jueves, septiembre 06, 2007

American Style



El estilo de los desfiles neoyorkinos se desliza entre la comercialidad y la comodidad. Tienen preferencia los básicos, siempre privilegiados, y un sentido más tradicional de la moda que, es un incondicional del sport americano, el American Style, definitivamente una tendencia en alza en todas las pasarelas. Los clásicos de la primavera, faldas voluminosas, vestidos etéreos, blusas de gasa, sandalias de raso, sombreros trenzados y bolsos de mano se dan cita junto a los sueños de los nostálgicos del hippie chic de los 60´s y junto con las propuestas juveniles de las tendencias más teen. Muchos ya avanzaron que la moda americana, en general y salvo los grandes, mira a la comodidad y a la comercialidad y renuncia al aspecto estético. Lo que está claro es que las colecciones son una mezcla de primavera en la ciudad y vacaciones en Los Hampton´s...

Rag&Bone

Rag&Bone es una de esas firmas americanas y totalmente funcionales cuya mejor baza es hacer una reinterpretación joven de los clásicos del estilo sport americano sin dejarse conquistar por el logo como hace Tommy Hilfiger o, por el imperialismo de Ralph Lauren. Una mezcla de tendencias del funcionalismo americano (dos cuartos de clásicos, un cuarto de comodidad funcional y otro cuarto de tendencia) y de un estilo poco pretencioso pero comercial.


La colección se desliza por el espíritu teen que tanto gusta al otro lado del Atlántico y los clásicos del verano. Me recuerda vagamente a los sinsabores de Michael Kors con sus tonos crema y sus urbanitas impolutas. Para la mañana, un total look en blanco y negro o, luminoso azul y crema. Una combinación de tonalidades clásica con cortes femeninos y proporciones mini para el verano en la ciudad.


Para la tarde noche, las propuestas son más diversas pero fundamentadas en un aspecto femenino-masculino muy dual. Looks cómodos pero favorecedores, sencillos pero de buen corte. Pantalones Capri combinados con pañuelos de gasa al cuello y minivestidos decorados con pailletes o con superposiciones.


Por otro lado, el desfile trae una noticia. La chica de moda, Freha Beja quien primero fue amadísima de Karl Lagerfeld, luego públicamente repudiada y rechazada de todas las quinielas y, finalmente poseedora de la campaña Chanel y a merced de todas las tendencias vuelve con el cabello corto.


El desfile es comercial, una mezcla de sofisticadas neoyorkinas adoradoras del sport style pero sacrificadas al puro hedonismo. Es una mezcla de tendencia clásica con los básicos de la primavera verano (azul petite enfant, camiseros, minivestidos, pantalones Capri, pañuelos, blusas blancas) combinados con prendas de plena tendencia (sombreros Panamá, tops de gasa, stilettos de corte salón pero planos) que triunfa. Un desfile comercial y elegante. Correcto y muy americano.
Abaeté

Abaeté es una de esas firmas que encierran el estilismo preferido en los Hampton´s: prendas holgadas pero elegantes, cómodas pero sofisticadas y con un espíritu claramente vacacional y relajado pero muy femenino. Combinaciones bicolores de tonos pastel, el clásico bicolor, vestidos ligeros y colores veraniegos. Un desfile en el que las musas son una mezcla de clasicismo americano y Audrey Hepburn o Grace Kelly.


La primera parte del desfile combinaba el blanco, el negro y el rosa maquillaje. Prendas de escote halter con estampado geométrico, pantalones blancos de corte recto combinados con flores, muy Sexo En Nueva York, y vestidos lenceros de gasa con puntadas a la vista y escote bustier o estampado floral de gasa etérea. Conjuntos muy Los Hampton´s.


La segunda parte corrió a cargo del blanco, el azul cielo, el turquesa y detalles sobrios de color negro. Vestidos de raso en azul turquesa brillante con escote halter, diseños playeros muy Betsey Jhonson con escote palabra de honor y detalles geométricos en escote y cintura. También diseños de día en dos tonos con flores en el escote y decoración años 60´s.


El desfile fue puro holiday style americano, una mezcla de diseños femeninos y sofisticados muy al estilo Sex And The City con toques Audrey Hepburn del Givenchy de Dos En La Carretera y algo de socialité en ciernes con moreno L.A. Un desfile clásico, como gusta en NY, pero con cortes femeninos y sutiles y un marcado estilo veraniego.

Erin Fetherston

Erin Fetherston, otro de los clásicos americanos fundamentados en el dualismo del gris, el blanco y el negro. Blusas holgadas, faldas entalladas y vestidos livianos para la noche son las claves de la propuesta más femenina de la temporada. La colección es un desfile cuyas prendas tienen un acabado en lamé y de gasa brillante, el tono estrella es el blanco (ya saben, elegante, combinable, neoyorkino) y con claras coincidencias con Prada (¿Turbantes again?) además de un estilo más primaveral que veraniego, ya saben el famoso y adorado entretiempo.


La primera parte del desfile se encierra en los diseños de día, faldas de raso brillante ajustadas a la cadera en tonos grises, blusas blancas de raso holgadas o con escote con estampado florarl y twin set de raso con pantalones en gris perla combinados con turbantes. Continúan siendo tendencia los minivestidos. Como complementos, blanco total.



La noche es más sofisticada y con un cierto toque 70´s, escote brocado con pailletes y detalles de gasa brillante combinado con capas de organza brillante, vestidos largos en raso o satén en monocolor cortados al bies y con caída libre, aunque de plena tendencia están los diseños vintage de corte túnica en lila o gris perlado. La noche toma color y estilo de la mano del brillo de Studio 54´S.


El color predominante es el blanco, pestañas blancas, zapatos blancos y el tono estrella para las 24 horas desde la maña en raso decorado hasta la noche con pailletes en el escote brillante. Tiene sinsabores de Prada, por los turbantes, y por las minifaldas brillantes en raso con cinturón cuadrado a juego en el mismo material. Una colección elegante y clásica que continúa con el liviano estilo americano.

Adam

Adam es otra de esas marcas del American Style, ocio desenfadado con un marcado espíritu jovial y adolescente. Camisas holgadas, blusones en tonos pastel, minishorts blancos, caftanes estampados, camisolas blancas y prendas sencillas hechas explotar de color y llenas de encanto años 60´s. Una mezcla de espíritu étnico y del estilo de adolescente de alta cuna en la Playa de Malibú. En los desfiles americanos, casi siempre acabo preguntándome si en verano sólo piensan en celebrar el 4 de Julio…


La primera parte del desfile contempló la tendencia en alza de los minivestidos, colores claros con el blanco como insignia, estampados superpuestos en una pátina brillante; escotes redondos en azul infantil y diseños camiseros en degradé de lilas y violetas. El estilismo del desfile incluye colas de caballo muy juveniles y sandalias, esclavas, de tiras de cuero.


Para la noche, el gris parece la opción estrella. Escote palabra de honor, en acabado brillante o no combinado con líneas simples. Con color, las apuestas tienen toques Los Hampton´s en lila y azul ya sea en túnicas de corte griego con escote Diana y volúmenes gaseosos o tipo pañuelo estampados en tonos brillantes.


El desfile tuvo gran cantidad de guiños al 4 de Julio, no por los colore si no por los tejidos una de esas mezclas de lo que alguien se pondría para bajar a la playa de Malibú a celebrar el día de la independencia con vestidos camiseros o vestidos tipo pañuelo combinados con esclavas de cuero y livianos tejidos en gasa. Una colección bella, pero vacía.

Yigal Azrouel

Yigal Azrouel es una de esas marcas con las que cualquiera puede ver que el espíritu teen y jovial que tanto gusta en USA domina una moda en la que sólo los adolescentes pueden disfrutar. La inspiración es el surf, combinando los tonos tierra con naranja para resaltar el espléndido moreno de los californianos y, amarillo y blanco como tonos estrella.



La primera parte del desfile puede resumirse en los tonos arena: naranja, amarillo y tonos vainilla o canela. Vestidos de raso con el escote decorado con juveniles cuentas y combinados con sandalias pañuelo. Para la mañana, opciones más cómodas en forma de vestidos camiseros brillantes en amarillo sólido y, prendas ceñidas en tonos tierra que, combinan a la perfección con el moreno que lucen los que surcan las olas.



La segunda parte del desfile estuvo formada por vestidos “de noche”, largos formados o por diseños tipo pañuelo en seda brillante con el escote decorado, por diseños blancos muy hippies y de escote halter con caída libre, diseños compuestos por falda de cintura alta y blusa en tonos nude o, diseños estampados en verde oliva.


El desfile no fue gran cosa, demasiado repetitivo y sin aportar nada nuevo pero siempre es grato ver cómo entienden el pret á porter los diseñadores que no están obsesionados por acarrear portadas o por vestir a celebrities y que se procuran un espacio en NoLiTa en vez de en la Quinta Avenida. El leit motiv del diseñador resume su colección: “No debería dedicarme a la moda, debería estar surfeando”.

Sue Stemp

Sue Stemp, se decantó por un desfile nostálgico. Muy años 60´s del Flower Power americano y con un pret a porter poco pretencioso pero, muy divertido. Modelos con el pelo rizado combinado con cintas para sujetarlo, escotes y blusones hippies, estampados psicodélicos, prendas holgadas, estampados femeninos…


La primera parte del desfile corrió a cuenta de blusones estampados en turquesa con motivos marinos y naturales, vestidos pañuelo estampados o lisos en colores brillantes y combinados con cintas de raso o pañoletas de colores fuerte. El tacón desterrado en pos de las sandalias y de las esclavas.


La segunda parte del desfile estaba formado por vestidos de seda con estampado marinero y de corte pañuelo con estrellas de mar y motivos florales o combinados con detalles dorados. ¿Los tonos? El amarillo y el azul por excelencia. De plena tendencia están los monos, este invierno parecen ser la prenda it para las editoriales, y el verano sixties lo convierte en prenda de culto pero en versión deluxe con un fajín metálico y en tonos índigos.


El desfile me ha gustado, y mucho. La colección es veraniega y eso siempre alegra la vista ya que es extraño ver alguna colección que tenga al verano como inspiración en vez de a la nostálgica primavera y al blanco como tono estrella.

Max Azria

BCBG es una de esas firmas que siempre encandilan a los neoyorkinos pero que, a mí nunca me convence. En invierno es demasiado primaveral y en verano, otoñal. Sus colecciones son un claro ejemplo de lo que la mujer neoyokina por excelencia, conocedora de Park Avenue, desea para el entretiempo. Vestidos vaporosos, caros, combinados con fajines resaltando la figura, escotes sensuales con trampantojo, tonos combinables y prendas sencillas pero de cortes limpios. Nada de plena tendencia, pero sí notas actuales.



Para el día vestidos etéreos de raso o gasa combinados con toques lenceros y ceñidos con fajines o cinturones de raso. Escotes moderados combinados camisolas con detalles de encaje o prendas de gasa. Vestidos rectos, muy femeninos, combinados con bolsos de mano y el cabello suelto.


Los vestidos más “nuit” son diseños en raso con superposiciones en gasa y con un fajín marcando la cintura. Camisas campesinas en gasa o sobreabrigos de satén son las claves del look de Max Azria.


La colección es muy comercial, muy americana, muy sofisticada. Una colección bella, con prendas femeninas muy ponibles y, con un espíritu muy comercial. El desfile es correcto, muy italiano aunque quizás sea por los stilettos boomerang que son algo más que un clon de los de Prada de este otoño invierno.

American Style:

"No hay modo de vida mejor que el americano"



11 comentarios:

Aretha dijo...

Esa foto de Carrie/Sarah Jessica es hermosa...

srta a dijo...

Impresionante post! Me gusta tu selección de fotos, y coincido en el texto...nada que añadir ;)
Besitos!!

Holly Golightly dijo...

Aretha. La fot es muy bella. Besos

Srta A. Gracias. Besos

Anónimo dijo...

!Guau Holly!

El post es impresionante y no se puede decir nada más. Coincido plenamente en tus opiniones y, decir que a mí esa colección sixties, la del colorido y los pañuelos, de Sue Stemp me ha encantado...

Por cierto, un blog genial...

Un Beso

Anónimo dijo...

Se me olvidó decir que Freha está guapísima...

La veo muy favorecida...

CLARA dijo...

Que caida tienes todas las prendas son preciosas no sabría con cual quedarme.

Anónimo dijo...

Maravillosa selección de los desfiles americanos. Ni imaginaba que al otro lado del charco tuvieran un gusto tan exquisito pensado para la mujer, un mujer sobre todo femenina alejada por completo de toda objetivación sexual. Enhorabuena!

Holly Golightly dijo...

Anónimo I. Freha está muy hermosa con ese corte de pelo, realza sus facciones y la afina el rostro.

El desfile de Sue Stemp a mí también me ha gustado, comercial y nostálgico y sin dejarse enamorar por el eterno conjunto de punto... Besos

Clara. Son colecciones muy ponibles y femeninas. Besos

Anónimo II. Gracias. Lo cierto es que la moda americana no tiene muy buena fama y no es muy popular salvo por cuatro cabezas omnipotentes pero, muchos desfiles tienen un sabor muy interesante. Besos

Anónimo dijo...

DIVA!!! me encanta el post, pero en que te basas para decir que freja fue publicamente repudiada por karl?, cuentame que no lo sabia!!!.

Holly Golightly dijo...

Anónimo. Karl dejó entrever que Freha era flor de un día. Besos

laura dijo...

uno mas lindo que el otro! hermosos vestidos! muy finos
saludos