domingo, agosto 03, 2008

Dividiendo Al Mundo



El título correcto sería dividiendo el mundo pero, en realidad es más contra él que, por él. U, otra forma de explicar la corriente de la “nueva” estética Emo. Bueno, ellos también lo llaman “filosofía de vida”. Esto es una intromisión en toda regla. Habituados a “la elegancia” y al “arte de vivir” viene la desidia de la frustración. De cualquier forma, tiene más que ver con la Moda que con la moda y, en realidad, es mucho más actual e interesante que el mundo de la moda. Que las fashion victims con tacones de Prada y que los romances de Carla Bruni, o JackieKennedydelavida. En realidad, Emos hay en todos los sitios. Unos con los ojos ahumados, otros con el alma oscurecida.


Lo he dicho muchas veces, hace mucho que perdí la decencia si es que alguna vez la tuve, hace mucho que dejé de ser dama y señora para ser Yo. Simplemente. En mayúsculas, claro. Dalí lo dijo, lo avisó, premonición “la mayor desgracia de la juventud actual es no pertenecer a ella”. Lo que diría el Ché, “combatid, luchad por la causa o morid por ella”. Pues eso o, lo contrario. Ni se lucha, ni se vive, ni se sueña. Se muere. Punto.


No seré yo quién diga si ser Emo es bueno o es malo. Cada uno que haga lo que quiera que, para eso es su vida. Aunque cuando una corriente estética, o musical, acaba desembocando en “heridas de arma blanca” y “estado de depresión constante” puede que haya qué preguntarse si la estética no está sobrevalorada. Desencanto, desengaño con el mundo. Algo así como un barroco actual. Interesante. Repito, interesante.


El Emo es una mezcla de punk hardcore y marketing. O, por lo menos actualmente. Debe ser algo como eso del grunge, descafeinado. Ya no hace falta ir debajo de un puente, un vaquero y una camisa a cuadros lo sustituye. La estética Emo es peculiar, recuerda vagamente a ese heroin chic que tan de moda estaba hace unos años pero, marcadamente juvenil, con aires caducos y con espíritu de -casi- secta. Delgadez, androginia, desencanto.


Si la neomodernidad es un protocolo de Internet, una dirección de fotolog y un egocentrismo democratizado, los Emos están más cerca de la cita de Gianni Vattimo sobre la postmodernidad de “la estética sobre la ética” que de una identidad propia. Y, están algo alejados de una corriente filosófica, no son un movimiento ideológico y no quieren una revolución. Deseo de pertenencia, de afecto y, de encajar. Además de un marcado pesimismo. En eso queridos, encajamos. Además es justo decir que, como toda corriente relevante, hay una contracorriente. En eso, coincidimos. Modernos Vs No. Emos Vs Anti.


En cierta forma, el movimiento Emo es solo una manifestación juvenil del fenómeno de la moda actual. Un look con ínfulas de rock, de gótico, de lirismo, de indie, de pop, de rock, de dark. A mí que cada uno se ponga la etiqueta que quiera, no soy quien para decir nada. Quizás diría que "cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír." Pero, lo interesante es cómo el mundo margina y eleva.



No es mayo del 68 y no es la Revolución Francesa, ¿y qué?. Tampoco Ghesquiére es un genio y a nadie parece importarle. Los Emos son un movimiento sociológico, pero, adecuado a los tiempos. Extrema delgadez, marginación social entre ellos mismos y, marginación social por parte del mundo, maquillaje, ambigüedad, femineidad en lo masculino y masculinidad en lo femenino, desprecio por el mundo, desengaño y una estética propia que bebe de inspiraciones de otros. Multiculturalidad o, eclecticismo. Pero, del bueno. No son los más auténticos, pero, ¿quién es auténtico? Por lo menos no pretenden nada. Son lo que son. Una multiinspiración actual y contemporánea con su propia identidad, su propia música, su estética, su moda, su forma de pensar y sus ganas de (no)cambiar el mundo, su desidia y sus sueños fabricados en ese material con el que no se fabrican los sueños. Sinceramente, si alguien es capaz de reconocer la importancia de la estética sin taparlo con filosofía barata, yo le aplaudo.


Cualquiera puede ser Emo y, cualquiera puede ser cualquier cosa. Ese es el triunfo de nuestra sociedad. Todos sabemos que todos pueden hacerlo pero, ¿quién es el valiente que lo hace? Probablemente nadie. O, para ser justos, muy pocos. La desidia es la marginación del alma. Pero, el alma sigue ahí. Ya cambiarán. Como todos. ¿Acaso no mutaron los hippies en yupies de Armani? o ¿no se convirtieron las bailarinas decadentes de los años veinte en responsables damas con un único vestido?. Claro. También las mujeres pasaron de jarrón inútil a partícipes de la vida real.


Por eso quizás, este espacio. O, quizás no. En realidad, todas las subculturas, tribus urbanas, etc… nacen como una respuesta a lo que el mundo ofrece y posibilita. La estética por la estética, sin remordimientos o con ellos pero como puro alimento de la estética. ¡Grande! Cada uno tiene su alimento del alma, su filosofía adaptada a su estética, un “eres lo que vistes” pero más, un “rien de rien” de Edith Piaf, una mirada al balcón del alma, un estallido en el cielo estrellado de la noche, una canción para alegrar el corazón y un zapato para callar la emoción. Que cada uno sea lo que quiera. Sin reproches pero, con crítica.


Curiosamente las señas de identificación de este grupo nacido en Internet, criada en Internet, amparado en Internet son la delgadez suicida, los ojos maquillados y la androginia. Vans y Converse. Fotolog y MySpace también. Neomodernos con menos ego o, sin él. Pero con playeras a doscientoseuros, interesante. Sin aspiraciones y sin sueños, o con muchas aspiraciones y muchos sueños. No lo sé. Quizás sea el cabello el que les quita la vista o quizás sea la falta de objetivos y de seguridad en el mundo. Pero, eso no es un sello de pertenencia ni un motivo de risa. Que conste. La mayoría de la gente no ve más allá de sus propias narices, si alguien por lo menos sea aísla con su pelo como “una cortina entre el alma y el mundo” es mejor. Por lo menos más poético. Y, la apariencia es muy importante en nuestra sociedad.


Probablemente esto sea un tópico. Aunque si tuviese que decir algo que sea “luchad con vuestro corazones, entregad vuestras armas, enjuagad vuestras lágrimas y alzad la cabeza al mundo”. Hay muchos motivos por los que estar tristes pero, no una estética. Lee a Vattimo, lee a Nietzsche, compra Vogue o come chocolate. (Yo bebo Coca Cola) Y, por favor, no me hagáis caso. O, hacédmelo. De todas formas, el mundo está lleno de tópicos y de idiotas. Que cada uno haga lo que le de le gana que, la moda también puede ser triste. Y, para muestra, la última editorial de Vogue Italia por Steven Meisel. Desgarradora o fingida. Ya, lágrimas de maquillaje, modelos sollozantes y ropa muy cara. ¿Nueva corriente o viejos amantes? Quién sabe y quién sabe todo. No importa. Es un deleite para la vista.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Un nuevo punto de vista el tuyo, refrescante para este agobiante Agosto. Felicidades.

Claire_Fisher.

Holly Golightly dijo...

Claire Fisher. Gracias. Un beso

Anónimo dijo...

EL MEJOR BLOG DE ESPAÑA

HOLLY, DIOS, ERES MI MUSA

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Gracias. Un beso

telmartina dijo...

Seguiré tus consejos. Leeré a Nietzsche y compraré Vogue.

Bastante dura ya es la vida para q además nos la muestre el mundo de la moda, aunque están relacionadas segun nuestro estado de ánimo. Durante un tiempo en mi vida y continuo, el negro me acompaña como color principal de mi vestuario junto con el gris.

Besos, adelante con tus posts.
Telma

Elena Abaroa dijo...

yo vivo en Londres, cerquita de Camden Town, y creo tener un master en estética Emo porque los hay por todos lados, de todos los colores y tamaños. En España se les conoce como "poperos" y como casi todo, en España son un poco un querer ser y no ser nada. Pero los de Londres no distan mucho de los españoles...Creo que si eres auténtico las tribus urbanas no puden cuajar contigo porque uno es único, y como único e irrepetible difícilmente los demás serán como tú. Desconfío de las modas y los grupos, de hecho creo que no se cómo definir mi estilo...puedes definir el tuyo tú??(espero que no).Mi hermana que es un tanto macarrilla dice que soy una pija, pero mis amigas pijas dicen que parezco una hippie...en fín.Por cierto yo como chocolate y bebo coca cola como posesa...jajaja ¿por qué será?

Holly Golightly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
george dijo...

Muy bueno el blog, como cada vez que lo visito :) Saludos desde Argentina !

ivanrva dijo...

,sin duda (o más bien con ella) las consecuencias de este periodo son la exponencial en el discurso…

Holly Golightly dijo...

George. Gracias. Te espero. Un beso

Ivanrva. Desde luego, "quien siembra vientos, recoge tempestades". Un beso

Cyrano dijo...

Hello holly,no se si tienen o no alguna inspiración,a mi este "movimiento" por llamarlo de alguna forma me recuerda a cualquier exposición fotográfica de la post guerra española o mundial,pero eso si,sin la ingente cantidad de billetes que,a buen seguro,llenan las billeteras de l@s correligionari@s del mundo Emo.Nada nuevo bajo el sol,tampoco bajo la luna...
Como siempre un placer entretejerse en la fluidez de tu poética prosa.Bacci per te cara,chivediamo.

C* dijo...

No seré yo quién envidie la estética emo, pero el texto sin duda me ha gustado :).

Holly Golightly dijo...

Cyrano. Muchas gracias. A mí de todas formas con esa premisa de "no somos ninguna corriente filosófica" ya me han conquistado. Que no me gustan, ya, que más bien me disgustan, pues sí pero, le mandan narices.

Eso es el mundo de hoy. En el fondo todos somos Emos o, nadie es Emo. Una etiqueta y eso es lo que vales. Geniales. A mí me sacan una sonrisa. Que hagan lo que queiran luego. Pero, lo de "no somos una corriente de nada" es genial. Estética y punto. Un beso

C*. Gracias. Un beso

DIABLESSE dijo...

Holly! Me encanta que te pases por el Infierno! De los Emos no se mucho, la tristeza es parte de todos, no todos llevamos por fuera el look, pero seguro que por dentro hay un pequeño (o gran) aire depresivo. En fin, el post pasado... no sé... ese estilismo Vogue París... tan alabado, tan copiado... debo confesar que a mí me hace suspirar e inspirar. Besos!

Holly Golightly dijo...

Diablesse. Jajaja. Un beso

Dara Scully dijo...

Estética. Ni más ni menos. Y mañana me visto de amarillo y me rapo al cero. ¿Qué más da?
A fin de cuentas, no inventan nada. No son corriente, ¡Bravo por ellos! Al menos tienen la decencia de no ir de lo que no son.

Magnífico tu blog, Holly. Magnífica esa prosa concisa y tirana, un pelín llena de poesía de la que gusta sentir. Lo he descubierto hace poco pero lo estoy disfrutando mucho ;)

Holly Golightly dijo...

Dara. Gracias. Un beso