


La Alta Costura es, en muchos aspectos, una historia muerta. Como el latín o el griego que sabe más a viejas glorias, a prendas raídas, a tiempos de linajes perdidos y a grandes familias que vendieron sus títulos por algo de dinero para pagar las viejas deudas.


La Alta Costura no deja de ser paleontología con huidas hacia delante. Una nobleza heráldica que no llega a fin de mes. Damas que ya no son más que mujerzuelas. Historia de gente que una vez fue alguien y no es nadie.


La Alta Costura no es un arte vivo. La Alta Costura es pura farsa. Plañideras y campanas que tocan a . La Alta Costura no es más que el pan y toros del XVII que ha inspirado a Galliano. No es más que pérdida de hegemonía y fiesta nacional.


No es más que una historia de pillos, pillastres, vagos, maleantes y pícaros donde antaño hubo galeones americanos y banderas que ondeaban en aquellos tercios de Flandes. Una historia de crisis y decadencia. De reyes y validos. De bufones velazqueños, de meninas en la corte.


La Alta Costura habla de París. Del opulento París Versallesco y orgulloso, déspota y absolutista que pedía pasteles cuando no había pan. Que brillaba como el sol. Ridículo, exagerado, amanerado. Versalles.


Habla de una vida que ha muerto y de una gloria perdida. Habla de honor, de lealtad, de fe. De grandeza, de arte, de moda.


Habla de cosas que no existen y que ya no quedan. De reinas, de princesas, de actrices del Hollywood dorado. De burguesas, de dictadoras, de amantes. De nobles, de condesas, de duquesas.


Habla de una fantasía gloriosa que sabe a pan de oro, a devoción y a redención. De una irrealidad que sabe a otros tiempos, a evasión, a modernismo, a parnasianismo, a huída del mundo. Habla de una mujer que sabe a pureza, a castidad, a príncipes azules. A torreones, dragones y castillos.


Habla de un mundo que no existe. Pero, ¿hay algo más nuestro que nuestros sueños? Caricatura, excesiva, casi cómica. Pliegues de carnaval, decadencia, mediocridad. Repetición y vuelta al mismo compás monótono. El mismo Dior. El de siempre.

Pero, ¿no acaban todos los cuentos igual y nos encantan?
Dior, Haute Couture Printemps Eté 2009

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha gustado(y mucho) pero no me ha sorprendido, ni para bien ni para mal.
Puede parecer aburrida, puede parecer el mismo cuento de siempre en la alta costura pero aun asi me gusta mucho.
Ahora a ver con que sale Giorgio y Karl.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Lo de siempre. La Costura siempre es lo mismo. Un circo maravilloso que vende originalidad cuando, en realidad, siempre vende lo mismo.

Vende, sencillamente, un sueño.

Lo demás, son todo detalles. Un beso

Vodka con lima dijo...

Ahi qe ver cuanto nos gustan a algunas la moda... no solo el qe me pongo hoy/mañana/pasado? ni solo el qe se llevara en la temporad inviern/primavera...? Sino lo qe ella representa, esa arte qe a muchos y muchas nos vuelve loca¡
Como indica el post anterior es un SUEÑO

Elena Abaroa dijo...

me ha encantado, como siempre, especialmnete los vestidos que parecen porcelanas chinas, pero no me ha chiflado como en la anterior ocasión. Es el cuento de siempre, pero como me gusta la Alta Costura...no puedo esperar a ver Armani Privé!!un beso :)

Hummingbird dijo...

ya me estoy copiando tu último párrafo a mi libreta, yo soy de libretas ya lo sabes :). me ha dejado sin aliento tu post, como este desfile. me da igual si es lo mismo, son emociones que no tienen explicación, o sí, la tuya. un XX! enorme.

Ald0rad0 dijo...

A primera vista no me ha decepcionado tanto como esa colección del otoño pasado. Veré el show conpleto.

Excelente reseña, un beso

Yimi dijo...

Recuerdo Holly que John Galliano siempre hacia de cada show una fiesta total, llena de humor, de belleza, de excesos uniendo con maestría las más locas referencias culturales.

Ahora sólo hace vestidos bonitos.
y eso me apena mucho, porque
John Galliano me hacía llorar
de emoción con cada show...

Habrá camiado él?
o habré cambiado yo...

Igual, hay que ver los details shows, la puesta en escena, la música y todo eso para dejar de masticar todo esto y tratar de asimilarlo.

Es Dior! quién tantas
veces puso por muy en alto el nombre de Paris!

Entonces hay que festejar pues
aunque el show nos deje un sabor
de deja vu.
Quiénes somos nosotros para
cuestionar el talento
de esas manitas
de la Avenue Montaigne?

thesil dijo...

A mi me ha vuelto a encantar. Dior es el desfile que siempre espero con más ansias de los de Alta Costura, porque me transporta a épocas doradas, a situaciones que no hemos vivido y saca lo mejor de la mujer.

Es más de lo mismo, por eso me gusta.

un beso y si Dior es mi favorito en la Alta Costura, tu blog es mi favorito para leer esas crónicas.

Roberfumi dijo...

Parece directamente sacado del vestuario de una película, muy grandioso todo.

El texto, genial, muy bueno lo de la historia muerta, los títulos nobiliarios y el pan y toros. Y por supuesto, Versalles, más de una vez estas cosas me recuerdan a las exageraciones de aquella gente.

Por cierto, el otro día estuve en una librería en la que vi un libro gordisimo de Chanel (ahora no recuerdo su título, pero puede que fuera el de un siglo de chanel) y me acorde de ti ;-)

Besos!!

Holly Golightly dijo...

Vodka. Un sueño. Y los sueños sueños son.

Elena, Muy buen desfile con buenas inspiraciones el de Armani... Un beso

Hummingbird. Todo tuyo. Un beso

AldOradO. Un beso

Yimi. Galliano ha cambiado y sigue igual. Probablemente, eso nos pasa a todos. Un beso

Thesil. Muchas gracias. ¿Sabes dónde cotilleo yo las alfombras rojas? ;) Un beso

Robertfumi. Te acordarías de mi librería. Cómpralo, es buenísimo. Un beso

mario dijo...

la moda es un sueño...bS!

Hummingbird dijo...

gracias holly! un XX!

Hummingbird dijo...

gracias holly! un XX!

Holly Golightly dijo...

Mario. Sueños.

Hummingbird. Y Hummingbird II que, entiendo que es el gemelo malvado. Un beso

alterego dijo...

Es pura farsa y es una lengua muerta como el latín o el griego. Tienes razón. Pero cuando ves cosas como Dior entiendes el por qué de esa farsa. Ilusión y belleza. Sin más. No hay nada mejor. Besos.

EDUARDO dijo...

a mi me encanto..

Holly Golightly dijo...

Alterego. Touché. Un beso

Eduardo. Ya lo sabía. Un beso querido

Anónimo dijo...

bueno...hace años que no entiendo que John Galliano siga en Dior.
y este desfile me entristecio mucho. me parece el climax de una caida en picado, la degradacion absoluta de la costura y una farsa en cuanto al mucho por el mucho venido a menos en este caso.el mucho por el mucho de antes no repetia un patron, no tiraba de tejidos de archivo, bordaba cada esquina de los vestidos, exponia desfiles con cierta coherencia y tenia una musica increible...este desfile de demi-couture es una excusa horrible.

Bravo por Karl el ha sabido ser coherente con los tiempos y no degradar si no dignificar su desfile de costura.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Galliano sigue en Dior porque vende. Punto. Toda la razón. Un beso