sábado, agosto 11, 2007

Clásico Chanel, Transgresora Coco


Un clásico es algo que tienes en tu armario y que te puedes poner hasta la saciedad porque siempre está vigente. Un clásico es un diamante, una ristra de perlas, un twin set de punto, un Petite Robe Noire, un vestido blanco, unos salones negros, unos vaqueros, unas sandalias plateadas, unos guantes de cuero, una blusa blanca, una agenda negra de Hermés, un perfume como Chanel Nº5, un pintalabios rojo fuego, unos tacones altos, o sencillamente unos buenos modales y una actitud femenina. Los clásicos son las prendas que conforman el fondo de armario y que actualmente están versionadas y revisadas hasta la saciedad pero que aportan elegancia, destellan sutileza y son el coup de tete de cualquier look. Pero los clásicos no siempre lo fueron de hecho, en sus inicios eran innovadores, propios de mentes visionarias, eran prendas revolucionarias que marcaron época y dejaron al mundo asombrado marcando al mismo tiempo la moda del presente.



Quizás haya que empezar con Coco Chanel. Siempre me ha llamado la atención como la marca Chanel se equipara al lujo más clásico y Haute Societé cuando en sus inicios fue acusada de “Vestir a las mujeres como a pequeñas telegrafistas”. Coco Chanel puso de moda el beige, algo casual y al mismo tiempo mitómano ya que compró un excedente del ejército de ese color y decidió crear una colección en tonos pastel que combinaran con él. El Petite Robe Noire fue el “Ford firmado Chanel” como ironizó Vogue cuando salió a la venta. Y es que Coco sabía que el negro combinaba con todo, afinaba la silueta y era elegante hasta el extremo. La bisutería fue una de las claves de sus looks, era excesiva y caduca y brillaba desmesuradamente captando la atención. Además de que podía jugar con ella para crear formas caducas que, una mujer no se hubiera podido permitir labradas en diamante. Un audaz camisero revisó Chanel cuando sacó para la primavera un vestido corto, inspirador, fragante, femenino y joven que USA adoptó como propio y la Riviera Francesa como seña de identidad.


Redescubre el punto, anteriormente reservado a la ropa interior masculina, y lo adapta a la noche revisándolo como el tejido perfecto para las noches de “ligueros en champagne”. Decide que “las mujeres son más fuertes cuanto más femeninas son”, que la ropa de sus amantes puede ser, y será, la próxima tendencia, que no hay reparos en lucir los holgados pantalones, decide que el cashemire es exquisito, que los jerseys marineros son fabulosos para el día, que el escarpín bicolor combina con todo desde su PRN hasta el audaz camisero, que el “siempre quitar y nunca poner” es la clave de la sencillez que conduce a la elegancia, que el minimalismo no es un cliché, que un traje de chaqueta en tweed es cómodo, útil y exclusivo, que los modistos se convertirán en leyenda, y las estrellas de Hollywood en maniquíes, puso de moda las series de amantes, fue de las primeras en ser copiada, crea el suéter con cuello tortoise, el impermeable, impuso los bolsos de paja y la figura esbelta. Creo esa androginia chic de la que hacía gala, e hizo de su estilo un mito. Además creó leyenda y, fue la primera en reinterpretar.


He descubierto por qué Lagerfeld dedica odas al espíritu de Chanel, el por qué de las camelias, de las perlas, de las plumas, del tweed revisados, versionados, exagerados hasta el extremo. La verdad es que Gabrielle Bonheur, Coco Chanel, lo hizo. Tras la II Guerra Mundial, cuando abrió de nuevo su firma, no tenía ninguna novedad. Sencillamente versionó sus prendas antiguas y las compradoras, compraron. El mito de Chanel fue eterno porque, sus productos lejos de continuar vendiendo, arrasaban. Se repetían, se producían en masa y el mundo aún quería más. Claro que, aunque Coco siempre adoró ser copiada y criticada porque eso significa que gustas quizás fue ella la primera que copió, al menos en clave de anécdota. La firma Chanel se alimenta de las prendas que por el entonces una huérfana llamada Gabrielle Bonheur, que sería cabaretera y leyenda de la moda en el futuro conocida como Coco Chanel, vestía en el convento dónde estaba el orfanato. En sus palabras dijo que quería convertir en un orgullo su infancia, sólo vestirse la hacía sentir bien y, ése era su homenaje al pichi negro, la blusa blanca y las MaryJanes que las monjas la hacían vestir.


El inicio de un mito siempre es trasgresor. El inicio de un clásico también. La historia de Chanel está plagada de mentiras, de datos falsos, de oníricas realidades que Coco contaba para tapar su pasado oscuro, su vida en los cabarets, su desdichada soledad. Pero también de palpables realidades que aún hoy siguen conquistando ya sea la Alfombra Roja, ya sea la pasarela. Aunque debo decir que Lagerfeld ha convertido a Chanel en una maison clásica cuando nunca lo fue, que no deja de repetir su poema a la repetición, le pasa como a Coco, reinterpreta pero vende. Punto final y, es que, eso es lo que cuenta. Bueno, amén de la leyenda.

20 comentarios:

Eduardo dijo...

Holly, eso que dices de karl es lo que he pensado siempre, convertio a una casa inovadora, en una clasica, actualmente chanel es signo de elegancia clasica, pero coco no buscaba eso, y karl al intentar seguir su trabajo, hiso lo contrario, se estanco...

Besos!

Holly Golightly dijo...

Eduardo: muchos dicen que Chanel estaría orgullosa de Karl, es algo que dudo. Ella lo aborrecería, de hecho, él llegó con ímpeetu a Chanel, modificando, cambiando, exagerando, tomó a Claudia como it girl pero luego comenzaron los problemas.

La alta sociedad no se vestía con tee shirts de 2000$ ni con faldas trapecio y Karl se rindió a la comercialidad...

Para mí, Lagerfeld es el gran traidor de Chanel.

Besos

Albert dijo...

Muy buenas Holly desde hace mucho que leo tu blog y muchas circumstancias han echo que tambien me anime a crear un blog.

www.fashion--peolple.blogspot.com

Espero que le eches un vistazo y seas crítica con lo que escribo ya que tengo que aprender mucho de una apasionada y experta de la modo como eres tú.

Grácias y a partir de ahora seré comentarista activo de tu blog.

Un amante de la moda igual que tu,

Albert

Holly Golightly dijo...

Albert: por supuesto que me pasaré por tu blog. De hecho, ahora mismo voy a visitarte. Besos

Klein dijo...

El mejor blog de cuántos he leído. Es un placer poder visitarte. No dudes que lo seguiré haciendo. Has ganado un lector.

Los artículos son geniales y las imágenes un poema visual.

Gracias por estar aquí.

Holly Golightly dijo...

Klein. Muchas gracias. Es un placer teneros como lectores.

Gracias y muchos besos.

Scummy man dijo...

Estimada Holly,

Nuevamente, un post exquisito.

Comparto con lo dicho sobre Lagerfeld por ud. y por Eduardo. Lagerfeld tergiversó completamente el ideal de Cocó, transformando a Chanel en una marca de lujo.

Saludos!

Holly Golightly dijo...

Scummy man: es cierto. Lagerfeld cambió radicalmente a Chanel. Para mal. Esa es la pena, pasó de rompedor, a repetitivo...

Si Coco levantara la cabeza... Besos

Albert dijo...

Os invito a visitar y comentar mi blog.

www.fashion--people.blogspot.com

Muchas gracias Holly por tu comentario, eres la mejor!!

Holly Golightly dijo...

Albert. Es magnífico recibir comentarios como el tuyo. Ahora mismo te añado a mis links.

Un placer tener a otro adicto a la moda en las redes blogger. Besos

Albert dijo...

Holly,

el que es magnifico es lo que cuentas y como lo cuentas día trás día.

Besos, esperando a cuando publiques otra entrada.

Holly Golightly dijo...

Albert. Investigando para el siguiente post. Besos

Lara dijo...

A ver cómo reflejan todo lo que cuentas en la película...miedo me da!
Besosss Holly!

Holly Golightly dijo...

Lara: me has dejado anonadada... Besos

Anónimo dijo...

no te cortes y haz un pos sobre charlotte de monaco, que me lo prometiste hace un tiempillo. lo que dices de karl es muy cierto, no ha aportado nada a la historia de la moda.

Anónimo dijo...

si, estarìa bueno que hagas un post sobre Carlota, al igual que su madre y su abuela es un ìcono reciente de la moda juvenil. Ana Marìa.

Holly Golightly dijo...

Anónimo I: lo sé. Ahora lo recuerdo... Está bien, el próximo no, pero el siguiente prometo que será sobre Charlotte... Besos

Anónimo II: haré un post sobre el vestir de una reina y una princesa y el desmadre parisino y el eterno amor a Chanel. Besos

Nebel dijo...

Holly, que llevaba dias sin entrar, gracias por tu nuevo post. Sabes que soy una enamorada de todo el mundo Chanel y estoy muy de acuerdo en lo que comentas. Ojala volviera el espíritu Coco...A ti te gusta menos Karl que a mi, pero aun asi tienes mucha razon en tu reflexión....Besos!!

Holly Golightly dijo...

Nebel. Chanel se ha convertido en el paraíso de lo clásico y del estancamiento del tiempo. Tampoco me apasioan el trabjo Coco Chanel pero, desde luego, ella era una visionaria. Besos

ohfuckmeimfamous dijo...

que genial!
por fin encuentro un blogspot que realmente me gusta