domingo, agosto 31, 2008

Publicidad


La publicidad cada vez es peor. Para qué engañarnos. Donde antes había estilo de vida ahora hay compras caducas. Donde había imponentes donas hay anodinas idiotas. La publicidad cada día es peor. Ya no hay lujos, no hay desayunos frente a la Torre Eiffel, no hay veranos en Portofino ni vacaciones en St Barts. No hay manteles de algodón, no hay sábanas egipcias y no hay rodajas de melón persa.

Ahora hay otra cosa. La publicidad cada vez es peor. A ver, no siento nostalgia por el pasado. Solamente no hay color. La moda es una mentira. La publicidad es una mentira. Todos lo sabemos. La moda se dedica a vendernos cosas que no necesitamos. La publicidad se dedica a hacernos creer que las necesitamos. Pero, qué puedo decir, prefiero engañarme con una mirada a la Torre Eiffel que con una habitación deprimente. Por mucho que Chanel siga siendo Chanel. Publicidad: mentiras y marketing. Pero, por favor, buena publicidad. Que aquí todos nos dedicamos a lo mismo, a vender sueños.

16 comentarios:

Le Sceptique dijo...

La publicidad responde al tiempo en el que vivimos o incluso va un poco por delante, marcando el paso.

Hoy en día la publicidad tiende más a lo artístico y a lo transgresor que en otras épocas, supongo que por necesidad.

Holly Golightly dijo...

Le Sceptique. Hoy en día hay publicidad espléndida, para qué engañarnos. Y también malísima.

Hoy en día las diosas griegas tienen nombre de coche. Esa es la otra cara. Un beso

Roberfumi dijo...

Muchas veces da la sensación de que se busca una notoriedad rápida, a costa de lo que sea. En estos tiempos de youtube, zappings y blogs, es más eficiente un anuncio que de mucho que hablar, que uno más elegante como el que nos muestras. Hay tanto donde elegir que los anunciantes quieren conseguir asomar la cabeza como sea.

Otro factor es el cambio de imagen que sufren las marcas, cuya publicidad debe ir acorde. La perdida de identidad es un mal menor si reporta beneficios.

Por cierto, el otro día me topé con un anuncio de Vanessa Paradis de Chanel en el que ella salía dentro de una jaula de pájaro, no se si lo recuerdas. Me gustó mucho, salía preciosa.

Un beso Holly!!!

Le Sceptique dijo...

Estoy leyendo un libro (Marcas de Moda, Mark Tungate, Ed. Gustavo Gili) en el que dedican una parte a este tema y he recuperado este fragmento que creo que añade algo a tu entrada:

"Vincent Peters opina que, en el campo de la publicidad actual, los fotógrafos tienen cada vez menos oportunidades de asumir riesgos: "Al igual que Hollywood, el negocio de la moda está controlado de manera creciente por gente que no proviene de una tradición creativa, lo que lo convierte en un producto que se cotiza en bolsa". Esto, según Peters, fomenta la insipidez y alimenta la crítica de que toda la publicidad de moda es similar. "Nadie quiere malgastar el dinero así que, obviamente, tienden a fijarse en aquello que ya funciona y a continuar por el mismo camino. Afortunadamente, todavía quedan bastantes clientes que desean algo arriesgado".

Por cierto, te recomiendo el libro si quieres leer sobre Moda desde un punto de vista serio y tal, como industria.

Saludos

Holly Golightly dijo...

Robertfumi. Claro que me acuerdo. Vanessa Paradis es su jaula de oro meciéndose como un pajarito con un vestido negro de terciopelo si no recuerdo mal y mirando el frasco del perfume.

Por cierto, te debo un post sobre ella. Lo prometo. Un beso

Le Sceptique. Me recomiendas un libro que me he acabado de leer hace dos meses. ;)

Me gustan muchísimo los libros de esa editorial sobre el tema de la moda. Son serios, son interesantes, son profundos y son complejos. Pero son sobre todo fascinantes. Ahora me estoy leyendo uno que habla sobre la cara financiera de la industria de la moda, se me hace muy pesado y muy cansado porque yo de economía no entiendo nada pero cuando me lo acabe, lo releeré para entenderlo.

Un besazo

Hummingbird dijo...

me he he fijado que en el terreno de la joyería deja mucho que desear, es más es abominable. precisamente salen muchos de estos horrores en el 'vanity fair' (he comment en el anterior). en perfumes y moda sigue habiendo talento, para lo bueno y para lo malo. un abrazo y muchos XX!

Roberfumi dijo...

Gracias Holly ;-) Tomate tu tiempo, cuando llegue lo disfrutaré enormemente.

Recuerdas bien, el anuncio es muy bonito.

Un beso!!

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. Los anuncios de joyería son malísimos. Ahora claro. Porque antes había verdaderas maravillas como ya he colgado aquí.

Mujeres y nada de bobas disfrazadas con diamantes que, por ser ellas, preferírian que fueran de colores.

Hace tres años leí la leyenda de un diamante llamado El Estanque que está perdido y de otro que le llaman el Ojo de Brahma. También de un diamante negro del tamaño de una nuez.

Por cierto, qué halago ver mi frase. Ejem. Un beso enorme

Robertfumi. Da la casualidad que vi el anuncio el otro día en Youtube. Ays cómo me gusta Youtube. La verdad es que ni sé buscar, yo escribo como en google y luego sale lo que dios quiere pero bueno, que a mí la iniciativa em gusta.

El otro día leí en Expansión, puede pero no estoy segura, que se trataba de una inicativa del 2004 o algo así. Impresionante. Un beso

Lady Lala dijo...

a mi me encanta soñar quiero lo mismo que tu, besos.

Holly Golightly dijo...

Lady Lala. Un beso

Señor Quinquillero dijo...

Siempre ha existido buena y mala publicidad pero lo de ahora clama al cielo. Ahora es cuando una buena campaña se luce entre toneladas de infumables intentos de hacer algo decente.

Un saludo ;)

Di dijo...

Pues a mi esa campaña de Paris de YSL que ilustra hoy tu post me parece un pestiño, pero coincido con el Sr. Quinquillero que cómo de todo siempre habrá obras maestras, buenas, malas y regulares.

Besos.

Holly Golightly dijo...

Señor Quinquillero. Toda la razón. Y lo peor es que hay anuncios maravillosos. Un beso

Di. A mí me gusta la campaña. Un beso

Hummingbird dijo...

gracias a tí por escribirla y dejar que aparezca en mi blog. otro enorme XX!

Holly Golightly dijo...

Hummingbird. Un beso

ed dijo...

情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品

情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品

情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品