viernes, agosto 29, 2008

Una Joya. Entre Perlas.


Dicen que los diamantes son los mejores amigos de una mujer, para Gabrielle Chanel lo fueron las perlas. Christian Dior dijo que “con un suéter negro y diez ristras de perlas, Mademoiselle Chanel cambió el mundo”. Lo cierto es que las joyas suponen la culminación de la necesidad estética, el lujo más exagerado y reconfortante sobre la faz de la tierra. Una joya es puro exceso, es la concesión mágica a la femineidad y, al mismo tiempo, es una obra de arte capaz de ser llevada en el cuerpo. Una joya puede convertir a una mujer en una dama y, al mismo tiempo, convertir a una dama en una mujer. Una joya es la última aspiración del ser humano, un diamante es la fragilidad hecha confesión, es una declaración de amor.

14 comentarios:

Archi dijo...

Es verdad lo que dices. Te imaginas la imagen de Chanel sin las perlas? No hubiera existido.
Excelente recordatorio como siempre.
XX

Holly Golightly dijo...

Archi. Nada. O quizás acabaramos adorando un rubí. Un beso

Doublecloth dijo...

Yo me acuerdo que mi abuela no se quitaba jamás las perlas, siempre me han encantado, creo que es porque me recuerdan a ella. No sé si era tan elegante como Chanel pero como yo la quería mucho ahora cada vez que me pongo perlas me acuerdo de ella y es como hacerla un bonito homenaje. Es curioso como los objetos nos pueden recordar a una persona. Un beso

Holly Golightly dijo...

Doublecloth. El valor sentimental. Un beso

Jesúz, El Mitómano dijo...

El diamante es transparente, con muchas caras y brillante; una perla, brillante pero opaca y con una sola cara: elegancia, como Coco.
La perla, por muy valiosa, es mas bajo perfil, supongo que por eso le gustaban a Coco que aunque usaba muchas, nunca se le vió forzado.
Si hubiera usado diamantes, no me quiero imaginar cual sería el bling bling de ahora...
Un besote.

Jesúz, El Mitómano dijo...

El diamante es transparente, con muchas caras y brillante; una perla, brillante pero opaca y con una sola cara: elegancia, como Coco.
La perla, por muy valiosa, es mas bajo perfil, supongo que por eso le gustaban a Coco que aunque usaba muchas, nunca se le vió forzado.
Si hubiera usado diamantes, no me quiero imaginar cual sería el bling bling de ahora...
Un besote.

Zepequeña dijo...

Te puede hacer sentir... especial! Muy especial!

Zepequeña.

Holly Golightly dijo...

Jesúz. Jajaja. A mí las perlas me encantan. Un beso

Zepequeña. Un beso

Hummingbird dijo...

he borrado mi comment y voy directa: estoy por poner frases tuyas 'grandes' apostilladas (se dice?) así como otros tienen frases de ysl, de la misma mme. coco. es que guardo en una libreta y cito textualmente:

'si ese par de zapatos negros que tienes en el armario te hacen sonreír, valen más de lo que cuestan' holly golightly. cool & chic.

me apunto tu definición de diamante, me ha emocionado, es preciosa. tú dime que sí y las subo a mi blog ahora mismo. yo es que me emociono cuando leo algo tan bien escrito. un abrazo y XX!

Satine dijo...

ojo, que perlas mal llevadas, puede ser la horterada más grande jamás contada...me gustan las perlas, pero siempre me han regalado diamantes...(que no me pongo)

besitos

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. Tú puedes hacer todo lo que quieras pajarito. :) Claro que sí. Un besazo

Satine... Mal, mal, mal. Las joyas deben ponerse siempre. Un beso

D.Perfecta dijo...

Yo tampoco me imagino a Coco sin un collar de perlas. además ahora son súper tendencia!

Hummingbird dijo...

gracias holly! me encantará leerte nada más abrir mi blog, y no seré la única....un abrazo muy muy fuerte y uno grande XX! como tú.

Holly Golightly dijo...

D. Perfecta. Las perlas no son tendencia. Son esencia. Un beso

Hummingbird. Gracias por todo querida. Un beso